Primoz Roglic gana etapa y se mete en el podio

El esloveno Primoz Roglic ganó la etapa 19 del Tour de Francia y tomó el tercer puesto en la clasificación general, relegando a Chris Froome

Primoz Roglic cruzó en solitario la meta en la etapa 19 del Tour de Francia, la última de montaña en esta edición que está cerca de su final. LA PRENSA/AFP / Jeff PACHOUD

Primoz Roglic cruzó en solitario la meta en la etapa 19 del Tour de Francia, la última de montaña en esta edición que está cerca de su final. LA PRENSA/AFP / Jeff PACHOUD

El esloveno Primoz Roglic, ganador de la última jornada de montaña del Tour, en los Pirineos, y el galés Geraint Thomas, que mantuvo el maillot amarillo y que se acerca al triunfo final, fueron los grandes vencedores de la decimonovena etapa este viernes, a falta de la decisiva contrarreloj del sábado.

Roglic, del equipo Lotto, al ganar este viernes, arrebató de paso el tercer puesto en la general al británico Chris Froome (Sky), uno de los grandes perjudicados de la jornada, junto al colombiano Nairo Quintana (Movistar), que bajó de la quinta a la novena plaza.

Nota relacionada: Demare fue el más rápido en Pau y Thomas pasa otra página de amarillo

Geraint Thomas (Sky) entró en segunda posición a 19 segundos del esloveno, en un grupo en el que estaba también Froome y el holandés Tom Dumoulin (Sunweb), que conservó la segunda plaza tras acabar sexto, en el mismo grupo que Thomas.

Pese a que Dumoulin es un gran especialista en la contrarreloj, los 31 km de esta especialidad en la etapa del sábado no parecen ser suficientes para que el holandés sea capaz de limar los 2 minutos y 5 segundos que le saca Thomas.

«No vi a Roglic marcharse. Estaba muy concentrado en seguir a Dumoulin», dijo Thomas.

«Nada está garantizado en el deporte, pero es mejor tener dos minutos de ventaja que no tenerlos. Al menos no tendré la presión de tener que tomar riesgos», añadió el galés.

Dumoulin decepcionado

El holandés afirmó que perdió una buena oportunidad en esta etapa de montaña.

«Estoy muy decepcionado. Vamos a ver qué se puede hacer en la contrarreloj», dijo, sabedor que había perdido casi su última oportunidad de ganar el Tour.

Lea también: Nairo Quintana estrena la cima del Portet y Thomas es más líder

En esta etapa de 200,5 km entre Lourdes y Laruns, con seis puertos de montaña, incluido el Tourmalet, Roglic atacó en el descenso del puerto del Aubisque, la otra gran dificultad de la jornada, a unos 10 km de la llegada, asegurándose el triunfo.

Con los 19 segundos de ventaja, más diez de bonificación como ganador de la etapa, Roglic ocupa el último escalón del podio, a 2 minutos y 24 segundos de Thomas, y Froome bajó a la cuarta posición, a 2:37.

«No pensaba en el podio cuando ataqué sino simplemente en la victoria de etapa. Sabía que cualquier distancia que tomara sería difícil de recuperar en el descenso. Cuando me dijeron que llevaba cinco segundos de ventaja, di todo lo que tenía hasta el final. Y valió la pena», dijo el esloveno.

Roglic, de 28 años, exsaltador de esquí, que integró un equipo de alto nivel solo en 2016 (Lotto NL), logró su segundo triunfo en el Tour, después de haberse impuesto el año pasado en la etapa de Serre-Chevalier, tras haber pasado por el Galibier.

Quintana perdió tiempo

Por su parte, Quintana se quedó descolgado en el inicio de la subida al Aubisque, el último puerto de la jornada, tras un ataque de Roglic y Dumoulin, a poco más de 30 km de la meta.

El colombiano, que se había caído la víspera y tenía varias heridas en su cuerpo, entró en el puesto 19 de la etapa, a 7:09 de Roglic y descendió a la novena posición en la general, a 10:26 de Thomas.

Además: Magnus Cort Nielsen alarga fiesta de Astana en el Tour

La buena noticia para el Movistar fue que pudo meter a Mikel Landa entre los favoritos en la etapa y entró séptimo, a 19 segundos de Roglic, subiendo en la general de la séptima a la sexta plaza, a 4:40.

Landa atacó en la subida al Tourmalet a falta de 96 km para la meta.

Cuando quedaban 55 km, ese grupo, en el que además de Landa estaba Romain Bardet, llego a tener una ventaja de casi tres minutos y medio sobre los favoritos, con lo que el español y el francés se colocaban de forma virtual en segunda y tercera posición, respectivamente.

Pero a partir de ese momento, el grupo de favoritos empezó a recortar diferencias a ritmo vertiginoso, y cuando comenzó la subida al Aubisque, a unos 35 km de la meta, atacaron Dumoulin y Roglic.

Thomas, con ayuda del joven colombiano de su equipo, Egan Bernal, pudo alcanzar a sus dos rivales, quien también ayudaría a Froome a retomar el contacto, tras quedar descolgado al principio.

La contrarreloj del sábado, de 31 km, en el País Vasco Francés, decidirá.