Nueve preguntas para entender la crisis en Nicaragua

Poco más de tres meses han pasado desde que ciudadanos, que salieron a protestar contra el régimen de Daniel Ortega, fueron golpeados por turbas gubernamentales

crisis en Nicaragua, Nicaragua

LA PRENSA/Oscar Navarrete

Poco más de tres meses han pasado desde aquel 18 de abril cuando ciudadanos que salieron a protestar contra el régimen de Daniel Ortega fueron golpeados por turbas gubernamentales. Hoy, la represión ha escalado y las turbas pasaron a ser paramilitares armados que se pasean por las calles de Nicaragua. Los muertos cada día son más, así como los secuestrados y los estragos económicos. Estas son las preguntas para entender la crisis en Nicaragua.

¿Quiénes protestan y por qué?

Miles de nicaragüenses se manifiestan a diario para exigir tres puntos principales: justicia para los más de 350 asesinados, la renuncia de Daniel Ortega y Rosario Murillo (presidente y vicepresidenta designados por el poder electoral) y el adelanto de las elecciones presidenciales.

Lea además: Terroristas, mediocres, delincuentes… Las frases de Rosario Murillo en contra de los manifestantes en Nicaragua

Las protestas se dan de distintas formas: estudiantes mantienen tomada la Universidad Nacional Agraria (UNA) en Managua, pobladores mantienen barricadas en barrios para protegerse de los ataques, marchas, plantones, comerciantes de los mercados entraron en desobediencia civil, etc.

¿De dónde viene la violencia?

La Policía Nacional, en alianza con grupos de hombres encapuchados y armados han sitiado barrios, comunidades y departamentos completos en el país. Han atacado a quienes mantenían tranques o barricadas como defensa y a punta de balas los han dispersado. Los llamados «operativos de limpieza» han dejado decenas de muertos, heridos y secuestrados.

Mientras a los encapuchados, llamados parapoliciales o paramilitares, se les ha visto portando armamento de uso de las fuerzas especiales de la Policía y el Ejército como PKM, AK-47, RPG7, lanzacohetes, granadas de fragmentación, entre otras, los manifestantes se defienden con morteros y bombas caseras.

¿Qué papel juega la Iglesia Católica?

Los sacerdotes de las diferentes parroquias en las ciudades donde se registran conflictos han abierto las puertas de los templos para improvisar puestos médicos y atender a los heridos tras los ataques. Los curas han llegado a realizar procesiones con el Santísimo, en medio de las balas para frenar los ataques y participan en el diálogo nacional como mediadores y testigos.

Sin embargo, el Gobierno dirige una campaña de desprestigio, hostigamiento, amenazas e incluso agresión contra los sacerdotes y los obispos. En su discurso del 19 de julio, Daniel Ortega los llamó «golpistas» luego que ellos, en su rol de mediación, recogieran en una carta una propuesta para adelantar las elecciones para marzo de 2019. En teoría, el período de Ortega finaliza en 2021.

¿Por qué las consignas dicen que Ortega es como Somoza?

«¡Ortega!, ¡Somoza! son la misma cosa», es una de las consignas más repetidas en las manifestaciones a nivel nacional contra el régimen. Analistas han dicho que Ortega ha superado la dictadura de los Somoza por diversos motivos, principalmente por la brutalidad de la fuerza que usa el régimen contra las protestas pacíficas y desarmadas, ya que en los años 70, la insurrección que sacó al último Somoza del poder fue armada. En este artículo puede leer los principales motivos por qué Ortega ha superado a la última dictadura.

¿Por qué varían las cifras de los muertos?

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su último informe contabiliza 277 muertos desde que iniciaron las protestas, pero la Asociación Nicaragüenses Pro Derechos Humanos (ANPDH) cuenta 351 hasta el 10 de julio.

La cifra varía ya que la CIDH es un organismo internacional con un equipo en el país, mientras la ANPDH es una organización nacional con presencia permanente en las ciudades más afectadas. Por su lado, la Comisión Porras (la entidad creada por la Asamblea Nacional y conformada por aliados del régimen) contabiliza, hasta el 17 de julio, 250 muertos.

¿Qué son los tranques y quiénes los pusieron?

Los tranques o barricadas fueron colocados por los manifestantes en las carreteras para crear mayor presión al Gobierno. Estos además evitaban que los antimotines y los paramilitares pasaran hacia los barrios y comunidades. En el punto más intenso de las protestas se llegaron a tener más de 300 tranques a nivel nacional, sin embargo poco a poco estos fueron atacados por las fuerzas de choque con las llamadas «operaciones limpieza», donde murieron cientos de nicaragüenses que se mantenían resguardando los tranques.

Durante varios días estuvieron retenidos en los tranques decenas de camiones de carga internacional y los empresarios de la región abogaron para que se les permitiera el paso. Los camiones incluso fueron colocados como barricadas para cerrar el paso. Los conductores afirmaron que los manifestantes les dieron de comer y los trataron bien durante todo el tiempo que estuvieron sin poder pasar.

¿Cuál ha sido el lugar más emblemático de la lucha?

El barrio histórico de Monimbó, ubicado en la ciudad de Masaya, ha sido el bastión de lucha y el lugar más emblemático durante las protesta contra el régimen de Ortega y Murillo. Ahí los pobladores levantaron barricadas para protegerse de los ataques de las fuerzas policiales y paramilitares que perpetraron en varias ocasiones y que dejaron varios muertos, heridos y  detenidos. A pesar de que el Gobierno ejecutó ahí, el pasado 17 de julio, la llamada “Operación Limpieza”, los pobladores se mantienen firmes en sus exigencias: la salida del poder de Ortega.

Monimbó forma parte de la historia del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, ya que ahí se dio el primer levantamiento popular de Masaya en contra de la dictadura de Somoza.

Las universidades tomadas

Tras las primeras manifestaciones que los pobladores autoconvocados realizaron por las, ya revocadas, reformas a la Seguridad Social, los estudiantes universitarios decidieron tomarse varios recintos universitarios y, desde ahí, ejercer presión al Gobierno.

La Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), la Universidad Nacional Agraria (UNA), la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), todas ubicadas en la ciudad de Managua, fueron tomadas. Los universitarios se organizaron en los lugares, establecieron puestos médicos y levantaron barricadas en los alrededores.

Todas las universidades fueron objeto de ataques por parte de las fuerzas de choque y fueron tomadas por paramilitares. La Upoli fue tomada durante un mes y 21 días. 

¿Cuál ha sido la presión internacional a la crisis?

La comunidad internacional ha respondido enérgicamente a la violación de derechos humanos cometida contra los nicaragüenses que se manifiestan en las calles contra Ortega. Países como Estados Unidos, Costa Rica, Reino Unido, Colombia y Argentina han condenado la represión orteguista.

Una resolución de condena al Estado de Nicaragua aprobada en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), revocación de visas estadounidenses a unos 21 funcionarios nicaragüenses, congelación de fondos de cooperación del Gobierno de Holanda y de Luxemburgo hacia Nicaragua, un proyecto de ley que busca poner fin a la ola de violencia y que contempla sanciones contra aquellos “responsables de la muerte de personas que participaron en las protestas”, son algunas de las presiones contra el Gobierno de Daniel Ortega.

También está la aplicación de la Ley Magnitsky, del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, contra el comisionado general Francisco Díaz, director de facto de la Policía y consuegro de la pareja presidencial; Fidel Moreno, secretario político del FSLN en Managua y secretario general de la Alcaldía de Managua, y Francisco López, tesorero del partido de gobierno, exvicepresidente de Albanisa y expresidente de la estatal Petronic.

 


Si tiene alguna otra pregunta para entender la crisis en Nicaragua, puede escribirnos al correo edicion.digital@laprensa.com.ni

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: