Zona de Strikes: Llegó la hora de renovar la Selección de Beisbol

Barranquilla, Colombia, podría ser la última parada para varios intengrantes de la Selección de Beisbol, a quienes los ha alcanzado el tiempo

Edgard Rodríguez C.

Barranquilla, Colombia, es probablemente la última parada para un buen grupo de jugadores de la Selección de Beisbol, que pide a gritos una renovación de su personal.

Separar gente siempre es una decisión difícil. Se trata de apartar a jugadores que han sido claves en triunfos recientes, pero que ahora los ha alcanzado el tiempo.

Y a la par, hay una serie de jóvenes que reclaman un lugar, forzando un relevo que ocurre de modo natural en todos los ámbitos de la vida y desde luego en el deporte.

Jugadores como Vicente López, Calixto Vargas, Julio Juárez o Ernesto López, nos daba la impresión que serían para siempre, pero también llegó la época del cambio.

Lo mismo nos sucedió en los años siguientes con Julio Moya, Ariel Delgado, Julio Medina, Nemesio Porras o Henry Roa, a quienes también se les tuvo que decir adiós.

Y ahora, de nuevo las autoridades del beisbol van a tener que hacer las evaluaciones del caso y renovar un equipo que también necesita variantes en su dirección.

Un cambio que el equipo necesita y que por fortuna ya se dio en el beisbol menor, es en la mentalidad de los jugadores. Se respeta tanto a los rivales, que al final se les teme.

Por ejemplo, este Cuba en Barranquilla, no es flojo, pero tampoco es un trabuco, y sin embargo, el equipo nuestro se las arregló para perder y lo consiguió penosamente (11-3).

Los niños juegan nueve contra nueve sin importar la nacionalidad del rival. A los mayores se les enseñó a temerle a Cuba y a ver con excesivo respeto a otros oponentes.

Pero ahí está una camada de chavalos deseosos de probar que pueden y que como Javier Robles y Norlando Valle en su momento, solo necesitan la oportunidad y la merecen.

Lejos de situar contra la pared al equipo, lo que hay que hacer es evaluar y tomar las decisiones que permitan más oportunidades de ganar en el futuro cercano.

Hasta ahora, el camino en Barranquilla, ha tenido más espinas que rosas.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdRod16