Nicaragua, noticia de un secuestro

Nicaragua, noticia de un secuestro

El secuestro de Nicaragua empezó por todas las instituciones del Estado: sistema judicial y electoral, sector académico y empresarial

He tenido la oportunidad de conocer a algunos, por motivos de trabajo, y admiro su discreción y la secreta heroicidad con la que actúan. Son hombres y mujeres que negocian en secuestros. Es un arte verdadero donde juega tanto el factor humano como la astucia.

Y en estos días recordé el consejo de uno de ellos. “Lo ideal en un secuestro es que se tenga claro una condición: que el que negocie por las víctimas no sea parte interesada (amigo, compañero, familiar); y un objetivo: que las víctimas (todas ellas) salgan con vida”.

A estas alturas, el Diálogo Nacional en Nicaragua parece, más que un diálogo, la negociación con un secuestrador.

Que el que negocie en nombre de las víctimas no sea parte interesada evita las sospechas y suspicacias del secuestrador y sobre todo la posibilidad de que este juegue a placer con las víctimas. La mediación externa permite sostener un diálogo con frialdad frente a un secuestrador que carece de conciencia de culpa.

El secuestrador juega siempre la carta de la violencia. Su poder reside en las armas. Pero no olvidemos algo. Las víctimas del secuestro representan aquello que él necesita o desea. La mayoría de las veces es dinero, pero otras es la posibilidad de una escapatoria, o simplemente el reconocimiento, la necesidad patológica de visibilizarse, quizá por una inclinación mesiánica. El secuestrador necesita a la mayoría de sus víctimas vivas. Que estas mueran es su fracaso y su final.

El secuestro de Nicaragua empezó por todas las instituciones del Estado: sistema judicial y electoral, sector académico y empresarial, asamblea, fuerzas armadas, policía, redes comunitarias, medios de comunicación, propiedades privadas y públicas y partidos políticos. La casa de gobierno pasó a ser la casa del partido, y esta ya era la casa de la familia Ortega-Murillo.

El secuestrador es un gobierno dictatorial (Ortega reconoció que no le molesta que le llamen dictador) que ha sacado su artillería policial y parapolicial para retener contra su voluntad a gran parte de un pueblo al que impide manifestarse o apoyar ideas opuestas. El secuestrador apunta a su pueblo con armas de fuego, muchas de gran precisión, y amenaza con la cárcel o la pérdida de empleos a través de una red de colaboradores e informantes.

Cuando dispara y mata a algunos rehenes, dice que “se estaba abusando de su paciencia”. Son las palabras típicas de un secuestrador.

Sin embargo, el diálogo es la única interlocución posible con él. Y Ortega ahora quiere secuestrar hasta el mismo diálogo, hablando solo con los grupos del pacto que están en su Asamblea. Y quiere además que su diálogo lo bendigan, no ya los obispos, sino una posible observación internacional de la ONU para así darle validez a los acuerdos que se lleguen.

Puede que no sea aplicable a este contexto, pero vale la pena no olvidar el consejo de aquel mediador: que el que negocia no sea parte interesada, y que las víctimas (Nicaragua y la esperanza de libertad y democracia) sobrevivan.

El secuestrador sabe que solo tiene dos posibilidades: escaparse con el rescate, o morir en el intento. Desde el momento que eligió la violencia, ya no tiene vuelta atrás. Pero, quizá sin saberlo, necesita a sus víctimas por encima de todo.

Una buena noticia. En la mayoría de los secuestros, los rehenes salen con vida. Los secuestradores no acaban bien. Muchos de los suyos les abandonan. Y apenas se sabe nada de los mediadores a quienes, en parte, se les debe la vida.

Y está bien que así sea. Saldremos de esta.

El autor es periodista.

sanchomas@yahoo.com@sancho_mas

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.


Recientes
20/01/2019 12:00 AM

Estas son algunas mentiras en la historia que hemos creído como verdaderas

La Prensa Domingo
Estas son algunas mentiras en la historia que hemos creído como verdaderas

Elvis Presley, la Gran Muralla China, Van Gongh y Walt Disney están en esta lista.Lea que nos dijeron sobre ellos y cuál es la verdad..

20/01/2019 12:00 AM

El Azote 20-1-2019

Caricaturas
El Azote 20-1-2019

El Azote, publicación semanal del diario LA PRENSA correspondiente a la edición del domingo 20 de enero de 2019..

20/01/2019 12:00 AM

Tome en cuenta estos aspectos a la hora de comprar zapatos para correr

La Prensa Domingo
Tome en cuenta estos aspectos a la hora de comprar zapatos para correr

Usar los zapatos inadecuados es un motivo muy común de dolor de pies y articulaciones.Siempre se recomienda que pruebe varios modelos de zapatos..

20/01/2019 12:00 AM

Foto del lector | El Puente de Carlos de Praga, República Checa

La Prensa Domingo
Foto del lector | El Puente de Carlos de Praga, República Checa

La foto del lector de esta semana es de Elvin Rodríguez Fabilena. Envianos tu mejores imágenes al correo electrónico: domingo@laprensa.com.ni..

20/01/2019 12:00 AM

Portada impresa 20-01-2019

Portada Impresa
Portada impresa 20-01-2019

..

20/01/2019 12:00 AM

Gonzalo Carrión: “Nunca había llorado tanto como en estos nueve meses”

La Prensa Domingo
Gonzalo Carrión: “Nunca había llorado tanto como en estos nueve meses”

Gonzalo Carrión, director jurídico del Cenidh, habla después del despojo a la organización, los señalamientos en su contra y de cómo pasó a sentirse una víctima más de la dictadura ..

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}


x