Legado de Armando Incer Barquero reunió historia y cultura de Boaco

Recuerdan legado histórico, cultural y humanístico del escritor boaqueño Armando Incer Barquero, fallecido a sus 88 años

Armando Incer Barquero sostiene una réplica de la iglesia de Boaco, Apóstol Santiago de los Caballeros, que data de mediados del siglo XIX. LA PRENSA/Archivo/Óscar Navarrete

«Se ha perdido al médico, al poeta, al historiador y al museólogo”, dijo Jaime Incer Barquero al resaltar el legado humanístico sin igual de su hermano Armando Incer Barquero, recién fallecido en Boaco a sus 88 años.

Nacido en Boaco un 16 de febrero de 1930; estudió Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, y un posgrado en Francia; el jueves 26 de julio falleció y sus funerales se realizaron ayer en su natal ciudad.

Puede leer: Boaqueños dan último adiós al doctor Armando Incer Barquero

Jaime lo recordó como el “historiador de Boaco” que convirtió su casa en un verdadero museo de historia al reunir piezas, libros y documentos valiosos de varias partes del país, incluyendo la Costa Atlántica. Este era frecuentado por maestros, estudiantes y amigos, quienes le consultaban.

Dejó inédito el libro Alta artesanía celeste — título que dio a LA PRENSA en una entrevista y que posiblemente llevaría —, en el cual reúne “la vida y milagros” del padre José Nieborowsky (1866-1942), uno de los fundadores de Boaco, revela Jaime.

La casa-museo de Armando —refirió Jaime— fue usada por Augusto C. Sandino y Moncada cuando platicaron después del famoso Pacto del Espino Negro.

“Fue en esta casa el lugar donde Sandino se rebeló y decidió continuar su lucha antimperialista”, dice Jaime. Y en esta casa también vivió el general Rigoberto Cabezas.

Su casa la convirtió en un centro de historia y cultura de Boaco, al que concurrían maestros, estudiantes y amigos. Armando Incer también escribió, ensayos, poesía y sobre la historia del padre José Nieborowsky. LA PRENSA/Archivo/Oscar Navarrete

Publicación póstuma

“Él me pidió hiciera una revisión del libro Alta artesanía celeste, es decir (José Nieborowsky) hombre como constructor y como sacerdote y misionero”, comentó Jaime. Se espera que dicho libro de memoria sea publicado póstumamente.

Fundador junto a Flavio Tijerino, Armando Incer, entre otros del Grupo U. Además de la poesía promovieron el teatro dramático. También figuraron en este grupo Margarita López, Melvin Barquero, Alfonso Robles y Jader Abad.

Fue miembro correspondiente de la Academia Nicaragüense de la Lengua, en 2014 recibió distinción en el Autor y su obra de parte del Festival Internacional de Poesía de Granada, entre otros méritos.

Intelectual respetado

“Como un gran maestro que dejó un legado, un intelectual respetado no solo de Boaco, sino del país”, lo recordó la periodista y poeta boaqueña Marta Leonor González.

Asimismo lo valoró como un referente histórico y cultural de Boaco, “porque vivió los acontecimientos de su natal ciudad y porque fue una persona con mucha lectura”, por lo que era consultado con frecuencia por estudiantes.

Asimismo destacó sus cualidades de humanista al prestar sus servicios médicos, además fue alcalde con apertura y tolerancia.

LA PRENSA/ARCHIVO

Poesía e historia de Boaco

Publicó varias obras de poesía e historia. Al respecto Marta Leonor González recordó los títulos: Huérfano esquife, Debo la sed, La guerra predilecta, Breve historia de Boaco, A pedir de boca; así su último libro, Todos somos mi palabra.

“En este está presente el recuerdo de su esposa (Carmen), con la que prácticamente construyó el gran museo que tiene. Y me parece que este es un libro de despedida, de recuerdo, de familia, de poesía muy sentida”, detalló González.

También lo reconoció como un gran maestro que la influenció con sus lecturas de los grandes maestros, poeta españoles de la Generación del 27; y lo valoró como su amigo y un “hermano mayor”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: