Incendios, la marca de terror del FSLN contra los ciudadanos

Las quemas y saqueos persiguen, al menos, tres propósitos: sembrar el temor entre la población, difundir una idea de caos y desorden y convertirse en acciones de represalias

Wilfredo Suazo (de camisa a cuadros celeste), padre de Yubrank Suazo, dirigente del Movimiento 19 de Abril, observa lo que quedó de su casa, en Masaya, la cual fue incendiada por hordas del Gobierno. LA PRENSA/ AFP

Wilfredo Suazo (de camisa a cuadros celeste), padre de Yubrank Suazo, dirigente del Movimiento 19 de Abril, observa lo que quedó de su casa, en Masaya, la cual fue incendiada por hordas del Gobierno. LA PRENSA/ AFP

Los incendios cometidos por hordas del Gobierno en contra de manifestantes, que demandan la salida del poder del presidente designado Daniel Ortega, son una expresión del terrorismo de Estado, que se complementa con los saqueos, asesinatos, secuestros y torturas que el país ha padecido, valoró el especialista en seguridad, Roberto Cajina.

Este miércoles, la casa del dirigente del Movimiento 19 de Abril en Masaya, Yubrank Suazo, fue quemada y otra vivienda, también de su familia, resultó parcialmente afectada. Desde que entraron los paramilitares y los antimotines a Masaya, el pasado 19 de junio, cinco casas han sido incendiadas en la localidad, incluido un hotel que pertenecía a Cristhian Fajardo, otro de los líderes del Movimiento.

Lea además: Turbas orteguistas queman y matan a una familia en Managua

Cerca de las 3:00 de la madrugada de este miércoles, sujetos encapuchados incendiaron la casa, donde habitan los padres de Suazo: Wilfredo Suazo y Ana Julia Urbina, quienes afortunadamente no estaban en el inmueble al momento del ataque.

El siniestro dejó cuantiosos daños materiales y fue sofocado por los mismos vecinos, quienes salieron en su apoyo, una vez que los malhechores huyeron.

Así quedó la casa de la familia Suazo tras el incendio perpetrado por paramilitares del régimen de Daniel Ortega. LA PRENSA/ AFP
Así quedó la casa de la familia Suazo tras el incendio perpetrado por paramilitares del régimen de Daniel Ortega. LA PRENSA/ AFP

Te puede interesar: Turbas intentan quemar capilla de adoración de la parroquia San Pedro, en Rivas

“Si hubiéramos estado todos, morimos calcinados. Acabaron con ocho años de trabajo. Yo trabajé para la revolución —sandinista— desde 1979 y me retiré en 1988, y esto (el incendio) es la forma en que me mandaron a pagar; este es el retrato de Daniel Ortega por todos los años que le serví a la revolución. Ellos atacan en la madrugada con paramilitares, los vecinos dicen que hasta policías se parquearon por ambos lados como para que nadie saliera a socorrer. Pedimos auxilio a las autoridades nacionales e internacionales. Los nicaragüenses no podemos permitir que nos gobierne una persona con ese nivel moral”, dijo entre lágrimas Wilfredo Suazo.

El dirigente del Movimiento 19 de Abril de la Ciudad de las Flores, Yubrank Suazo, calificó el hecho como “un gesto de persecución política, de acallar el trabajo que he venido desarrollando en esta lucha, que es del pueblo”, expresó.

Lea más en: Incendian otro edificio gubernamental en Jinotega

Pese a que los incendios, según Suazo, forman parte de una campaña de temor, “lo único que consigue con esto el régimen es ganarse más el repudio de la población, la indignación y la decisión de continuar el objetivo: que es sacar a Ortega del poder”, dijo. A la vez que afirmó mantener su compromiso con las víctimas y la demanda de justicia, libertad y democracia.

La idea del caos

Para la especialista en temas de seguridad, Elvira Cuadra, las quemas y saqueos persiguen, al menos, tres propósitos: sembrar el temor entre la población, difundir una idea de caos y desorden y convertirse en acciones de represalias contra personas líderes o activistas de la protesta cívica. “Son parte de una estrategia intimidatoria”, consideró la experta.

Lea también: Incendio afecta al menos cinco negocios en Granada

Cuadra explicó que la estrategia que implementa el Gobierno sería exitosa si la población desconociera la identidad de las personas que cometen las quemas, pero existen abundantes y claras evidencias que muestran como responsables de dichos actos a los grupos parapoliciales y a la Policía Nacional.

En ese sentido, “es posible que generen cierto temor entre la población, pero lo que más provocan es indignación”, sostuvo.

Puede leer más en: Un hombre muere calcinado en un incendio cerca del Mercado Oriental

Con Cuadra concuerda Cajina, ya que considera que las quemas de viviendas no solo buscan intimidar a los ciudadanos, “sino doblegar la resistencia ciudadana para mantenerse en el poder a sangre y fuego, sentados, Daniel Ortega y Rosario Murillo, sobre los cadáveres de sus víctimas sin siquiera limpiarse las manos de la sangre inocente que han hecho derramar. La población, los ciudadanos, se enardecen más frente con cada acto criminal (…)”.

Incendian sus instituciones

Para la especialista en temas de seguridad, Elvira Cuadra, el incendio en instituciones del Estado, como es el caso de algunas alcaldías, buscan, además de infundir temor y generar sensación de caos, incriminar al Movimiento 19 de Abril, que es parte de la resistencia cívica. En el caso de Masaya, la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Vilma Núñez, se presentó en la casa de Yubrank Suazo, dirigente del Movimiento, cuya vivienda fue quemada la madrugada de este miércoles. Núñez dijo que “Daniel Ortega es el responsable de la corrupción, porque a esa gente —paramilitares— que él manda a matar y a destruir son personas que las ha corrompido, porque son bestias que están dispuestas a obedecer lo que su jefe mayor les ordene (…)”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: