Sospechan de femicidio en caso de mujer secuestrada y ejecutada en Managua

La representante del Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir, Magaly Quintana, señaló que Sarybel Abad Urcuyo fue víctima de femicidio y su muerte es un hecho ajeno a la crisis sociopolítica que hay en Nicaragua

Sarybel Abad Urcuyo fue secuestrada y luego ejecutada en un reparto de Managua. LA PRENSA/CORTESÍA

La representante del Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir, Magaly Quintana, señaló que Sarybel Abad Urcuyo fue víctima de femicidio y su muerte es un hecho ajeno a la crisis sociopolítica que hay en Nicaragua. Es por este motivo que elevó a 33 la cifra de muertes producto de las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres en este país.

El cadáver de Abad Urcuyo fue encontrado el pasado martes cerca de la Cuesta El Plomo, en Managua. Horas antes ella fue secuestrada en la puerta de su casa, en el reparto Altamira, por un grupo de hombres encapuchados, quienes se la llevaron en su propio vehículo. La víctima se encontraba inmersa en un divorcio “bastante tormentoso”, según dijeron sus hijas.

Annaís Correa Abad, hija de la víctima, escribió en sus redes sociales que a su madre “no la mató un delincuente común” y aseguró que el crimen está relacionado con el proceso de divorcio que inició hace un mes con Roberto Estrada Zamora, esposo de su mamá.

Lea: Secuestran y luego ejecutan a una mujer en Managua

“Ya nos habían amenazado de muerte muchísimas veces, todos los medios (de comunicación) lo saben, la Red de Mujeres, los Derechos Humanos y la Policía. Esta gente está usando la situación del país para hacer una cortina de humo. Todo por el maldito dinero de un divorcio, quiero justicia y no voy a pagar hasta que esta gente pague”, sentenció Correa.

Para Magaly Quintana, desde cualquier punto de vista el crimen de Abad Urcuyo fue un femicidio, ya que a la víctima ni siquiera le robaron la camioneta en que se movilizaba, los delincuentes solo se la llevaron para matarla y el vehículo fue quemado en la periferia de Managua.

“Como estamos en un estado de terror, nos da la impresión, y esa es nuestra posición como Católicas por el Derecho a Decidir, que este hombre aprovechó las circunstancias políticas que hay, el caos, el terror que ha impuesto la familia presidencial en el país para que esto (el crimen) pasara desapercibido como otro de los casos que han existido en el país”, expresó Quintana.

Le puede interesar: Prevaleció violencia de género extrema en primer trimestre del 2018 en Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: