CIDH otorga medidas cautelares para Christian Fajardo, reo político del régimen Ortega-Murillo

Las medidas cautelares según la resolución 868 -18, es extensiva para el núcleo familiar de Christian Fajardo, según confirmaron familiares del detenido

Cristian Fajardo, dirigente del Movimiento 19 de Abril en Masaya, junto a María Adilia Serrano. TOMADA DE FACEBOOK

Cristian Fajardo, dirigente del Movimiento 19 de Abril en Masaya, junto a María Adilia Peralta Serrano. TOMADA DE FACEBOOK

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), otorgó medidas cautelares a favor del dirigente del Movimiento 19 de Abril en Masaya, Christian Fajardo, detenido el pasado 22 de julio en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, por soldados del Ejército de Nicaragua que posteriormente lo entregaron a la Policía.

Las medidas cautelares según la resolución 868 -18, es extensiva para el núcleo familiar de Fajardo, según confirmaron familiares del detenido.

El secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva Sánchez, explicó que aunque Fajardo haya sido detenido la medida cautelar implica “protección a su derecho fundamental, que es el respeto a su integridad física”.

En este caso las medidas cautelares alcanzan una mayor importancia, según Leiva, porque no existían motivos para la detención de Fajardo, ni la autoridad que ejecutó el arresto “extralimitándose en sus funciones institucionales”.

“Hay que recordar que la función de Ejército es de velar y garantizarla soberanía territorial no estar deteniendo a una persona, que va en busca de protección de sus derechos humanos”, sostuvo el defensor de derechos humanos.

En el caso de Fajardo, dijo Leiva, se debe tomar en cuenta que a lo interno del país, “fue objeto de una campaña de odio, de criminalización y penalización”. Actualmente Fajardo como detenido, tiene derecho a que se le garantice un debido proceso, de lo contrario las autoridades estarían en desacato, sostuvo Leiva.

El secretario ejecutivo de la ANPDH; recordó que en el interior del país a Fajardo le incendieron su casa, fue señalado sin fundamentos y sobre todo en las redes sociales le pusieron un precio a su vida.

El incendio al que Leiva hace referencia ocurrió el pasado 20 de junio cuando grupos de paramilitares le prendieron fuego a un hotel propiedad familiar. “Estas turbas vinieron de Managua, y entraron a mi pequeño negocio, regaron combustible dentro”, relató en ese momento Fajardo.

Policía pide informe de llamadas de Fajardo y su esposa

La Dirección de Auxilio Judicial Nacional solicitó  este mismo miércoles, mediante orden judicial, la relación de llamadas y mensajes entrantes y salientes de los celulares de Fajardo y su cónyuge  María Adilia Peralta Serrato.

Según el documento, solicitan que el juez de audiencia ordene a las empresas Claro y Movistar, les brinden información sobre registro de relación de llamadas entrantes y salientes, así como los mensajes de texto que entran y salen a los celulares de los investigados. También solicitaron la ubicación de los celulares que se relacionan con dichos dispositivos de comunicación de los procesados.

Según la Policía, ambos imputados son dirigentes activos del grupo primeramente llamado «los autoconvocados» y luego de los hechos del 19 de abril, se llaman movimiento 19 de abril, siendo dirigentes en Masaya, para supuestamente financiar grupos vandálicos y grupos de encapuchados que asediaban, golpeaban y torturaban en ese departamento.

Mediante los teléfonos números 89954983 y 84653786, supuestamente ambos realizaban coordinaciones con las diferentes agrupaciones delincuenciales que operaban en Masaya y se comunicaban con organizaciones nacionales e internacionales quienes supuestamente financiaban las manifestaciones.

Ofrecieron dinero por su cabeza

Por las redes sociales orteguistas circularon un anuncio que decía: “se buscan por destruir Masaya”. En el mismo colgaron fotografías de Christian Fajardo y la de su hermano Santiago.

En esa ocasión Fajardo aseguró que es un plan del Gobierno para aterrorizar al resto, y estimó que el objetivo era su capturarme.

Y no descartó que poco a poco incrementarían la represalia contra otros líderes de ese movimiento. Por las amenazas en su contra Fajardo se vio obligado a moverse en clandestinidad y recluirse en casas de seguridad.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: