Monimbó rechaza el repliegue hacia Masaya

El pueblo de Monimbó se ha manifestado en contra del Repliegue hacia Masaya, debido a la represión propinada por fuerzas paramilitares y regulares desde el mes de abril.

Los habitantes de Masaya han levantado cientos de barricadas, en las que llaman vende patria a Daniel Ortega. LA PRENSA/Manuel Esquivel

Contrario a años anteriores, la calle central de Monimbó luce llena de barricadas, vidrios rotos y ramas de árboles caídos. En la ciudad no hay ningún preparativo para el Repliegue a Masaya de este año, por su parte, los pobladores de Monimbó aseguran que no habrá celebración.

Pese a que el Gobierno no ha anunciado formalmente la fecha del evento hacia la Ciudad de Las Flores, se especula extraoficialmente que será este viernes 6 de julio.

En el 2017 se hizo el viernes 7 de julio. En esa época, en saludo a la pareja presidencial, las instituciones del Estado colocaron tarimas muy coloridas a lo largo de la carretera hacia Masaya.

El panorama actual es totalmente diferente al del año pasado: el pueblo de Monimbó, que levantó barricadas desde inicios de abril y aún las mantiene, ha expresado su rechazo al régimen del presidente designado por el Poder Electoral, Daniel Ortega.

Yubrank Suazo, integrante del Movimiento 19 de Abril de Masaya, en la misma placita de Monimbó, cerca de donde Ortega acostumbraba brindar sus discursos, consideró que si este insiste con el Repliegue, el resultado sería “un baño de sangre”, porque la gente que ha luchado no se va a doblegar.

Lea también: Inusual discurso corto de Daniel Ortega 

La tensión aumenta en Masaya debido a que los paramilitares dominan la parte norte de la ciudad, y están desplegados sobre la carretera Managua- Masaya.

Para la experta en temas deseguridad, Elvira Cuadra, tomando en consideración que los Masayas se han manifestado en contra del desarrollo del Repliegue, el hecho de “intentar entrar ahí, requeriría una acción de fuerza, una acción de violencia, que tendría costos muy altos; tanto en términos humanos como en términos políticos”, indicó.

Dichas acciones de fuerzas usando los paramilitares y policías, más que un signo de fortaleza, en realidad, son un signo de debilidad, consideró Cuadra.

Lea además: Instituciones públicas derrochan dinero construyendo tarimas para el repliegue

35
personas han muerto en Masaya, víctimas de la brutal represión perpetrada por fuerzas paramilitares y regulares, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: