Tratado de París lejos de cumplirse

En París, muchos gobiernos hicieron promesas que no han cumplido porque se están dando cuenta de que esto tiene un costo. De hecho, la investigación realizada el año pasado en Nature reveló que “ningún gran país industrializado avanzado está en camino de cumplir sus promesas”.

El lenguaje político sobre el cambio climático a menudo equivale a palabras vacías: grandes promesas que no se van a cumplir, y una retórica ambiciosa que resulta imposible de lograr.

Esto comienza con el Tratado mismo, que promete mantener el aumento de la temperatura del Planeta en 2ºC. El organismo de Naciones Unidas que supervisa el Tratado de París, estima que, incluso si cada uno de los países de la Tierra (incluyendo los EE.UU.) cumpliera todas las promesas nacionales para el año 2030, el recorte total de gases de efecto invernadero equivaldría a solo 60,000 millones de toneladas de CO, lo que representa el 1 por ciento de lo que se necesita para alcanzar el objetivo de 2°C.

En París, muchos gobiernos hicieron promesas que no han cumplido porque se están dando cuenta de que esto tiene un costo. De hecho, la investigación realizada el año pasado en Nature reveló que “ningún gran país industrializado avanzado está en camino de cumplir sus promesas”. Mientras tanto, las naciones más pobres mantienen su objetivo solo porque prometieron muy poco.

Teniendo en cuenta el costo total para la economía, la factura de la UE para recortar el 20 por ciento para 2020 asciende a unos 209,000 millones de euros (245,000 millones de dólares) anuales. Su política mucho más ambiciosa de reducir las emisiones en un 40 por ciento para 2030 costará probablemente 574,000 millones de euros (674,000 millones de dólares) al año.

Solo este año se gastarán más de 100,000 millones de dólares en subsidios para la energía solar y eólica, pero esta tecnología cubrirá menos del uno por ciento de las necesidades energéticas del planeta.

El Tratado de París no es la respuesta correcta, pero se necesita una solución que no pasa por abandonar el Tratado como hizo EE.UU., sino en oportunidades como la propuesta por el filántropo Bill Gates quien anunció la creación de un fondo de innovación en energía verde respaldado por particulares y por alrededor de 20 gobiernos, que duplicará la I+D mundial en energía verde.

Esto debería ser solo el principio. Los galardonados con el Premio Nobel por el proyecto Copenhagen Consensus sobre el Clima descubrieron que no solo deberíamos duplicar la investigación y el desarrollo, sino aumentarlo seis veces, para conseguir al menos 100,000 millones de dólares al año. Esto seguiría siendo mucho más barato que los recortes propuestos en París, y en realidad tendría la perspectiva de tener un impacto significativo en los aumentos de temperatura. Lo haría sin asfixiar el crecimiento económico, que sigue sacando a cientos de millones de personas de la pobreza.

La ambición de innovar en fuentes de energía verdes debe estar en el centro de las políticas climáticas de los países. No se trata de subvencionar paneles solares y turbinas eólicas ineficientes, sino de invertir en avances tecnológicos viables que puedan ayudar a la energía solar, eólica, de fusión, de fisión, de biomasa artificial y a las muchas otras tecnologías prometedoras a lograr los avances necesarios.

Es hora de aprender de las fallas del tratado y de asegurar que las futuras decisiones políticas se basen en la realidad económica.

El autor es director del Copenhagen Consensus Center y autor de los best seller El ecologista escéptico y Cool It. Considerado una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time, una de las 75 personas más influyentes del siglo XXI por la revista Esquire y una de las 50 personas capaces de salvar el planeta por el periódico The Guardian, del Reino Unido. Además, es profesor visitante de la Copenhagen Business School.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: