Nicaragua rechaza comisión especial de la OEA para mediar en la crisis

Estados Unidos, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú, México y Canadá presentaron el lunes un proyecto de declaración que contempla la creación de dicha comisión especial

Daniel Ortega, Nicaragua, crisis en Nicaragua

De acuerdo al designado, si los empresarios quieren formar un partido político deben esperarse a 2021 para las elecciones presidenciales. LA PRENSA/ARCHIVO

La propuesta que impulsan ocho países para que el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) apruebe la creación de una comisión especial que dé seguimiento a la crisis sociopolítica en Nicaragua, que a la fecha deja un saldo de más de 400 muertos, fue rechazada por el gobierno de Daniel Ortega mediante una nota de protesta enviada al organismo. Además tildó de un acto de “injerencia” dicha iniciativa.

Estados Unidos, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú, México y Canadá presentaron el lunes un proyecto de declaración que contempla la creación de dicha comisión especial, para que sea discutido en una sesión extraordinaria por el Consejo Permanente de la OEA esta semana, según confirmó el Ejecutivo nicaragüense en la nota de protesta enviada a la organización.

Lea además: Daniel Ortega dice que el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, “miente todos los días”

El fin de semana, fuentes de la OEA dijeron a la agencia EFE que en el seno de este organismo se estaban analizando dos escenarios para Nicaragua: crear una comisión especial que supervise la situación en Nicaragua o bien congelar los préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), uno de los principales prestatarios para el gobierno de Ortega.

“El Gobierno de Nicaragua no acepta la conformación de ninguna comisión especial del Consejo Permanente de la OEA para tratar sus asuntos internos y desconoce todas las reuniones” del Consejo “que se realicen sin la anuencia de nuestro gobierno”, expresó en tono confrontativo el Ejecutivo.

Lea también: Daniel Ortega dice que tiene pruebas de que EE.UU. está financiando la violencia en Nicaragua

El grupo de países habría obtenido los 18 votos necesarios para aprobar dicha resolución en una sesión extraordinaria prevista para esta semana. Sería la cuarta ocasión, en dos meses, que la OEA discute las graves violaciones de derechos humanos que sufre la población nicaragüense por la represión de paramilitares y la Policía Nacional.

El pasado 18 de julio, 21 de 35 Estados miembros del Consejo Permanente de la OEA aprobaron una declaración de condena por la represión a la población civil y demandaron al Gobierno cesar la violencia, desmantelar a los paramilitares, retomar el diálogo y aceptar el calendario electoral propuesto por esa organización, donde se plantea el adelanto de las elecciones entre marzo y agosto del 2019.

Puede leer más en: ONU evalúa ser mediadora en crisis sociopolítica de Nicaragua

Ortega ha ignorado esa resolución ya que los paramilitares siguen imponiendo el terror, a través de asesinatos y secuestros contra civiles que han participado en las múltiples protestas, judicializados con el delito de terrorismo.

La lectura de los exdiplomáticos José Luis Velásquez y José Pallais del hecho que la OEA intervenga para lograr una solución pacífica a la crisis en Nicaragua, significa que la comunidad internacional está consciente de que la violación a los derechos humanos se agrava.

Pallais, ex vicecanciller y político opositor, explicó que dicha comisión que propone la OEA la integrarían representantes de los diferentes países y su objetivo sería que Ortega retome de buena fe el Diálogo Nacional, “pero con la presión de que si se sigue negando a la salida electoral, se le puede cortar el acceso al financiamiento de los organismos multilaterales”.

Le puede interesar: Gobierno de Daniel Ortega acusa a políticos de oposición como “terroristas”

Pallais explicó que si bien el BID es independiente de la OEA, la posición de la mayoría de países que condenan la represión de Ortega se podría trasladar en el director del Banco y bloquearle los fondos a Nicaragua.

Velásquez, exrepresentante de Nicaragua en la OEA, dice que “dentro de la gama de sanciones están abiertas todas las posibilidades”, por lo que el consejo permanente “tiene muy en serio” presionar a través de los organismos internacionales “para que frenen los recursos económicos” a Ortega.

Lea también: EE.UU. exige elecciones justas, libres y transparentes para restaurar la democracia en Nicaragua

“Cortar la colaboración militar y todas las medidas de presión son viables en este momento, siendo el fin el aislamiento diplomático donde te convierte en paria internacional”, dijo Velásquez.

Fuente clave

El BID es uno de los principales cooperantes del Gobierno de Nicaragua, por lo que la restricción a esos recursos supondría un fuerte golpe. En la estrategia 2013-2017, acordada entre el Gobierno y el BID, se comprometieron unos 856 millones de dólares para el financiamiento de proyectos de energía, infraestructura, salud, atención a la primera infancia, vivienda, agua y saneamiento y cadenas de valor.

También puede leer: Familia Ortega Murillo tiene una década con exorbitantes ganancias en los combustibles

El Gobierno ha estado negociando con el BID la estrategia país de los próximos cinco años.

Convocar Carta Democrática

El exembajador José Luis Velásquez explicó que si el gobierno de Daniel Ortega sigue violentando los derechos humanos se consideraría una ruptura del orden democrático y una tercera opción es convocar la Carta Democrática Interamericana, que contempla la suspensión de Nicaragua del organismo.

ONU estudia mediación

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) está discutiendo la posibilidad de asumir algún tipo de papel en los esfuerzos para mediar y poner fin a la crisis que se vive en Nicaragua, aseguró este lunes el portavoz Farhan Haq.

Según explicó el lunes a los periodistas, la Secretaría General de Naciones Unidas está manteniendo conversaciones con ese fin, incluidos contactos con la representación de Nicaragua ante la organización. El portavoz explicó que, mientras esas conversaciones no se completen, no puede dar detalles sobre qué tipo de papel podría asumir la ONU.

El pasado 19 de julio, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, recibió al canciller nicaragüense Denis Moncada, para analizar la crisis que vive el país. Hasta ahora, Guterres ha centrado sus mensajes en denunciar la violencia y respaldar la mediación de los obispos de la Iglesia católica nicaragüense en el Diálogo Nacional para

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: