Paramilitares asesinan a dos jóvenes de la UNAN Managua

Los estudiantes señalaron que previo al ataque la directiva de ellos se encontraba reunida para negociar la salida del recinto

Los jóvenes se mantenían atrincherados desde el 7 de mayo en el recinto universitario. LA PRENSA/JADER FLORES

Un ataque de 18 horas perpetrado por los paramilitares orteguistas contra estudiantes, que permanecían atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), dejó dos jóvenes muertos —según pudo constatar LA PRENSA—, pero los sobrevivientes expresaron que el número de fallecidos puede ser mayor.

Gerald Vásquez y Francisco José Flores fueron los jóvenes asesinados en este brutal ataque. Ambos recibieron un disparo en la cabeza, según confirmaron la Arquidiócesis de Managua y las organizaciones de los derechos humanos.

Lea además: Policía Nacional detiene a una joven que denunciaba ataque en la UNAN-Managua

Además, la arremetida dejó una gran cantidad de estudiantes heridos, quienes fueron trasladados a varios hospitales de la capital hasta donde llegaron oficiales de la Policía Nacional para arrestarlos según manifestaron algunos médicos y personas que se encontraban en esos centros asistenciales.

Los estudiantes, periodistas y sacerdotes que sobrevivieron a la ofensiva fueron liberados a eso de las 8:30 a.m., luego que el Nuncio Apostólico, Waldemar Sommertag, y el Cardenal Leopoldo Brenes gestionaron con la Presidencia de la república el cese a la masacre de sus paramilitares.

Vea también: Daniel Ortega usa el terror para frenar Marcha de las Flores

Una multitud se trasladó hasta la Catedral Metropolitana de Managua donde recibieron a los sobrevivientes como héroes de la patria. La mayoría de las personas lloraban, cantaban el Himno Nacional y rezaban el rosario, mientras se escuchaba el ruido de las ambulancias en que eran trasladados algunos estudiantes notablemente cansados y con lesiones menores.

Vivieron una noche de horror

El ataque comenzó a la 1:00 p.m., del viernes minutos después que los simpatizantes del Gobierno comenzaron su “repliegue” hacia Masaya. Inicialmente los ocupantes de una camioneta pasaron disparando cerca del Colegio Americano y los estudiantes respondieron con morteros, piedras y bombas Molotov.

Al caer la noche los paramilitares aprovecharon la oscuridad para seguir disparando contra el recinto universitario. La joven Valeska Sandoval, quien se encontraba en una de las trincheras, narró que los primeros disparos salieron del sector del Estadio Nacional de Futbol, luego los paramilitares se tomaron la Plaza 101 y colocaron francotiradores, por lo que los estudiantes se replegaron y los atacantes ingresaron a la UNAN por el CDI, Arlen Siu.

Fue horrible, como una película de terror, muy horrible, solo mirábamos como venían las trazadoras, dragunov, AK 47, se subieron arriba de los negocios que están alrededor y entraron cuando nosotros huimos, quemaron el Arlen Siu y una parte del (pabellón) 68 de la universidad, también se metieron por el cauce y nos lograron acorralar hasta el lado de la iglesia, por suerte el padre nos ayudó y nos refugió. El padre salió con una bandera blanca, el fuego nunca cesó”, dijo Sandoval.

Paramilitares dispararon al templo

Los representantes de la Arquidiócesis de Managua estimaron que unos 200 jóvenes fueron refugiados en la parroquia Jesús de la Divina Misericordia mientras los paramilitares disparaban contra el templo católico.

Paramédicos, representantes de los Derechos Humanos y de la Iglesia católica trataron de socorrer a los jóvenes pero la Policía Nacional acordonó el perímetro de la universidad para evitar que llegara la ayuda humanitaria.

Fue hasta el alba de este sábado que el Cardenal Leopoldo Brenes junto al Nuncio Apostólico pudieron acceder a la parroquia para sacar a los estudiantes, periodistas y sacerdotes quienes fueron atacados durante toda la noche. A la llegada de los religiosos se permitió el paso de las ambulancias para trasladar a los jóvenes que necesitan atención.

Brenes también se refugia

El cardenal Brenes manifestó: “Para mí la noche era peligroso, ser peligroso hasta para nosotros, yo después de las 6:00 p.m tengo que estar resugardado en mi casa porque un día andaba en la calle y pasó una bala sobre mi camioneta”.

Puede leer: Facultad de Medicina de la UNAN-Managua respalda a estudiantes y repudia comunicado oficial

Por su parte, el Nuncio Apostólico agregó: “Esta labor que se hizo desde ayer (viernes) por la noche hasta hoy (sábado) en este momento que estamos aquí con los muchachos fueron momentos de importancia desde el punto de vista humanitario… confiamos en la acción del Gobierno para que nos apoye porque necesitamos para poner seguros a estos seres humanos”.

Estudiantes negociaban su salida

Los estudiantes señalaron que previo al ataque la directiva de ellos se encontraba reunida para negociar la salida del recinto y había enviado una carta a la Conferencia Episcopal para iniciar la gestión, a través de la Comisión de Verificación del Diálogo Nacional, información que fue corroborada por la arquidiócesis.

Los jóvenes dijeron que algunos estudiantes fueron secuestrados por paramilitares. Al menos cuatro personas fueron secuestradas mientras se trasladaban a sus casas, pero no quisieron revelar los nombres por su seguridad.

Desde que fue tomada la UNAN-Managua, el 07 de mayo, cuatro personas fueron asesinadas y entre 30 a 40 heridos según el registro de los estudiantes .

Lea además: Senador Marco Rubio condena asedio de paramilitares a la Iglesia Divina Misericordia en Managua

Sobre el comunicado que emitieron las autoridades de la UNAN, los estudiantes dijeron que todas las personas de los alrededores son testigos que las fuerzas paramilitares fueron las que hicieron destrozos en el recinto. “Eso los hace cómplices de este gobierno. Nosotros hacemos responsables a la rectora Ramona Rodríguez por haber dejado a entrar a los paramilitares”, dijeron.

Además, responsabilizan a las autoridades universitarias por todas las muertes.

Con colaboración de Julián Navarrete

En una versión anterior de esta nota se dijo que el nombre de uno de los jóvenes asesinados era Ezequiel Gutiérrez cuando el el nombre correcto es Francisco José Flores. Cometimos un error y pedimos disculpas a nuestros lectores.