Al menos nueve muertos y más de 200 secuestrados en ataque orteguista a Carazo

Los paramilitares y antimotines fuertemente armados ingresaron por diferentes zonas de Jinotepe, Diriamba y Dolores para desmontar los tranques y barricadas

Hertylandia, protestas, ataque

Los paramilitares ingresaron a Jinotepe por el centro recreativo Hertylandia, barrio La Competencia, Cruz de Guadalupe y entrada al Dulce Nombre. LA PRENSA/Mynor García

Horas después de que el presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, dijo que “el pueblo va a seguir luchando por la paz”, fuerzas policiales y paramilitares afines al Gobierno atacaron este domingo a tres municipios del departamento de  Carazo.

Según un informe preliminar, brindado la noche del domingo por Álvaro Leiva, de la Asociación  Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), nueve personas  habían fallecido y más de doscientos fueron secuestradas.

Lea además: Miembros del Movimiento 19 de Abril recolectan la basura en Diriamba

Según Leiva, el ataque a Carazo inició a las 5:45 de la mañana en un operativo de fuerzas combinadas, entre antimotines, fuerzas de choque y paramilitares.

Los paramilitares se tomaron dos hospitales, el de Jinotepe, y el privado Harmin, con el objetivo de evitar la atención a los ciudadanos que resultaran heridos, explicó el defensor de derechos humanos.

Esta es una de las víctimas de los ataques de paramilitares en Diriamba. LA PRENSA/Mynor García

Los lugares atacados son Diriamba, Jinotepe y Dolores.

Según el reporte inicial del organismo de derechos humanos, los secuestros que hicieron los paramilitares fueron de manera selectiva. Contaron con el apoyo de los Consejos del Poder Ciudadano que identificaron a quienes serían capturados para enviarlos después a la cárcel El Chipote en Managua.

Puede leer: Más de cinco mil dólares en pérdidas tras saqueo a negocio en Diriamba, Carazo

Según pobladores consultados por LA PRENSA, a Jinotepe, Carazo, los paramilitares ingresaron  armados de escopetas, AK 47, ametralladoras PKM, M16, granadas y lanzacohetes RPG7.

La situación de los derechos humanos era difícil de verificar incluso para los organismos de derechos humanos.

Lea también: Estación policial de Diriamba en escombros luego de incendio y saqueo

“Las fuentes de información que tenemos son la denuncia y monitoreo de campo.  Hoy (domingo) desde las cinco de la mañana no estamos monitoreando, porque no podemos salir. Si sacamos la cabeza ¡nos pegan un balazo! No hay forma de monitorear ni de  entrar. Quedamos a una distancia de dos kilómetros porque hay dos retenes policiales. La situación es de crisis en la ciudad de Diriamba y Jinotepe”, dijo Leiva.

Policías y paramilitares muertos

Sin embargo manifestó que los nueve muertos sí estaban confirmados. De ellos, dos eran supuestos paramilitares y dos policías. El deceso de estos últimos mereció un comunicado de la Policía Nacional.

A Jinotepe las turbas entraron por sus calles centrales, gritando: “¡Patria libre o morir! ¡Patria libre venceremos! ¡Que se rinda tu madre! ¡Viva el Frente Sandinista! ¡Viva el comandante Daniel Ortega!” Así sembraron el terror en la ciudadanía.

Los pobladores dijeron que vieron drones sobrevolando la zona antes del ataque. Los paramilitares llegaron en camionetas Hilux.La Asociación Civil de Bomberos de Diriamba, fue rafagueada y se reportaba a uno de sus miembros herido de bala en una rodilla. Los vehículos que se encontraban en el estacionamiento de la institución fueron rafagueados.

Plaza del reloj

La plaza del reloj de Diriamba fue tomada por los grupos armados que ingresaron por el sector de Las Palmeras, el empalme de San Gregorio, el barrio San José y la carretera que conduce al balneario La Boquita.

En Jinotepe, entraron por el centro recreativo Hertylandia, barrio La Competencia, Cruz de Guadalupe, Cementerio, entrada a la comunidad al Dulce Nombre, Ana Virgen Noble y el sector de San José.

“Eran más de cuarenta camionetas llenas de paramilitares las que vi entrar a Diriamba por Las Palmeras, ellos me desviaron por un camino y me dijeron que mejor me fuera por ahí, porque si no a mí también me podían pasar la cuenta”, dijo un motociclista que pidió omitir su nombre por temor a represalias.

La Asociación Civil de Bomberos y el Benemérito Cuerpo de Bomberos sonaron las sirenas para anunciar el terror que se venía.

Los pobladores del sector de Ana Virgen Noble denunciaron que los guardias orteguistas se apoderaron de esa zona con palas mecánicas y quitaron las barricadas.

En Las Esquinas, San Marcos, donde quedaba la delegación policial, fue llevada una parte de los pobladores que fueron secuestrados por los paramilitares.

LA PRENSA/Cortesía

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: