Bélgica reafirma su gran Mundial alcanzando el tercer lugar en Rusia

La mejor generación belga puede puede jactarse de su mejor participación en Copa del Mundo

Bélgica logra su mejor posición. LAPRENSA/ EFE

Superada la desilusión de quedarse en semifinal, Bélgica se planificó el duelo por el tercer lugar casi como si fuera por el título: serio en el planteamiento y punzante en ataque, un destello que perdieron los ingleses derrotados 2-0 este sábado. Los belgas le dieron la importancia necesaria al enfrentamiento, no era para menos. Su generación dorada  necesitaba sumar un logro que justificara el potencial de su plantel con la mejor posición en una Copa del Mundo.

A la inglesa, Bélgica dejó pasmado a todos. Un saque largo de Courtois al medio campo lo recibió Chadli y lo pasó a Hazard, quien se lo regresó. Chadli se proyectó en velocidad, levantó la cabeza y colocó el esférico en el punto de penalti. Ese sprint sólo Meunier (5) lo pudo seguir. El lateral derecho observó que nadie acompañó y se desmarcó en el diagonal ganando la espalda a todos y rematando en plancha.

El gol dinamitó a Bélgica que se apoderó el juego. Inglaterra se convirtió en un sparring. La presencia de los belgas se multiplicó en el campo y con facilidad juntaba varios jugadores y tocaba el esférico, una humillación a los ingleses, desconectados en el juego. Cada acción de los belgas llevó perfume de gol, que lo coqueteó con Lukaku (10) y Hazard (33). El delantero hizo un mal control que le impidió sacar el remate y el disparo del volante lo tapó a tiempo la defensa.

Mejores ingleses, letales belgas

Hazard sentenció el partido. LAPRENSA/ EFE

Los ingleses espabilaron en el complemento. Adelantaron líneas y jugaron en campo contrario, pero sin desequilibrar. Faltaba ese jugador que tomara el esférico y encarar. Bélgica retrocedió y se cubrió bien las espaldas: organizados y solidarios todos, pendientes de interceptar y salir al contraataque, su sello en la segunda parte del desafío. Sin la chispa adecuada de uno y otro, el duelo generó más expectativas que realidad hasta que una jugada colectiva finalizada por Dier (65) provocó emoción. El remate iba a portería pero Anderweilreld lo rechazó de la línea de gol.

Bélgica se entregó al contraataque. Sacaron a Lukaku por Mertens, quien lideró los ataques con espacios. El volante de Nápoles condujo la acción más clara de gol, una jugada rápido, de muchos toques que Meunier (70) definió de volea pero el portero Pickford atajó. Lo que ya no pudo frenar el meta inglés fue el disparo Hazard (83), un remate potente al palo del arquero tras pase de De Bruyne.

Los ingleses bajaron los brazos con el 2-0. Los minutos finales fueron de puro trámite. La generación dorada de Bélgica ya puede jactarse al menos un tercer lugar en un Mundial, la mejor posición de su historia, que quizás pasarán otros 32 años para superar. De momento, todos celebran lo logrado en Rusia, tras la cuarta plaza de México 86.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: