Gabriela Selser publica su primer relato ilustrado sobre la alfabetización

“Extrañaba mucho a mi perrita, adopté a una gallina, a la que llamé Revolución; y la gallina se dejó entrenar y querer casi como un perro”, dice Selser fue su nueva mascota, y que ahora forma parte de su relato ilustrado La gallina Revolución y el árbol de nacatamales

LA PRENSA/Ilustración de Candelaria Rivera/ Cortesía

Autora del exitoso libro testimonial Banderas y harapos (2016), Gabriela Selser ahora anuncia la publicación de su primer libro de relato infantil La gallina Revolución y el árbol de nacatamales, edición al cuido de su hermana Irene Selser.

“Este cuento plasma una historia que viví en San José de las Casquitas, Waslala, la comunidad donde me tocó alfabetizar como brigadista en la Cruzada Nacional de Alfabetización”, explica Selser el origen de su relato.

Recuerda que vivía en México y que llegó a Nicaragua a inicios de los ochenta, para entonces era una chavala de 18 años y desconocía la vida del campo.

“Extrañaba mucho a mi perrita, adopté a una gallina, a la que llamé Revolución; y la gallina se dejó entrenar y querer casi como un perro”, dice Selser fue su nueva mascota, y que ahora forma parte de su relato ilustrado.

Puede leer: Rubén Darío: un genio que supo apropiarse de la cultura universal

Otra historia se une a  este cuento y es sobre el “palo de nacatamal”. Sus compañeras alfabetizadoras la engancharon diciéndole que “los nacatamales nacían de los árboles”, imaginario fantástico que se creyó. Semanas después probó un nacatamal y se dio cuenta de la broma.

Estos dos singulares relatos aparecieron la primera vez en su libro Banderas y harapos (2016), un texto que lleva cuatro impresiones y que trata sobre la revolución, su experiencia como corresponsal de guerra y su reflexión desde una mirada crítica.

LA PRENSA/Ilustración de Candelaria Rivera/ Cortesía

Ilustrado por Candelaria

Esta obra viene hábilmente ilustrada por Candelaria Rivera. “Ella logró captar la imagen y la dulzura de Revolución, mi gallinita, tal y como mi memoria la recuerda”, dice Selser.

Sus ilustraciones también logran transmitir el amor, la alegría y el imaginario de “un árbol llenito de nacatamales”, añade la escritora.

Rivera se ha apropiado de su técnica de collage y recortes selectivos, y ha logrado combinar la fotografía de algunos símbolos inolvidables de esa época en las secuencias de sus dibujos, entre ellos “la escarapela de los alfabetizadores o la lámpara Coleman, que seguramente van a emocionar a los mayores que lean el libro”, precisa Selser.

 Sus «papas» y «madrinas»

Este trabajo literario ha sido dedicado por Selser a los que llama sus “papas” campesinos, María Francisca Aráuz y Juan Ramón González, quienes le dieron abrigo de familia durante seis meses en su casa, y la vieron “como a una hija más entre sus nueve hijos”, reconoce.

Selser también agradece a las periodistas Martha Cecilia Ruiz y Miriam Palacios, a quienes ve como las “madrinas” de este libro, que cautivadas con las historias le aconsejaron las escribiera enfocada en la lectura infantil ilustrada.

LA PRENSA/Ilustración de Candelaria Rivera/ Cortesía

Presentación postergada por la crisis

La cantautora Ceshia Ubau compuso una canción alusiva a este relato, explicó Selser, y espera dé a conocerla durante el lanzamiento del libro.

Recordó que en dos ocasiones ha suspendido su presentación pero que quiere darlo a conocer “pronto con una fiesta para los niños, en una Nicaragua libre y en paz”, y que ojalá “pueda ser en agosto en la conmemoración del 38 aniversario de la culminación de la Cruzada”, deseó la escritora.

Por el momento el libro está disponible en librería Hispamer, radio La Primerísima y quioscos de Mántica Waid, en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: