A cien días de la crisis en Nicaragua: futuro de la economía es incierto

Los economistas advierten que mientras no haya una salida a la crisis política no habrá impulso económico

Así lució la Carretera a Masaya durante el primer día de paro nacional, el pasado 14 de junio. LA PRENSA/Cortesía

Tras cien días de crisis sociopolítica con más de 350 muertos, miles de heridos y cientos de presos y desaparecidos, las afectaciones económicas son diversas, más de cuatrocientos millones de dólares y doscientos mil empleos perdidos. Además, la escalada de violencia, la invasión masiva de propiedades y la creciente inseguridad han deteriorado la imagen país y se perdió la confianza de inversionistas —nacionales y extranjeros— y de los consumidores.

Todo ello está empujando a la economía al terreno negativo por primera vez en la última década y pese al optimismo de las autoridades, hasta ahora nadie puede asegurar cuánto tiempo tomará recuperar la confianza de los inversionistas, principal mecanismo para crear empleos y dinamizar el crecimiento de la economía.

Lea además: Funides: Economía de Nicaragua registrará su peor caída desde 1978

Por un lado, las autoridades aseguran que lo peor de la crisis ya pasó y que la recuperación económica comenzará en las próximas semanas. Por otro lado, los economistas advierten que mientras no haya una salida a la crisis política no habrá impulso económico.

Tras reconocer que en mayo el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) cayó 4.9 por ciento, con respecto a ese mes de 2017, el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, aseguró que mayo y junio son los meses en que se observará mayor reducción en la actividad económica debido a los disturbios que han afectado el país.

Ovidio Reyes espera recuperación inmediata

“Se prevé que a partir de julio y agosto se normalice la situación y que algunos sectores que habían estado deprimidos logren repuntar, compensándose de esta manera las pérdidas”, afirmó Reyes el pasado 17 de julio en una comparecencia ante medios oficialistas.

También puede leer: Daniel Ortega sepulta su modelo de alianza con la empresa privada que duró 11 años

Reyes se mostró optimista en cuanto a recuperar el espacio perdido. “No va a ser lo mismo que era antes, pero creemos que si sentamos las bases de la estabilidad y la Mesa de Diálogo funciona a como debe ocurrir, entonces la economía puede retornar a una senda de crecimiento que tal vez no alcance al 5 por ciento, pero sí podría ubicarse en la tasa promedio de crecimiento económico de Centroamérica de 3.5 a 4 por ciento”, sostuvo el presidente del BCN.

El problema es que hasta la fecha el gobierno de Daniel Ortega no regresado a la Mesa de Diálogo tras su repudio público al papel que han desempeñado los obispos de la Conferencia Episcopal como mediadores del diálogo, a los que acusa de “golpistas”.

Funides menos optimista

A finales de junio la máxima entidad bancaria había revisado a la baja la proyección de crecimiento —establecida a inicios de este año entre 4.5 y 5 por ciento— para ubicarla en 1 por ciento, dentro del rango de 0.5 y 1.5 por ciento. Esas metas estaban condicionadas a que la crisis no se prologara durante el tercer trimestre del año. Además, estableció que las pérdidas ascendían a 430 millones de dólares.

Sin embargo, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) considera que dependiendo de la voluntad política del Gobierno para encontrar una salida a la crisis, este año el Producto Interno Bruto (PIB) caerá entre 0.03 y 5.5 por ciento.

Puede leer también:  Empresarios de diversos países exigen al Gobierno de Ortega devolver a sus dueños las tierras invadidas

Con datos actualizados hasta finales de junio, Funides proyectó que si la crisis concluye en julio, la economía registrará pérdidas por 637.9 millones de dólares y una contracción de 0.03 por ciento.

Pero si se mantiene la falta de voluntad de las autoridades para encontrar una salida pacífica a través del diálogo y la crisis se prolonga el resto del año, las pérdidas ascenderán a 1,399.9 millones de dólares y el PIB caerá 5.6 por ciento, con relación a 2017. En ambos escenarios Funides ubica al comercio, turismo y al Sistema Financiero como los tres sectores más afectados. La organización mantiene estas proyecciones.

Crecimiento venidero raquítico

Ante estas proyecciones y las de The Economist Intelligence Unit, que espera una caída de 1.8 por ciento este año y crecimientos de 0.9 por ciento en 2019 y 2.3 por ciento en 2020, el expresidente del BCN, Mario Arana, considera que este raquítico crecimiento es aún optimista y sería desastroso para las familias nicaragüenses.

Lea también: Gobierno de Daniel Ortega deja la economía de Nicaragua al borde de la caída este año

“Considero que esta administración con el nivel de convulsión social al que hemos llegado, no tiene la capacidad para recuperar ni la gobernabilidad, ni la economía de Nicaragua, y lo mejor que puede hacer es negociar una salida a la crisis que le compre al país estabilidad de largo plazo”, aconseja Arana.

Estas condiciones empujarían la economía hacia la recesión en los próximos meses, según algunos economistas.

INSS, un problema grave pendiente

Sumado a ello, estos cien días de crisis han deteriorado aún más las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) a partir de 2019 comenzaría a enfrentar problemas para cumplir sus compromisos económicos.

Pero la propuesta de reforma —impuesta unilateralmente por el Gobierno— se convirtió en el detonante de la protesta popular, que fue reprimida por la Policía y grupos de paramilitares afines al presidente Ortega.

También lea:  Daniel Ortega hunde a la economía de Nicaragua en una grave crisis

A la fecha la represión gubernamental, según organismos locales de derechos humanos, ha provocado 353 muertos, miles de heridos y cientos de presos y desaparecidos. Por ello, la protesta dejó de lado el tema del INSS y se convirtió en un levantamiento que exige justicia para las víctimas y la salida adelantada de Ortega para restablecer la democracia en el país.

Ortega reconoce que crisis afectó al INSS

Ortega está consciente de que la crisis afectó las finanzas del INSS y en una entrevista brindada el martes a una cadena de televisión internacional dijo que de no ser por intereses políticos, esta habría sido aprobada.

“Todos estaban claros que había que aprobar esa reforma, aquí habían estado los organismos internacionales y se habían reunido con los empresarios y estaban claros que había que aprobarla y que tenía que poner su parte el Gobierno, su parte los empresarios y su parte los trabajadores para aprobarla”, dijo Ortega.

También lea:  El empresariado de Nicaragua pide adelantar elecciones y renovar el poder electoral

Según el mandatario, la reforma es imprescindible porque la seguridad social no se puede sostener y menos aún con las afectaciones que ha provocado esta crisis a la economía.

represión
Muertos, heridos, secuestrados y pérdidas econónimas son los estragos de la crisis. LA PRENSA/Jader Flores.

Miles de empleos perdidos

“Ahora el golpe es mucho mayor, la posibilidad de recaudar para sostener el sistema de pensiones se ve seriamente afectado, entonces hoy es más que nunca urgente aprobar esta reforma y tenemos que buscar cómo aprobarla logrando el consenso, sobre todo con los afiliados a la seguridad social, sobre todo porque cuando al empresario se le grava con unos puntos más hay malestar y por eso reaccionaron… y esa fue la señal para reactivar un plan que venía caminando”, dijo Ortega, refiriéndose a la ola de protestas.

El deterioro en la recaudación del INSS a la que Ortega se refiere ha sido provocado por la pérdida de empleos. Funides dijo que a finales de junio al menos 215 mil personas habían perdido su empleo. Por su parte, el BCN considera que son 82 mil las plazas formales perdidas.

Lea también: Intransigencia de Daniel Ortega tiene al borde de la pobreza a 1.3 millones de nicas

No obstante, Ortega reconoció que la propuesta de reforma al INSS, que entre otras medidas incrementaba el aporte de las empresas y los empleados, establecía un aporte del 5 por ciento a las pensiones y eliminaba el salario máximo cotizable, debe ser revisada y “más trabajada”.

crisis en Nicaragua, Nicaragua

Invasión de tierras  y más represalia

Mientras Ortega dice estar abierto al diálogo y acusa a los empresarios de no mostrar interés de volver a él, diversos sectores han advertido que además de incentivar la invasión de propiedades privadas, el Gobierno tomará otras represalias contra los empresarios que se han sumado a la exigencia de una salida adelantada de Ortega, entre estas se menciona el retiro de las exoneraciones y exenciones. Pero la eliminación de estos beneficios ha sido una exigencia que por años ha sugerido el FMI.

En días recientes, Wálmaro Gutiérrez, diputado sandinista que preside la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, anunció que se aprobará una reforma tributaria para compensar la caída de la recaudación fiscal y para revisar el mecanismo de los precios de transferencia que entró en vigencia en 2017 y no ha dado los resultados previstos.

También puede leer: Los enviados de Ortega se toman ilegalmente casi 30 fincas de productores de Upanic

Sin embargo, especialistas en el tema han advertido que la eliminación de las exoneraciones a los sectores productivos elevará los costos de producción y como es de esperarse dicho incremento será trasladado al precio final. Esto provocará que sean los consumidores los más afectados, ya que al incrementarse los precios se deteriorará el poder adquisitivo. También han expresado que en las actuales circunstancias de efervescencia social no es adecuado poner en la mesa ningún tipo de reforma por la reacción que podría provocar en la base social.

Algunos tomatierras han colocado las banderas del FSLN,y buses del servicio público han acarreado a sus habitantes a actos partidarios. LAPRENSA/J.FLORES

Podría copiar a Venezuela

De acuerdo con un artículo escrito por The Economist Intelligence Unit, aunque leyes que condicionen el apoyo de Estados Unidos a créditos multilaterales que recibe Nicaragua no se concreten, “una profundización de la crisis podría conducir a una mayor retirada de la asistencia de donantes multilaterales y bilaterales”, lo cual se sumaría a las restricciones que ya impusieron a sus mecanismos de cooperación Holanda y Luxemburgo.

Lea también: Holanda suspende por dos meses la cooperación con Nicaragua por violación de derechos humanos

“Todo esto pondría a prueba las finanzas del gobierno nicaragüense, así como la posición de las reservas de divisas de la economía, allanando el camino para los desequilibrios macroeconómicos serios y duraderos”, advierte el artículo.

Sin embargo, teme que aun si estas eventualidades se concretan, no sean suficientes para impulsar la salida del presidente Daniel Ortega, ya que él parece estar decidido a conservar el poder incluso a costa de hundir la economía con ha ocurrido en Venezuela.

Paramilitares y policías mantienen sitiadas varias ciudades de Nicaragua. LA PRENSA/Roberto Fonseca

Deterioro continuará

Para el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, la incertidumbre, la inseguridad y la pérdida de confianza son los factores preponderantes de la economía al llegar a los cien días de crisis. “Esto ha resultado en la pérdida del crecimiento económico que habíamos tenido en los últimos años y si la crisis persiste es posible que por primera vez desde el año 2009 tengamos un decrecimiento al final del año. Lamentablemente ya las agencias calificadoras de riesgo nos han empezado a castigar producto del riesgo político. Lo más preocupante es que la falta de voluntad política del Gobierno en buscar una salida a través del diálogo solo va a mantener este deterioro económico”, aseguró.

Crisis no debió darse

Por su parte el expresidente del Cosep, Erwin Krüger  considera que «esta es una crisis que nunca se debió dar. Ha llenado de luto a la nación, y producido una gran recesión que tomará mucho tiempo regresar a las condiciones económicas que existían el 18 de Abril de este año».

También señala que «la violencia excesiva desplegada desde el inicio por las autoridades gubernamentales, en donde la población vio con horror los asesinatos de jóvenes universitarios desarmados por autoridades de gobierno usando armas de guerra de alta precisión, provocó el rechazo de la ciudadanía».

También lea:  Luxemburgo congela cooperación al Gobierno de Daniel Ortega por violar Derechos Humanos

Esto según  Krüger provocó la «explosión de violencia» que desembocó en una recesión económica, iliquidez financiera, afectación de las empresas, del empleo y los salarios. El sector privado ha sido afectado seriamente por lo ocurrido desde el 18 de Abril a la fecha».

Por lo que aconseja al Gobierno «recapacitar pues no esta cumpliendo con las responsabilidades de velar por la estabilidad y seguridad de sus ciudadanos, lo cual, entre otros, es un mandato constitucional».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: