Monimbó en calma, pero siempre alerta

La tarde de este sábado, Monimbó seguía en alerta, mientras las barricadas se mantenían montadas sobres las calles del barrio indígena.

Monimbó, Niquinohomo, Masaya, diputados

Los masayas enterraron a sus víctimas de la masacre pasando por las barricadas que levantaron contra la dictadura LA PRENSA/ ARCHIVO

Luego del ataque  de paramilitares orteguistas y policías  al histórico barrio de Monimbó en Masaya la noche de este viernes, tras la breve visita del Presidente designado por el poder electoral de Nicaragua, Daniel Ortega n la ciudad de Masaya, en el marco de la caravana en conmemoración al  repliegue, una tensa calma se mantiene en principal bastión de protesta en la Ciudad de Las Flores.

Los ataques fueron esporádicos y se concentraron en los barrios aledaños. No se registraron muertos y hay versiones sin confirmar de un policía herido. La tarde de este sábado,  los monimboseños seguía en alerta, mientras las barricadas  se  mantenían montadas sobres las calles del barrio indígena.

Lea También: Monimbó, el bastión histórico del FSLN, se rebela ante el orteguismo.

Una comitiva del Movimiento 19 de abril  de Masaya, viajó a Managua para solidarizarse con la familia del joven universitario Gerald Vásquez, quien perdió la vida mientras se encontraba en un recinto de la UNAN Managua, que fue desalojado por los paramilitares del gobierno.

Durante la madrugada de este sábado, se escucharon explosiones de morteros en diferentes puntos de Monimbó, los cuales fueron  detonados como una señal que se mantienen pendientes ante cualquier movimiento.

En  el sector norte y centro  de Masaya, policías y paramilitares fuertemente armados se desplazan con total libertad, acción que realizan desde el 19 de junio, cuando entraron a la ciudad y a punta de balas quitaron las barricadas que la población había colocado.

Lea: 10 cosas que no sabías sobre Monimbó.

 

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: