Daniel Ortega acusa de golpistas a los obispos nicaragüenses en su discurso del 19 de julio

El discurso de Ortega se centró en atacar a los obispos de la Conferencia Episcopal. Dijo que las iglesias han sido utilizadas como cuarteles para almacenar armas y refugiar torturadores

El presidente Daniel Ortega en el acto del 19 de Julio. LA PRENSA/Jader Flores

El presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, centró este jueves su discurso del acto del 19 de julio en atacar a los obispos nicaragüenses. Los acusó de golpistas, los descalificó como mediadores en el Diálogo Nacional e incluso se burló de la jornada de ayuno, oración de exorcismo que han convocado para este 20 de julio.

“Fueron sacando las uñas… se fueron quitando las máscaras y terminaron diciendo tiene que irse ya, tiene que irse ya. Y lo dijeron, lógicamente nuestros adversarios”, dijo Ortega, en una furibunda reacción contra los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y los miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia que participan en la Mesa del Diálogo Nacional.

Además: Estados Unidos afirma que las elecciones anticipadas son la única salida a la crisis en Nicaragua

El mandatario, quien lució solo, solamente acompañado por los cancilleres de Cuba y Venezuela, responsabilizó a los jerarcas católicos de ser cómplices de intentar derrocarlo del poder.

La Conferencia Episcopal, mediadora y testigo del Diálogo Nacional, propuso el pasado 7 de junio al presidente Ortega adelantar las elecciones generales para el 31 de marzo de 2019 sin posibilidad de reelección para superar la crisis. Ortega dijo en su discurso que la propuesta le había “sorprendido”. “Cuando los mediadores reunidos allí en la Casa de los Pueblos con todos los señores obispos, encabezados por el cardenal (Leopoldo Brenes), me leyeron la cartilla, sacaron la estrategia y allí decían: hay que cambiar ya, a partir del día 11, nos daban un plazo de dos días, hay que cambiar ya al poder judicial, al poder electoral, a la Contraloría, a todos los poderes del Estado, a la Asamblea Nacional y hay que quitar al presidente y adelantar las elecciones. Yo cuando recibí el documento dije: bueno, esto es lo que quieren realmente. Yo pensaba que eran mediadores, pero no, estaban comprometidos con los golpistas. Eran parte del plan con los golpistas”, afirmó.

Puede interesarle: ¿Es Daniel Ortega peor que Anastasio Somoza?

“Me duele mucho decir esto porque le tengo aprecio a los obispos, les respeto, soy católico. Pero ellos tienen posiciones desgraciadamente, siempre se impone la línea de confrontación, no de mediación”, aseguró.

Mientras Ortega acusaba a los obispos de ser parte del “plan de los golpistas”, sus miles de simpatizantes gritaban en coro: “Golpistas, golpistas, golpistas”, mientras el caudillo, quien gobierna Nicaragua desde el 2007, continuó arremetiendo contra la jerarquía católica y en presencia del representante del papa Francisco, el nuncio Waldemar Sommertag. quien sorprendió al aparecer en la tarima pese a la agresión de la que fue víctima en Diriamba el pasado 9 de julio.

Lea además: Gobierno obliga a canales de televisión y emisoras de radio a transmitir la celebración orteguista del 19 de julio

“No acaban de entender que una mediación es para sentar a las dos partes y escucharlas y no tomar partido el mediador y decir: se tiene que hacer esto, en tantos días, en una semana: un golpe de Estado querían provocar en Nicaragua”, dijo Ortega, quien descalificó las protestas sociales en su contra como acciones terroristas, y llamó a los estudiantes y manifestantes como “sectas satánicas”.

Nicaragua cumplió este 18 de julio tres meses de crisis sociopolítica. La represión gubernamental ha dejado más de 350 muertos en el país, más de 2,100 detenidos y desparecidos.

Acusa a la Iglesia de almacenar armas

Ortega no dijo ni una palabra sobre la condena que este miércoles le aplicó el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), por graves abusos contra los derechos humanos y la utilización de grupos paramilitares en contra de la población civil desarmada.

Al contrario, anunció “nuevas medidas de autodefensa” para defender a las familias sandinistas. Ortega fue más allá de los señalamientos graves contra la jerarquía católica, asegurando que los templos fueron utilizados como cuarteles para almacenar armas y refugiar a torturadores.

Lea más en: Terroristas, mediocres, delincuentes… Las frases de Rosario Murillo en contra de los manifestantes en Nicaragua

“Quiero creer que el cardenal no sabía nada de esto, pero muchos templos fueron ocupados como cuarteles para guardar armamento, para guardar bombas y para salir atacar y asesinar”, arengó Ortega.

En el discurso el caudillo también dio a entender que los ciudadanos que protestan pacíficamente están detrás de los crímenes de policías y ciudadanos de su partido, con quienes “han cometido ritos satánicos”.

Lamentó las muertes de una veintena de policías y paramilitares, pero calló sobre la masacre a más de trescientos civiles.

Se burla de los obispos

Ortega se burló, además, de la jornada de ayuno y oración de exorcismo convocada por la Conferencia Episcopal.“Han mandado a decir que a partir de mañana (hoy) que hay que exorcizarnos, que exorcicen a los demonios que tienen allí… que les digan que tenemos que restablecer la paz y estabilidad para que el país siga creciendo”, manifestó Ortega.

Más en: CIDH denuncia más represión y operativos ilegales de la Policía y paramilitares en Nicaragua

Luego refirió que esperaba que los obispos, “por el amor de Dios”, rectifiquen a favor de su gobierno. Tras el ataque de Ortega, monseñor Silvio Báez escribió en su cuenta de Twitter: “La Iglesia no sufre por ser calumniada, agredida y perseguida. Sufre por quienes han sido asesinados, por las familias que lloran, por los detenidos injustamente y por quienes huyen de la represión. Rezamos y estaremos a su lado siempre en nombre de Jesús”.

Agradece injerencia

Daniel Ortega no pasó por desapercibida la propuesta de injerencia del canciller venezolano, Jorge Arriaza, quien puso a disposición del caudillo sandinista las tropas de su país, para defender “al pueblo sandinista”.

Más en: OEA sigue activa para ayudar a resolver la crisis de Nicaragua

“Quiero agradecer el mensaje que nos ha traído el canciller Jorge (Arreaza), quien nos ha hablado con el corazón cuando habla de la disposición de los venezolanos de acompañar nuestras batallas. Nos recuerda la época de Sandino, cuando hermanos venezolanos estuvieron en el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional”, confió Ortega.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: