Trabajadores protegidos ante crisis en Nicaragua

Suspensión colectiva y reducción de jornada deben ser consensuadas entre empleador y trabajador

Camioneta aprovecharon la escasez de transporte para hacer recorridos. LAPRENSA/M.CALERO

Desde el pasado 18 de abril, día en que iniciaron las protestas cívicas en Nicaragua en contra del gobierno de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, las jornadas laborales se han visto afectadas por los tranques, las barricadas y la falta de transporte, pero esto no puede afectar el salario del trabajador.

Según el procurador José López, por estas circunstancias sociopolíticas del país el empleado pude que llegue tarde a su centro de trabajo o bien ni llegue, pero es por causa mayor ajena a su voluntad, por eso el empleador no puede aplicar sanciones ni descontar del salario las horas atrasadas, explico López.

“Se debe de recordar que el país está atravesando una situación fuera de lo normal el empleador debe de comprender que hay situaciones que están fuera del alcance del trabajador, por ejemplo, no hay buses o están descontinuos, esto debe de ser tomado en cuenta por el empleador ya que el trabajador tuvo que caminar un buen trecho para llegar a su centro de trabajo o transbordar buses”, agregó el abogado laboral.

Trabajador debe avisar

En el mismo sentido, el presidente del Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones, magistrado Luis Osejo Pineda, expresó que “en los casos en los que el trabajador no logre llegar a su centro de trabajo a consecuencia de los tranques o situaciones análogas, debe informar de inmediato a su empleador por cualquier medio (teléfono o correo electrónico), para que no se apliquen medidas disciplinarias en su contra”, explicó el magistrado, según nota de prensa de la institución.

Así mismo, el magistrado explicó que el empleador no debe disponer de forma unilateral de las vacaciones del trabajador, sino que debe ser consensuado entre ambos.

De igual manera, el procurador laboral López explicó que producto de la crisis económica en el país se han perdido más de 24,456 plazas de trabajo, en los últimos meses según datos del Banco Central de Nicaragua. Mientras otros empleadores han decidido hacer frente a la crisis de otras formas como la reducción de horas laborales y suspensión colectiva del contrato de trabajo laborales, sin embargo toda decisión debe ser consensuada entre el empleador y el empleado.

Tanto el magistrado Osejo como el procurador López coinciden en que la suspensión colectiva del contrato de trabajo, debe realizarse con previo permiso del Ministerio de Trabajo, aunque en casos de fuerza mayor no es necesario y en todos los casos deberá pagar seis días de salario al trabajador suspendido.
“Esta figura no genera prestaciones sociales pero si indemnización y mantiene vigente la relación laboral, contrario a la cesación del contrato de trabajo”, explicó el magistrado, según nota institucional.

Sin deducciones

El procurador laboral José López y el magistrado laboral Luis Osejo coinciden en que no puede haber deducciones en el salario por llegadas tardes. “no se deben hacer deducciones por llegadas tardes, ni alegar abandono de trabajo cuando el trabajador se ausente, ya que estamos ante hechos notorios y públicos. El trabajador siempre debe avisar”, dijo el procurador.

Si se comprueba que el trabajador se está aprovechando de esta situación para ausentarse de su centro de trabajo, debe procederse a aplicar la sanción que corresponda, según el Código Laboral de Nicaragua.

Los trabajadores de diversos sectores económicos del país se han visto afectados por la falta de transporte público y tranques para llegar a su trabajo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: