No hay contacto entre los obispos y el Gobierno para reanudar Diálogo Nacional

Cardenal dice que aún es posible solución pacífica a la crisis en Nicaragua

Diálogo Nacional, obispos católicos, CEN, Daniel Ortega, crisis sociopolítica, represión

Daniel Ortega, presidente designado, intentó desacreditar el papel mediador de los obispos católicos para instalar un nuevo diálogo con un grupo más fiel a sus intereses. LA PRENSA/ ARCHIVO

Luego de 48 días de la última sesión del Diálogo Nacional, el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) que es mediadora y testigo en el mismo, afirmó que no existe comunicación con el gobierno de Daniel Ortega.

El canciller Denis Moncada es el contacto directo con el Ejecutivo y —según afirmó el cardenal Brenes— aún no han logrado conversar sobre cuándo será posible la reanudación de la mesa del diálogo entre el Gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, en la que se busca una salida pacífica a la crisis.

“No hemos tenido ningún contacto”, reiteró Brenes.

Lea además: OEA aprueba la creación de una comisión especial para mediar la crisis en Nicaragua

Desde el 18 de abril que iniciaron las protestas ciudadanas que exigen la renuncia de Ortega y de su esposa y vicepresidenta designada, Rosario Murillo, la represión deja entre 317 y 448 muertos, de acuerdo con organismos de derechos humanos internacionales y locales.

Pese a que la comunicación está suspendida con el Ejecutivo, el cardenal Brenes aseguró que los obispos continúan en la mejor disposición de seguir mediando y que esperan que, a pesar de las críticas, Ortega conserve el interés de mantener la vía pacífica para resolver la grave crisis.

La represión contra la población ha estado encabezada por paramilitares y la Policía Nacional. Las víctimas han sido los ciudadanos que se han manifestado en las protestas ciudadanas.

Lea también: Alianza Cívica insiste en adelantar comicios para solucionar crisis

“A nivel mundial está el apoyo al Diálogo y aquí a nivel nacional, la gente nos pide que no nos vayamos del diálogo, porque ellos miran que (la Iglesia) es la única institución creíble y la Conferencia Episcopal ha dispuesto que debemos seguir a pesar que no haya todo un ambiente (favorable) para este servicio, que no solo lo pide el presidente, sino que ahora lo pide la población”, sostuvo Brenes.

El papa Francisco, a través del secretario de Estado Pietro Parolin, exhortó a los obispos nicaragüenses a continuar en el Diálogo Nacional. Brenes tiene la expectativa de que la próxima semana se restablezca contacto con el canciller Moncada para reiniciar formalmente el diálogo.

Desde la última sesión, la represión se ha recrudecido. Ortega ordenó quitar, a punta de balas, los tranques y barricadas colocados por los ciudadanos para protegerse de los ataques paramilitares. También hay una criminalización de la protesta a través de la vía judicial.

Lea más en: Las versiones que ha dado Daniel Ortega sobre los paramilitares en Nicaragua

Para Carlos Tünnermann Bernheim, de la Alianza Cívica, lo que pasa es que Ortega no reconoce que la crisis “se profundiza”.

“Normalidad”, dice Murillo

Rosario Murillo, vicepresidenta designada, mantuvo su discurso de que Nicaragua ha retornado “a la normalidad”, lo cual, para ella, eso “le molesta a algunos”.

En su intervención en los medios oficialistas, Murillo dijo el jueves que la actividad productiva, comercial y turística “que fueron interrumpidas por los tranques de la muerte”, se ha restablecido.

“Creo yo eso representa la normalidad (pero) para quienes tienen el alma intoxicada, por eso acechan y por eso pretenden seguir rompiendo la paz”, agregó Murillo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: