LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

sacerdote Raúl Enríquez

Managua,Nicaragua 20 de Julio 2018 Misa de ayuno y exorcisacion en la iglesia Divina MisericordiaLAPRENSA/RobertoFonseca

Exorcismo en iglesias contra los represores orteguistas

La Iglesia católica de Nicaragua impulsó este viernes una Jornada de Oración, Ayuno y Exorcismo para pedir por la paz de la nación

A unos metros de donde está el retrato al óleo de Jesús de la Divina Misericordia, impactado por cuatro balazos, el sacerdote jesuita Raúl Enríquez, aseguró que, pese al dolor y las metralletas, es legítima la lucha de los jóvenes universitarios contra el régimen de Daniel Ortega.

Durante la homilía de la misa oficiada al mediodía de este viernes, Enríquez dijo que se sentía orgulloso de los muchachos.

“Han estado en las trincheras, en los tranques, han padecido y han muerto, ¿saben ustedes por qué? Porque no veo en ninguno de ellos un demonio que habría que sacar y por el cual se preparan los exorcistas”, dijo el sacerdote jubilado.

El viernes 13 de julio, un grupo de paramilitares atacó a la Iglesia, en cuyas estructuras pueden verse los huecos provocados por los disparos de los grupos progobierno.

La Iglesia católica de Nicaragua impulsó este viernes una Jornada de Oración, Ayuno y Exorcismo para pedir por la paz de la nación, luego que la violencia gubernamental que ha durado hasta ahora tres meses ya causó la muerte de 351 personas.

Lea más en: Feligreses de Boaco participan en viacrucis por la paz de Nicaragua

“Los jóvenes universitarios, autoconvocados están luchando por la patria. El Espíritu de Dios que veo en sus corazones no es de una mente del espíritu diabólico, es un espíritu de valentía, de fortaleza, de generosidad. No veo un demonio que hay que exorcizar, sino veo la gracia de Dios. Estos son jóvenes héroes de la patria que quieren un futuro mejor para el país”, reiteró el religioso.

La parroquia Jesús de la Divina Misericordia, ubicada en Villa Fontana, Managua, fue atacada con estudiantes en sus instalaciones, pero además con la presencia de periodistas y sacerdotes, lo que llamó la atención mundial.

La realización de un exorcismo provocó el rechazo de Ortega, que el pasado 19 de julio, en el acto de conmemoración de la revolución sandinista, mandó a los obispos a que exorcizaran a otros, mientras los descalificaba como mediadores al llamarlos “golpistas”.

Además del exorcismo, que consiste en la lectura de la oración de San Miguel Arcángel, la Conferencia Episcopal invitó también a un ayuno, el que fue seguido por los devotos católicos en todo el país.

Según religiosos consultados, antes de la oración a San Miguel, se hace otra de ofrecimiento al Señor, se reza un Padre Nuestro, un Dios te Salve María y un Gloria al Padre. Tras orar a San Miguel, se hace el cántico de María, nuevamente un Padre Nuestro, Dios te Salve y Gloria al Padre.

“Nicaragua vive momentos muy difíciles de su historia y estamos orando para que venga la paz”, explicó el padre Erick Alvarado, vicario de la parroquia Jesús de la Divina Misericordia y quien acompañó al padre jesuita en el oficio religioso.

En Rivas, al sur del país, los sacerdotes también con mucha fe llevaron a cabo el exorcismo. Monseñor Marcial Guzmán Saballos, párroco rector del Santuario Nacional de Jesús del Rescate en Popoyuapa y vicario episcopal de la zona pastoral de Rivas, dijo que “Jesús dijo a sus apóstoles vayan y expulsen los demonios hasta encontrar la presencia del Señor. Jesús alejaba todo espíritu malo”.

Los demonios que ven el país

El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, dijo ayer que la Jornada de Oración, Ayuno y Exorcismo es para luchar contra las fuerzas demoníacas que atacan Nicaragua y aclaró que no está dirigida contra ninguna persona en particular.

“Cuando pensamos en esta jornada de oración es porque hemos visto la situación que está viviendo el país y sentimos que hay una fuerza demoníaca y que es como sombra que cubre a todo el país”, explicó vía telefónica el purpurado.

Lea más en: Xiskya: “El dios de Daniel Ortega no es mi Dios”

El jerarca católico llamó a los fieles a mantenerse en oración para luchar “contra los demonios de la división y la confrontación que afectan al país”, según la descripción que hizo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: