Fiscalía acusa por homicidio el asesinato de estudiante brasileña en Nicaragua

Sorprendentemente, la Fiscalía acusó al exmilitar de homicidio y y portación ilegal de arma de fuego, a pesar que los hechos cumplen con las características de un asesinato, explicaron abogados penalistas.

El cadáver de la estudiante brasileña será repatriado en los próximos días. LA PRENSA/ TOMADA DE FACEBOOK

El Ministerio Público presentó acusación contra el paramilitar Pierson Gutiérrez Solís, de 42 años, por el asesinato de la brasileña Rayneia Gabrelle Da Costa Lima Rocha, estudiante de sexto año de medicina en la Universidad Americana (UAM) y quien realizaba su residencia en el hospital Carlos Roberto Huembes, de la Policía del régimen.

Sorprendentemente, la Fiscalía acusó al exmilitar de homicidio y y portación ilegal de arma de fuego, a pesar que los hechos cumplen con las características de un asesinato, explicaron abogados penalistas.

“Hay premeditación, puesto que el acusado ya estaba en lugar al acecho esperando que pasara la víctima, era casi la medianoche, el lugar estaba oscuro y solitario”, dijo el abogado penalista Nelson Cortez.

El exfiscal Róger Alvarado, también coincide con que la Fiscalía hizo una mala tificación de los hechos, puesto que considera hubo alevosía porque el procesado sabía que la víctima no iba acompañada, ni portaba algún tipo de arma con que pudiera repeler el ataque.

Puede leer: Brasil exige que se esclarezca el crimen de la estudiante brasileña asesinada en Managua

También está presente la saña porque disparó a ráfaga, asegurándose que la víctima no sobreviviera, coincidieron los abogados.

«Se ve que hay trato preferencial, porque todos los ciudadanos manifestantes contra el régimen de Ortega los han acusado de asesinato, sin pruebas, y este caso es evidente y lo ven como homicidio, porque la pena es menor», dijo Cortez.

La pena por homicidio es de 10 a 15 años de cárcel, mientras la pena por el asesinato es de 20 a 30 años de cárcel, según el Código Penal de Nicaragua.

En día feriado y a puertas cerradas

La causa está radicada en el Juzgados Séptimo Distrito Penal de Juicio de Managua, ante el titular Abelardo Alvir, quien estuvo de turno este 1 de agosto, día en que se presentó la acusación.

La audiencia se celebró de forma privada a eso de las 2:30 de la tarde de ese día feriado para los Managua, cuando ya no había tanto personal ni usuarios en el Complejo Judicial.

Lea además: Crimen de Raynéia Lima tensa más relación entre Brasil y Nicaragua

La joven de 31 años falleció de hemorragia masiva interna después de recibir dos impactos de balas en el tórax y abdomen, cuando circulaba en su vehículo por el sector del Colegio Americano rumbo hacia su casa en Lomas de Monserrat, la noche del lunes 23 de julio.

Su novio, cuya identidad es un misterio, quien presuntamente viajaba en otro carro detrás de ella, la trasladó a un hospital capitalino donde falleció durante una intervención quirúrgica.

Según el rector de la UAM, Ernesto Medina, la joven fue víctima de los paramilitares que estaban en el reparto Lomas de Montserrat donde ocurrió el crimen.

Estos hombres civiles que portan armas de alto calibre, (organizados y dirigidos al gobierno de Daniel Ortega) dispararon en ráfagas contra el carro, según testigos que escucharon los disparos a la hora del percance.

Doble versión de la policía

Inicialmente, el martes 24 de julio, la Policía informó que el autor del crimen era un vigilante de seguridad privada, pero en su reporte no explicó cómo un guarda portaba un fusil de asalto automático en versión carabina fabricado por la empresa Colt de Estados Unidos.

Tres días después, el viernes 27 de julio, la misma institución dijo que el responsable era el exmilitar Pierson Gutiérrez, ahora procesado y que el arma que usó para asesinar a la estudiante brasileña fue una carabina M4, un fusil de asalto, que le ocuparon.

Lea también: Informes oficiales dejan muchas interrogantes sobre el crimen de estudiante brasileña

Los paramilitares permanecían en el lugar, después del ataque feroz que realizaron a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), el 13 de julio, en contra del régimen de Daniel Ortega.

Ese día fue evidente que estos encapuchados dispararon armas de guerra de grueso calibre. Después del asesinato de la joven extranjera desaparecieron del lugar.

¿Quién es Pierson Gutiérrez?

Pierson Gutiérrez vivió en el residencial Altos de Motastepe hasta 2013. Ahí sus vecino lo describieron como un tipo “tranquilo, sociable” y le conocían porque montó un proyecto para instalar una escuela de Tae Kwon Do.

Puede interesarle: Nicaragüenses en Brasil denuncian “escalada represiva” de Daniel Ortega

Según tres fuentes consultadas, que lo conocieron y trataron, Pierson Gutiérrez trabajó recientemente en la estatal de Petróleos de Nicaragua (Petronic). Datos obtenidos por LA PRENSA muestran que el sospechoso laboró hasta abril 2018 en esa entidad.

Petronic fue dirigida desde 2007 hasta este mes por Francisco López, tesorero del presidente Daniel Ortega, y uno de los más prominentes vecinos del reparto Lomas de Monserrat, adonde ocurrió el crimen sobre el que las autoridades son reservadas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: