Tomatierras gozan de agua y luz, mientras otros sectores siguen sin cobertura

Los tomatierras ubicados en el sector de la carretera suburbana cuentan con agua y luz eléctrica, pese a estar asentados en propiedad privada.

Los tomatierras no solo han delimitado el terreno de la propiedad en la que se asentaron, donde también construyeron pequeñas champas, en algunos casos, también cuentan con servicios de luz y agua, este último encauzado por finas tuberías que terminan en llaves instaladas en las casas.

En el sector de la carretera Suburbana, cerca del cementerio comunitario, en varios lotes de los tomatierras se observa la instalación de grifos de agua o tuberías. En el lugar, muchas de las familias lavan ropa y hasta utilizan mangueras para regar los patios.

Uno de los requisitos para que la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) inicie un proceso para suministro de agua potable es la fotocopia de la escritura de la propiedad.

En el caso de los tomatierras se desconoce si estos están conectados de forma ilegal o han contado con la venia de la institución del Estado encargada de la gestión del recurso hídrico.

Asimismo, en redes sociales circula una carta de solicitud enviada por la Fundación de Combatientes de Nicaragua (Fudecon), hacia el presidente ejecutivo de Enacal, Ervin Barreda, para que legalice el servicio de agua potable a la comunidad ubicada en los Altos de Veracruz, frente al Country Club, donde habitan unas dos mil familias; datos que corresponden con terrenos que han sido invadidos por tomatierras.

En el mismo documento, Fudecon expone que para garantizar temporalmente el servicio de agua, les apoyen por medio de pipas.

Además del agua, los tomatierras también cuentan con luz eléctrica y han dispuesto pequeños postes en cada lote con ese fin.

Los tomatierras en el sector de la Carretera Suburbana, tienen agua hasta para regar los patios.
LAPRENSA/URIEL MOLINA

De acuerdo con Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor, la situación de los tomatierras podría generar varios precedentes en los consumidores, siendo uno de estos la tendencia de no pagar el agua potable y conectarse a una red de distribución, lo cual no es adecuado, porque fomenta la ilegalidad.

Otro precedente negativo, expone López, es que en dependencia de cuánto tiempo permanecerán los precaristas en los terrenos, podría encarecer la tarifa de agua potable. Un tercer elemento es que en la época de mayor dificultad de cobertura de las redes de distribución, pueda haber desabastecimiento de agua potable en algún sector.

Finalmente, un hecho que sería “lo más grave”, para López, es que Enacal, a sabiendas de que no se han mostrado los títulos de propiedad legalizados, y por una decisión política instalan el agua potable de forma legalizada a los tomatierras “(…) Enacal estaría cometiendo un error administrativo grave”, indicó el experto.

Varios especialistas han señalado sobre la necesidad de aprender a gestionar el recurso hídrico, tomando en cuenta escenarios pesimistas referidos a la disminución de lluvias.

Lea también: Ingobernabilidad y omisión de la Policía propician tomas de tierra en Nicaragua 

Enacal calla sobre invasores

Recientemente Enacal informó a medios afines al partido de Gobierno que se invertirían dos mil setecientos sesenta y dos millones de córdobas en diferentes proyectos de agua y saneamiento, para beneficiar a unas noventa mil familias de diferentes departamentos del país.

El presidente ejecutivo de Enacal, Ervin Barreda, destacó el aporte de organismos internacionales para esos proyectos, pero no dijo nada sobre cómo los tomatierras pueden tener acceso al agua potable, sin contar con un terreno debidamente legalizado.

Incluso, si los invasores se hubiesen conectado a las tuberías de agua potable de forma ilegal, tampoco esto fue notificado por Barreda.

Además de dicha situación, provocada por el Gobierno, como parte de la crisis sociopolítica que vive el país, Enacal también tiene pendiente presentar el Plan Nacional de Recursos Hídricos, donde se indicaría el estado del agua en el país y el panorama del recursos en diez años.

Lea además: Los enviados de Ortega se toman casi ilegalmente casi 30 fincas de productores de Upanic