Preocupación por grave crisis de Nicaragua llega a Ginebra, Suiza

Abrao indicó que han seguido monitoreando de cerca la crisis de Nicaragua que, según el informe de la CIDH, registra 212 crímenes

crisis de Nicaragua

Abrao relató como esTa comisión pudo observar, por ejemplo, el ataque a la UNA cuando ellos permanecían en Managua LA PRENSA/J. FLORES

La alta comisionada adjunta de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Kate Gilmore, no descartó que el Consejo de Derechos Humanos de esa organización considere una investigación internacional sobre la grave crisis en Nicaragua.

“Estas represiones son tan graves que quizás el Consejo de Derechos Humanos debe considerar una investigación internacional sobre las alegaciones”, dijo Gilmore.

Lea también: Paulo Abrao y Antonia Urrejola regresan a Nicaragua para instalar el GIEI

Ella se refirió que gracias a la información provista por la CIDH sobre Nicaragua, tienen suficientes razones para saber que las cosas están lejos de estar bien en Nicaragua y “si no hay nada que ocultar, no hay nada que temerle a una investigación de este tipo, ya que ella puede proveer una verificación independiente e imparcial sobre la situación”.

La intervención de la alta comisionada adjunta ocurrió en un evento paralelo de la 38 sesión del Consejo de Derechos Humanos y en el que el secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao presentó el informe final sobre la situación en Nicaragua.

Puede interesarle: Obispos explican a la ONU origen de revolución cívica en Nicaragua

Y recordó que durante su intervención el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, lo dijo claramente en su reporte al Consejo de Derechos Humanos “que la situación que viven las personas en Nicaragua es inaceptable. Las personas están perdiendo sus vidas, sus voces están siendo calladas, sus oportunidades para acceder a procesos judiciales independientes sobre el uso injustificado de la fuerza no son respetados”.

El alto comisionado, por su parte, se reunió con la defensora de derechos humanos nicaragüense Bianca Jagger para discutir la preocupante situación de las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua, informó esa organización a través de su cuenta de Twitter.

«Monitoreando de cerca»

Abrao indicó que han seguido monitoreando de cerca la crisis de Nicaragua que, según el informe de la CIDH, registra 212 crímenes pero refirió que de acuerdo con la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) ya alcanza 285 muertes y aunque han disminuido los hechos violentos masivos, hay operaciones de represión con la búsqueda selectiva de ciudadanos, con secuestros desde sus casas, así como el incremento de las tomas de tierra fomentadas desde el Gobierno.

Vea también. Gobierno de Daniel Ortega deja la economía de Nicaragua al borde de la caída este año

Abrao relató como esa comisión pudo observar, por ejemplo, el ataque a la Universidad Nacional Agraria cuando ellos permanecían en Managua.

Durante el evento tomó la palabra el universitario Jhonatan López, de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Rucfa) y de la Coordinadora Universitaria, quien relató que el sábado 23 de junio sufrieron un ataque donde hubo varios heridos de gravedad.

Puede leer: CIDH y ONU inician investigaciones en Nicaragua

“Nos están matando”, dijo López, miembro de una delegación de nicaragüenses que está en Ginebra denunciando la represión, al tiempo que les mostraba la ropa ensangrentada de uno de sus compañeros asesinados.
López relató también la persecución de la que manifestantes y sus familiares son objeto en el país.

Abrao insistió en el llamado de la CIDH al Estado de Nicaragua de que cese la represión y anunció que este domingo, él junto a la comisionada Antonia Urrejola, relatora de país, regresan a Nicaragua para instalar el Grupo de Expertos Internacionales (GIEI), que iniciará su labor el lunes próximo para investigar los hechos de violencia, para que los responsables sean sancionados, además apoyar un plan de atención a las víctimas.