Ministerio de Salud sigue en su cacería contra los médicos nicaragüenses

En Managua se denuncia que 55 trabajadores han sido despedidos en centros de salud, hospitales públicos y centros del Seguro Social

«Somos médicos y sufrimos de persecución por atender a nuestro pueblo que sufre la represión». Es la denuncia que hacen los médicos. LA PRENSA/Roberto fonseca 

Los despidos en el Sistema de Salud de Nicaragua siguen aumentando: solo en Managua se denuncia que 55 trabajadores han sido despedidos en centros de salud, hospitales públicos y centros del Seguro Social. La nueva modalidad que utilizan las autoridades sanitarias para los despidos es hacer llegar las cartas de dos en dos y con “causas inventadas” para justificar la barrida.

Según miembros de la Asociación Médica Nicaragüense (AMN), en los últimos días el Ministerio de Salud (Minsa) despidió a 25 trabajadores en los centros de salud de la capital: un especialista en Urología del Hospital Antonio Lenín Fonseca, una especialista en Oncología del Hospital Bertha Calderón y otra especialista fue bajada de rango en ese mismo hospital. Además 28 doctores fueron echados de la red de Servicios Médicos Especializados SA (Sermesa), propiedad del Seguro Social.

A nivel nacional la AMN estima que 135 trabajadores de la Salud han sido corridos de sus cargos, dato que fue respaldado ayer por una investigación realizada por Human Rights Watch. El organismo internacional denunció que los despidos en el Sistema de Salud son “arbitrarios”, ya que surgen “aparentemente en represalia por participar en protestas contra el Gobierno”.

Le puede interesar: Médicos exigen que los reintegren a los hospitales públicos de Nicaragua

Human Rights Watch entrevistó por teléfono a 15 trabajadores de la Salud despedidos de hospitales o centros médicos en las ciudades de Santa Teresa, Diriamba, Jinotepe, San Marcos y León, y analizó las cartas de despido que recibieron 10 de ellos. Nueve de las cartas tienen una redacción idéntica, a pesar de que fueron emitidas por las autoridades de distintos hospitales, y no indican la causa del despido.

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, señaló: “Después de reprimir brutalmente las manifestaciones en todo el país, el gobierno de (Daniel) Ortega está dirigiendo sus represalias contra todos aquellos que se atrevieron a cuestionar su poder. El despido de médicos es otra prueba de que al gobierno de Ortega le interesa más asegurarse un poder absoluto que garantizar los derechos básicos de los nicaragüenses”.

Nuevas cartas ya tienen causas de despido

Ante el escándalo que generó la barrida en el hospital de León y el reclamo de los galenos de que se les estaba echando sin causa alguna, las nuevas cartas que está entregando el Minsa ya incluyen causales de despido, pero, según los afectados, estas causas son insostenibles.

Lea además: Doctora denuncia acoso laboral por participar en protestas antigubernamentales en Juigalpa, Chontales

“Por este medio me refiero a los resultados de la Auditoría de Calidad de la Atención Médica realizada al expediente clínico del paciente de iniciales W.H.W., en la que se refleja un manejo clínico inadecuado de su parte en diferentes aspectos… siendo esta una falta muy grave, por tal razón, procedo a cancelar su contrato de trabajo”, dice la carta de despido del urólogo José Luis Borgen, quien laboraba en el Hospital Antonio Lenín Fonseca.

Para el doctor Borgen, la causa por la que lo despidieron es completamente ficticia, pues él desconoce el nombre del paciente afectado, tampoco le entregaron una copia de la supuesta auditoría realizada para analizar el caso y no se le hicieron llamados previos.

“La causa real de los despidos es la situación política… aquí disentir y dar una opinión en contra del Gobierno, sobre todo de la matanza de los estudiantes, ha hecho que se tomen represalias con grupos de médicos que ya tienen identificados porque participan en las marchas, han estado en la atención en los heridos durante las protestas y los que han hecho comentarios en las redes sociales”, expresó Borgen.

Lea también: Médicos del mundo condenan el colapso del Sistema de Salud en Nicaragua

“Cuando se dieron los primeros 135 despidos las cartas no llevaban especificada causal, de tal manera que se ve la ilegalidad; entonces, ahora la nueva modalidad es inventar auditorías médicas y procurar encontrar alguna queja de algún paciente —que puede ser real o falsa— y de esa manera hacer los despidos”, agregó el galeno.

Escoltado a la salida

Cuando el urólogo José Luis Borgen fue despedido del Hospital Antonio Lenín Fonseca el director de ese centro envió al administrador, un fiscal y un guarda de seguridad, quienes lo escoltaron hasta la salida.

“Querían impedir que yo me comunicara con otro trabajador, entonces lo que yo hice fue ejercer mi derecho a la protesta con sus mismos métodos, es decir, aún sabiendo que el sindicato blanco de Fetsalud avala estos despidos, fui a poner mi queja al sindicato y en ese momento llegaron a buscarme y me dijeron ‘mire, por orden del director tenemos que asegurarnos de que usted se vaya del hospital’”, relató el médico.

Más en: Las denuncias de los nicaragüenses demuestran la deshumanización del Sistema de Salud en el país, según especialista

El galeno además puso su denuncia ante la Comisión Permanente de los Derechos Humanos y exige ser reintegrado a su puesto de trabajo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: