Obispo de León, Bosco Vivas Robelo: “No podemos ni debemos seguir sumando muertos”

Aunque el obispo no responsabiliza ni señala directamente a los responsables de los más de 300 muertos en Nicaragua, afirma que no quiere pensar que haya personas ilusionadas en sumar "tantas muertes"

Obispo de León, Bosco Vivas Robelo

El Obispo de la Diócesis de León, Monseñor Cesar Bosco Vivas Robelo. LA PRENSA/E. López

El obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, dijo este domingo que no se pueden seguir sumando muertos en Nicaragua, sin embargo él espera que esta semana se reanude el diálogo nacional y se puedan ver resultados positivos.

“Yo confió que en esta semana, a pesar de todo, este dialogo se reanude y pueda dar pasos positivos. Creo que no podemos, ni debemos seguir sumando muertos, algunos vamos viendo cómo aumenta la cantidad de víctimas de la violencia y con mucho sufrimiento”, lamentó el obispo.

Sin embargo, el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, manifestó también este domingo que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) «va a valorar seriamente la continuación en el Diálogo Nacional» con el gobierno de Daniel Ortega. Las declaraciones de Báez se dieron mientras los paramilitares y los antimotines atacaban varios municipios de Carazo, dejando un saldo de al menos 9 personas asesinadas.

León ha resistido

Desde el 18 de abril, León ha sido una de las ciudades que ha resistido las represiones perpetuadas por el régimen de Daniel Ortega, y como resultado se reportan 26 personas fallecidas en este departamento.

Las últimas cuatro víctimas fueron cuatro jóvenes que resguardaban las barricadas en el barrio indígena de Sutiaba, donde tres fueron asesinados la mañana del 5 de julio y un un cuarto joven fue asesinado un día después.

Aunque monseñor Vivas Robelo no responsabiliza ni señala directamente a los responsables de más de 300 muertos en Nicaragua, afirma que no quiere pensar que haya personas ilusionadas en sumar “tantas muertes y que se beneficien política, socialmente, no lo podría concebir en una mente cristiana”, dijo.

“Por lo tanto, nadie quiere esta situación, pongámonos en paz, cada quien reconociendo que tenemos pecados y que nuestros pecados nos han conducido a esta situación”, expresó monseñor.

El papel como mediadores

El Obispo se mostró preocupado por la situación que atraviesa Nicaragua y resaltó que junto con los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) han prestado un servicio de mediación para lograr una salida.

“Verdaderamente la situación que atraviesa Nicaragua nos tiene que preocupar a todos los que amamos la paz y a todo los que amamos a esta tierra en la que Dios nos hizo nacer y en la que esperamos reposar, esperando la resurrección”, manifestó Vivas Robelo.

Lea además: Paramilitares asesinan a un monaguillo en León

“Los obispos y este servidor hemos venido tratando de prestar un servicio de mediación, para quienes se encuentren confrontados en nuestro país, Gobierno y oposición, puedan tener un camino que evite violencia y que no lleve a más destrucción al país y a mayor intranquilidad en los corazones de los ciudadanos”, refirió.

“Sabemos que no es un camino fácil, sobre todo cuando hay extremos, cuando no deseen arreglos. De tal manera que el servicio de la iglesia se hace difícil en este sentido, pero aquí viene nuestra fe, nuestra esperanza, como obispo, el poder de Dios es capaz de ir entrando a los corazones humanos, es capaz de iluminar las mentes para que, con serenidad, despojados de todo rencor y deseos de venganzas, pongamos las cosas tal como Dios la esta viendo, en el sentido de terminar todo aquello que es fruto de pecado, la violencia y la muerte”, finalizó el religioso.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: