Médicos y pobladores realizan la «marcha de la burla» en León

La marcha partió de la plaza de la Iglesia Sutiaba, recorrió las principales calles de León y terminó en la plaza San Sebastián

Leoneses realizan «maecha de la burla». LAPRENSA/Eddy López

Miles de ciudadanos realizaron este sábado una manifestación denominada «marcha de la burla” en León, en repudio a las arbitrariedades del régimen del presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega.

La marcha partió de la plaza de la Iglesia Sutiaba, recorrió las principales calles de León y terminó en la plaza San Sebastián.

Lea además: Orteguismo ordena barrida de personal en hospital regional de Jinotepe, Carazo

En dicha actividad los manifestantes, entre ellos médicos y ciudadanos, se vistieron de personajes como la vicepresidenta designada Rosario Murillo. “Estamos exigiendo el reintegro de todos los doctores y personal que despidieron injustificadamente este viernes, también seguimos exigiendo libertad para los presos políticos y seguiremos exigiendo la democracia y la libertad de este país”, dijo Byron Estrada, estudiante de quinto años de odontología y dirigente del Movimiento Estudiantil 19 de abril en León.

Los manifestantes se disfrazaron como Rosario Murillo, la estrafalaria primera dama. LA PRENSA/ EDDY LÓPEZ

Repudian despidos arbitrarios

Javier Pastora, jefe del departamento de cirugía del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), quien  fue despedido este viernes y que tiene más de 30 años de laborar en el sistema de salud, denunció los atropellos que ha venido cometiendo el Gobierno contra el pueblo.

Le puede interesar: Más de 40 médicos en el hospital de León atendieron a universitarios

“El punto de fracción para poder mejorar esta situación, es el adelantar las elecciones en Nicaragua y que el pueblo pueda votar con libertad total, dejar la violencia y que nos reconciliemos como hermanos”, expresó Pastora.

Puede leer: Obispos evitan por “seguridad” asistir a la marcha y el acto ciudadano en su apoyo

La enfermera Ana Hernández, que desde 1977 se unió a las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), también fue despedida sin justificación del Heodra y, mientras pasaba por el edificio hospitalario, gritó la directora del hospital que era «asesina» y «genocida».