Oscar Arias, la CPI y Nicaragua

Lo primero que hay que decir al respecto es que Nicaragua no ha suscrito el Estatuto de Roma, instrumento internacional que crea a la CPI

Oscar Arias Sánchez, expresidente de Costa Rica, premio Nobel de la Paz y el político centroamericano más influyente de las últimas cuatro décadas, declaró recientemente que el caso de Nicaragua debía ser llevado a la Corte Penal Internacional (CPI) e hizo el llamado al actual presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, a realizar gestiones ante la ONU a tal efecto. Pero ¿es posible ver a Daniel Ortega acusado por crímenes de lesa humanidad (CLH) ante la CPI?

Lo primero que hay que decir al respecto es que Nicaragua no ha suscrito el Estatuto de Roma, instrumento internacional que crea a la CPI y su competencia respecto de los CLH. Ciertamente, aunque Nicaragua tuviera en este momento ratificado el instrumento sería ineficaz, porque sin duda esta instancia no contaría con la cooperación de Nicaragua para investigar, Ortega destruyó las instituciones del país, convirtiéndonos en un Estado fallido.

Aunque Nicaragua no haya reconocido la competencia de la CPI, existen dos posibilidades más para que esta instancia procese a Ortega. La primera es que tras la salida de Ortega, se ratifique el Estatuto de Roma y se consienta de forma expresa la competencia de la CPI para lo ocurrido de conformidad al artículo 12.3 de dicho cuerpo normativo, sería una situación análoga a la ocurrida en el caso Genie Lacayo vs. Nicaragua en el cual el reconocimiento de la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos fue posterior al hecho.

La segunda opción es mediante resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, de acuerdo con el artículo 13 b) del Estatuto de Roma y el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, como ocurrió en el 2005 con la resolución 1593 respecto de la situación en Darfur, en Sudán, lugar donde Omar Hasan al-Bashir ha cometido CLH y crímenes de guerra, pero la resolución ha sido ineficaz.

Las declaraciones de Oscar Arias encierran un profundo contenido político, en realidad no sugiere que la CPI dé inicio a un proceso con posibilidad de fracaso, en realidad su llamado es a que se activen los mecanismos de Naciones Unidas respecto de la amenaza a la paz y seguridad internacional, es decir, que por razones humanitarias intervenga el Consejo de Seguridad como único mecanismo internacional que frene la masacre que está siendo víctima el pueblo de Nicaragua.

La condena por los CLH del régimen y la demanda de democratización gana terreno en la comunidad internacional, eso es importante, pero más importante es documentar lo que está ocurriendo e incidir en el sistema de Naciones Unidas para restituir la democracia y garantizar la justicia por las graves violaciones a los derechos humanos.

El autor es maestro en Derechos Humanos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: