UCA suspenderá contratos laborales en agosto debido a recorte de fondos por el gobierno

"El CNU nos ha informado que esto último se debe a problemas de liquidez del Ministerio de Hacienda y Crédito Público", indica un comunicado emitido por la universidad.

La Universidad Centroamericana (UCA) ha sido blanco de ataque de las fuerzas paramilitares en Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO

Aduciendo problemas de liquidez, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público mantiene retenido la entrega del aporte correspondiente al 6 por ciento constitucional a la Universidad Centroamericana (UCA), situación que provocó que esta alma mater suspendiera temporalmente los contratos laborales de una gran parte de sus trabajadores y las actividades que estaban desarrollándose.

La UCA es uno de los bastiones de lucha cívica en Nicaragua, desde que estalló la crisis el 18 de abril.

Lea también: CIDH ordena proteger a rector de la UCA 

A través de un comunicado, dicha universidad explicó que la suspensión de contrato de su personal en agosto se tomó como medida de austeridad ante la reducción de ingresos, mientras se supera la crisis sociopolítica.

Además de tener dificultades en la captación de ingresos propios, la UCA informó que Hacienda mantiene retrasada la transferencia de fondos provenientes del 6 por ciento constitucional. “El CNU (Consejo Nacional de Universidades) nos ha informado que esto último se debe a problemas de liquidez del Ministerio de Hacienda y Crédito Público”, indica el documento.

Lea además: UCA denuncia ataque de «fuerzas parapolicias» a su institución 

El CNU es controlado por la rectora Ramona Rodríguez Pérez, rectora de la UNAN-Managua y leal a Daniel Ortega y Rosario Murillo.

La UCA expone en su comunicado que se ha visto obligada a suspender todos sus programas académicos y una gran parte de los servicios que brindan al público, pese a que estos representan una fuente importante de sus ingresos.

A la UNA le recortaron, pero no le retienen

Y mientras a la UCA el Gobierno le retrasa la transferencia, a la Universidad Nacional Agraria (UNA) le recortó su asignación.

La UNA, donde hubo represión hacia los universitarios en el segundo día de las protestas en contra de la fallida reforma a la seguridad social, en una nota de prensa publicada en su sitio web, informó que debido a la crisis las universidades han reducido su presupuesto estatal en un aproximado de seis mil millones de córdobas, y en el caso específico de esta universidad, el recorte fue de 32 millones de córdobas por los próximos cinco meses.

Además: Testimonio de una policía sobre la masacre estudiantil

Por tal razón, informó que estaban ajustando su plan operativo anual, tomando en consideración los nuevos escenarios del país.

Según el Presupuesto General de la República, para este año se tenía previsto en transferencia 5,227 millones de córdobas. Cada año las universidades públicas reciben el 6 por ciento de los ingresos totales contemplados en el Presupuesto General.

UCA fue asediada

El papel de la UCA en las protestas ciudadanas ha sido decisivo, tomando en consideración el respaldo que ha brindado a sus estudiantes, quienes fueron los primeros en salir a las calles para demandar respuestas por el incendio en la Reserva Biológica Indio Maíz, y más tarde, por las derogadas reformas a la seguridad social.

Le puede interesar: CIDH ordena proteger a rector de la Universidad Centroamericana

La noche de 18 de abril, la UCA fue asediada por turbas sandinistas, que agredieron a los universitarios que protestaban afuera de su campus. Posteriormente, empezaron una lluvia de piedras en contra de la recién inaugurada fachada de la universidad, mientras los estudiantes se resguardaban en el interior.

La institución jesuita tampoco dudó en abrir sus puertas a miles de nicaragüenses que huían de la masacre ordenada por el Gobierno en la marcha del 30 de mayo. Y unas tres mil personas se refugiaron allí.

En el diálogo

El rector de la Universidad Centroamericana, padre jesuita José Idiáquez, es uno de los integrantes en la Mesa del Diálogo por parte de la sociedad civil y actualmente cuenta con medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El padre Idiáquez también ha sido amenazado de muerte por su participación en el diálogo, denunció en junio, mediante una carta el padre provincial de los jesuitas en Centroamérica, Rolando Alvarado. El responsable “de cualquier agresión o atentado que pudiera sufrir el padre José Alberto Idiáquez” es el Gobierno de Nicaragua, denunció.