Remesas inyectan «oxígeno» a economía de Nicaragua en crisis profunda

Las remesas están llegando principalmente de Estados Unidos. Cinco de cada diez dólares que entran a la economía provienen de familiares nicaragüenses radicados en esa potencia económica

En los últimos 12 meses, el saldo de remesa refleja un crecimiento de 9 por ciento, precisa el máximo emisor bancario. LA PRENSA/ARCHIVO

En el primer semestre la llegada de remesas a Nicaragua creció 9.1 por ciento, lo que estaría permitiendo a la convulsa economía recibir un ligero alivio frente a la creciente crisis sociopolítica que mañana cumple 100 días y que tiene a las actividades productivas semiparalizadas.

Entre enero y junio de este año, según informó hoy el Banco Central, Nicaragua recibió 724.6 millones de dólares, unos 66 millones de dólares adicionales con respecto a igual periodo del año pasado.

Solo en junio, las familias nicaragüenses que mensualmente reciben envíos de sus parientes desde el exterior captaron 115.2 millones de dólares, 3.7 por ciento más con respecto a los 111.1 millones de dólares en igual mes del año pasado, según cifras oficiales.

Lea: FMI advierte que incertidumbre y tensión en Nicaragua paralizan decisiones económicas importantes

Del total de remesas recibidas a junio el 55.7 por ciento provino de Estados Unidos, seguido de Costa Rica con el 19.5 por ciento, y España con el 10.9 por ciento, según detalla el Banco Central en un reporte publicado en su sitio electrónico.

Los meses de mayor ingresos en plena crisis

Las cifras oficiales reflejan que en la primera mitad del año, abril y mayo fueron los meses con mayores flujos de remesas en la economía.

En enero ingresaron 112.9 millones de dólares; en febrero ascendió a 116.9 millones; en marzo ingresaron 123.6 millones de dólares; en abril otros 128.9 millones de dólares; en mayo 127.1 millones de dólares; y en junio otros 115.2 millones de dólares.

La crisis sociopolítica en Nicaragua estalló el 18 de abril, luego que el Gobierno ordenara reprimir unas protestas contra manifestantes que reclamaban la derogación de un paquete de reforma a la Seguridad Social.

Lea además: ¿Por qué Ortega no podrá gobernar hasta 2021 sin la alianza con el sector privado?

Desde entonces la crisis ha escalado, debido a la creciente cifra de asesinatos de civiles desarmados por parte de fuerzas paramilitares y policiales, que quieren acallar la exigencia de la salida inmediata de Daniel Ortega del poder. Organizaciones de derechos humanos calculan en más de 350, el número de fallecidos.

La crisis ha deteriorado el clima económico en Nicaragua y el Banco Central de Nicaragua se ha visto obligado a rebajar la meta de crecimiento para este año, anclando las nuevas proyecciones al impulso que darán las remesas internacionales.

Lea: Holanda suspende por dos meses la cooperación con Nicaragua por violación de derechos humanos

En mayo pasado, el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes afirmó que: «las remesas creemos que van a aumentar en unos 48 millones de dólares y que el país podría finalizar con unos 1,530 millones de dólares de
remesas familiares. Estas han venido incrementándose a raíz de los problemas observados, lo más probable es como resultado de las familias que están compensando por la situación nacional».

En los últimos años, las remesas han sido fundamentales para reducir pobreza y es lo que ha permitido en gran medida que la tasa de pobreza medida a través del consumo caiga a su nivel más bajo, según ha admitido el mismo Gobierno. Pero los economistas han advertido que esa reducción del flagelo, que se encuentra por debajo del 30 por ciento, no es sostenible.

En esta crisis, el gobierno de Daniel Ortega ya admitió la fragilidad de los que han salido de la pobreza en la última década y advirtió que esta volverá a incrementarse debido a la prolongación de la crisis que ha dañado la economía, principalmente el empleo.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) cree que la crisis tiene al borde de la pobreza a 1.3 millones de nicaragüenses y unos 130 mil ya habrían caído en esa condición.

Sostén clave de la economía nica

En la última década, la llegada de remesas a Nicaragua ha sido sostenida y clave en la reducción de la pobreza, según ha admitido el gobierno de Daniel Ortega. Así se han comportado estos ingresos anuales en los últimos cinco años:

1,390.8 millones de dólares ascendió el año pasado el ingreso de remesas a Nicaragua, según cifras del Banco Central.

1,264.1 millones de dólares sumaron los envíos del exterior en 2016, siendo Estados Unidos y Costa Rica los principales emisores de remesas para Nicaragua.

1,193.4 millones de dólares alcanzaron las remesas al término de 2015, según cifras oficiales.

1,135.8 millones de dólares sumaron estos ingresos en el 2014, lo que ayudaron a reducir la pobreza.

1,077.7 millones de dólares totalizaron las remesas en el 2013, superior a las 1,014.2 millones de dólares que se alcanzaron en el año anterior.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: