El 19 de julio pasó sin pena ni gloria en Monimbó

Este 19 de julio, ningún monimboseño conmemoró la efeméride nacional. La población del barrio vive bajo el asedio de grupos paramilitares y policiales desde el martes 17 de julio.

Hombres encapuchados se apoderaron de la Placita de Monimbó. Mientras tanto, las paredes siguen denunciando la represión vivida. LA PRENSA/ MANUEL ESQUIVEL

Hombres encapuchados se apoderaron de la Placita de Monimbó. Mientras tanto, las paredes siguen denunciando la represión vivida. LA PRENSA/ MANUEL ESQUIVEL

Bajo el asedio constante de grupos paramilitares, en Monimbó la gente mantienen su rebelión contra el régimen del presidente designado, Daniel Ortega.

Este 19 de julio no hubo ciclistas y tampoco caravanas de vehículos que se dirigieran hacia la Plaza La Fe, en Managua, como antes.

Desde el corazón del histórico barrio, cada año grupos de simpatizantes del partido de gobierno se reunían desde horas tempranas para salir en caravana con sus banderas y autoparlantes que resonaban música testimonial.

Lea además: Los números rojos de la crisis en Nicaragua 

La mañana de este jueves no hubo una sola persona del barrio rebelde que conmemorara la efeméride. La noche del miércoles tampoco hubo vigilias; ni tarimas, ni risas, ni bailes y tampoco premios, solo capturas ilegales por parte de policías.

Las familias en Monimbó siguen resguardadas en sus casas por el temor de los paramilitares y los oficiales de la Policía del régimen que se desplazan en camionetas por las calles del barrio, llegan a los hogares, capturan a las personas y sin decir nada los tiran en las camionetas y se las llevan.

Durante la tarde y noche del miércoles un grupo de antimotines fuertemente armados vigilaba los patios de algunas casas en distintos puntos de la zona sur de Masaya.

Los encapuchados se han apoderado de la ciudad y han impuesto a punto de fuego e intimidación la bandera del partido de gobierno en la entrada de la Fortaleza El Coyotepe y en la rotonda Las Flores. Este jueves, los paramilitares estaban uniformados con la camiseta de la 39 edición del 19 de julio.

Sin embargo, la sociedad civil consideró la fecha como día de luto, por la huella sangrienta que ha dejado la represión orteguista en Masaya.

Para uno de los integrantes del Movimiento 19 de Abril de Masaya, Yubrank Suazo, los monimboseños condenaron con sus puertas cerradas este 19 de julio.

“Conmemorar el 19 de julio no es conmemorar la gesta heroica de nuestros hermanos que lucharon por la libertad de Nicaragua, sino todo lo contrario, es celebrar la muerte, la represión y la  persecución que hoy Ortega está haciendo en contra de la población civil”, expresó.

Tropas especiales de la Policía cateaban una vivienda del barrio Monimbó en busca de armas. Masaya 18 de de julio 2018. LA PRENSA/Manuel Esquivel

Lea además: Daniel Ortega no celebra repliegue en Monimbó 

Después que los paramilitares entraron tirando plomo sobre Monimbó, muchos ciudadanos fueron capturados desde el pasado martes 17 de julio y hasta la fecha sus familiares no saben de su paradero. El profesor Arsenio Vivas, miembro de la Confederación de Maestros Independientes de Nicaragua, denunció que los paramilitares llegaron disparando a su casa y se llevaron a su hijo Pavel Antonio Vivas y a su sobrino Dierich Vivas Ñurinda. “Que lo sepan los organismos de derechos humanos que nos andan persiguiendo”, confió.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: