Tres muertos y más de 50 secuestrados en ataque de paramilitares y antimotines en Sutiaba, León

Victor Morales, párroco de la Iglesia San Pedro de León, confirmó este mediodía la muerte de tres jóvenes identificados como Junior Alexander Núñez Rojas, Alex Enrique Machado Vázquez y Danny López

Este es el lugar donde policías perpetraron el ataque contra leoneses en el barrio indígena de Sutiaba. LAPRENSA/Eddy López

Una masacre contra jóvenes fue perpetrada este jueves en el barrio indígena de Sutiaba, en León. Danny Ezequiel López, de 21 años; Alex Enrique Machado Vázquez, de 24 años, y Junior Alexander Núñez Rojas, de 21 años, se sumaron a la lista de más de 300 asesinados por parte de policías y fuerzas paramilitares al servicio del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

El ataque en Sutiaba inició a eso de las 5:00 a.m. Dejó además varios heridos de bala y más de 50 detenidos, que fueron trasladados a la cárcel policial de El Chipote, en Managua.

Lea además: La ciudad universitaria, un laberinto de murallones

“Mi hijo fue acribillado por la Policía mientras resguardaba las barricadas en Sutiaba, responsabilizo al Gobierno. Mi hijo me dijo ayer, madre si muero es por una causa justa”, dijo desconsoladamente Luisa Emilia Sánchez, de 42 años, tras conocer que su hijo fue asesinado. LAPRENSA/Eddy López

Los parapoliciales llegaron en unas 20 camionetas y sacaron de sus casas a los jóvenes, quienes eran golpeados mientras los trasladaban.

Nicolás Ramón López, de 57 años y originario de Sutiaba, dijo que su hijo Danny Ezequiel fue asesinado cuando iba en bicicleta a vender chicharrón y al pasar por una barricada recibió un balazo en el abdomen.

Lea más en:Pobladores vuelven a levantar barricadas en el barrio San Sebastián, en León

Aura Marina Rojas, denunció que su hijo Junior Alexánder Núñez Rojas, de 21 años, fue asesinado por policías que andaban en camionetas. LAPRENSA/Eddy López

Aura Marina Rojas dijo que su hijo Junior Alexander fue asesinado por policías que andaban en camionetas a escasos metros donde murieron los otros jóvenes. “Fue una masacre lo que andaban haciendo. Es una desgracia. Mi hijo no se mantenía en las barricadas, fueron los policías los que lo asesinaron”, expresó.

“Causa justa”

“Mi hijo Alex Enrique Machado Vázquez fue acribillado por la Policía mientras resguardaba las barricadas en Sutiaba, responsabilizo al Gobierno. Mi hijo me dijo ayer: ‘Madre, si muero, es por una causa justa’”, comentó Luisa Emilia Sánchez, de 42 años.

Lea también: Obispo Rolando Álvarez describe el terrorismo de Estado de Daniel Ortega como “telenovelas de terror”

“Me acribillaron a mi hijo, le dispararon en la cabeza y lo remataron en su cuerpo. Estaba en una barricada mi muchacho, le desarmaron su cabeza, qué dolor más grande, él deja a un niño recién nacido”, manifestó Sánchez.

“Operación limpieza”

El grupo armado progobierno llegó a Sutiaba para ejecutar la “operación limpieza” , con la intención de botar las más de 300 barricadas que los pobladores han instalado en la zona como una medida de protección ante los constantes ataques de los grupos orteguistas.

Sacerdote condena

Víctor Morales, párroco de la iglesia San Pedro, ubicada en Sutiaba, lamentó y condenó la muerte de los jóvenes.

“Hay varias personas heridas y detenidas que se han llevado en las camionetas de la Policía”, dijo.

Aníbal Toruño, director de Radio Darío, denunció la agresión a dos de sus trabajadores, quienes fueron golpeados mientras documentaban en video la represión gubernamental en el barrio Sutiaba. Los paramilitares además les destruyeron el equipo con el que transmitían en directo.

En Jinotepe

Sujetos que se movilizaban a bordo de una camioneta Hilux, color azul, tiraron en un basurero clandestino en el barrio Ana Virgen Noble, de Jinotepe, el cuerpo sin vida de Roberto Castillo Cruz, quien era miembro activo del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y laboraba en la Alcaldía municipal.

Se desconoce la causa de su muerte, pero se presume que fue víctima de un disparo, aparentemente de paramilitares.

Hace unos pocos días, su hijo Christhoper Roberto Castillo Rosales, de 23 años, también fue ultimado a balazos.

Preliminarmente se conoció que el joven recibió un disparo en el cuello y otro en la espalda.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: