Jóvenes de Carazo migran ante situación de inseguridad provocada por paramilitares

Desde el día que paramilitares y policías desmontaron el tranque, los pobladores viven en un estado de terror y la zozobra, ante la cacería desatada por los grupos armados del gobierno.

Carazo

Diriamba y Jinotepe mantenían unos de los tranques más drásticos en las protestas. LA PRENSA/NOEL GALLEGOS/ARCHIVO

Decenas de jóvenes de los diferentes municipios de Carazo han tenido que migrar, obligados por la ola de violencia, secuestros y asesinatos que se ha desatado en este departamento luego de que el domingo 8 de julio antimotines y paramilitares ejecutaron una masacre y desmontaron a punta de balas los tranques que pobladores autoconvocados mantenían en Jinotepe y Diriamba.

Desde ese día, los pobladores de estos municipios viven en un estado de terror y la zozobra, porque los grupos armados se mantienen vigilando cada calle y han establecido bases de control en centros educativos de primaria y de educación superior. De manera que a las 06:00 de la tarde las calles en Carazo se vuelven fantasmas.

Lea además: Los departamentos de Nicaragua se suman al segundo paro nacional

Los policías y paramilitares llegan a las casa a sacar a las personas que participaron en los tranques o protestas, según pobladores estos grupos llegan guiados por una lista que trabajadores estatales de los municipios y coordinadores de barrios afiliados al partido sandinista les han facilitado.

Las personas que son detenidas, son llevadas con rumbo desconocido, a las familias no se le informa donde se los llevan y al paso de los días al no ser encontrados en la cárcel, ni en los hospitales, las familias los reportan como desaparecidos.

Aparecen muertos

Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) señala que en las estadísticas preliminares contabilizaban 24 desaparecidos, pero la cifra rápido varía, pues muchos están apareciendo muertos y otros en la celdas de Auxilio Judicial.

Núñez comentó que solo las personas que se encuentran en condiciones de peligro su vida deben de migrar, pero aquellos que no están en peligro deben quedarse en el país, pues asegura que la lucha debe ser de todos los nicaragüenses.

Entre las detenciones más recientes se reporta a: Juan Bautista Cordero, Soledad Gutiérrez, Luis Cordero, los hermanos Jean Carlos, Harvin y Luis Miguel de apellidos Esteban.

Lea además: Policías revisan compras de ciudadanos en un supermercado en Jinotepe, Carazo

«Yo mandé a mi hijo donde un familiar desde el mismo domingo, porque nosotros sabíamos que esto venía después que quitaran los tranques, lamentablemente muchos muchachos no pudieron huir y la mayoría que detienen tienen pocas probabilidades de vida, porque ellos (los paramilitares del Gobierno) andan una lista de ejecuciones», dijo una madre de un autoconvocado, quien pidió fuera omitido su nombre.

«La gente ya no sale de su casa por temor y si tienen hijos adolescentes, aunque no hayan participado en los tranques no los dejan salir, porque tienen temor que la policía se los lleve», agregó la mujer.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: