Incendian las oficinas de Cáritas en Sébaco, Matagalpa

Las oficinas de Cáritas en el municipio de Sébaco, Matagalpa, fueron saqueadas y posteriormente incendiadas por desconocidos

Caritas, Nicaragua, protestas

El incendio fue durante la madrugada de este lunes. LA PRENSA/Cortesía

Las oficinas de Cáritas en el municipio de Sébaco, Matagalpa, fueron saqueadas y posteriormente incendiadas por desconocidos, denunció la Iglesia Católica. Vecinos relataron que primero se escucharon ráfagas de disparos y luego inició el incendio.

Lea además: Roban el Santísimo de una parroquia de Ciudad Darío, Matagalpa, y lo tiran a la calle

«Incendio registrado a altas horas de la noche en las oficinas de Caritas, en el municipio de Sébaco (norte). Rechazamos este y otros hechos que durante las últimas semanas han perjudicado al pueblo nicaragüense y a la iglesia», informó la Diócesis de Matagalpa en sus redes sociales.

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, confirmó a través de Twitter el hecho.

La sede de Caritas, ubicada a 101 kilómetros al norte de Managua, fue incendiada por hombres en motocicletas y encapuchados, según los testigos. El clero nicaragüense ha sufrido todo tipo de ofensas a través de redes sociales por personas que defienden a Ortega, y que consideran que los sacerdotes está contra su Gobierno.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por «asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país».

Puede leer: Muere un hombre que fue herido de bala por paramilitares hace dos meses en Matagalpa

Las denuncias de la CIDH son apoyadas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y por la mayoría del Congreso Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), pero el Gobierno nicarag ense lo niega.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica, la más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: