Educación y Salud no son prioridades en Nicaragua

Especialistas en salud y educación señalan que la última reforma al Presupuesto General de la República deja en evidencia las verdaderas prioridades del gobierno de Nicaragua

Pobladores de la mayoría de los departamentos del país tienen que viajar a Managua para recibir atención especializada, ya que solo algunos hospitales regionales brindan este tipo de atención. LA PRENSA/ARCHIVO

Especialistas en salud y educación señalan que la última reforma al Presupuesto General de la República deja en evidencia las verdaderas prioridades del Gobierno de Nicaragua, ya que esta vez el recorte presupuestario se aplicó por problemas en la recaudación tributaria y no por subejecución en los ministerios, pero al igual que en años anteriores el Gobierno afectó el área social.

La especialista en salud pública Ana Quirós explicó que el reemplazo de hospitales como el Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), de León, tiene varios años apareciendo en el presupuesto del Ministerio de Salud (Minsa), pero siempre ocurre un imprevisto y se pospone el inicio de la construcción, por lo que consideró que el Gobierno ha dejado claro cuáles son sus prioridades.

“El Heodra es uno de los hospitales más antiguos que hay (en Nicaragua) y su vida útil se venció hace unos veinte años, ya debería haber sido renovado no solo por el vencimiento de la vida útil sino por la gran cantidad de personas que atiende… Vemos que hay una especie de penalización o castigo al personal de salud y a la población, ya que —tanto educación como salud— son las áreas que más benefician a la población”, manifestó la especialista.

“Vemos que las prioridades de este gobierno siguen estando perdidas, la Corte Suprema de Justicia debería estar recibiendo menos (dinero) para las cochinadas que está haciendo, el Consejo Supremo Electoral, igual, o sea no estamos en un año electoral, no estamos en periodo de cedulación masiva y este gobierno tiene las prioridades al revés”, agregó Quirós.

Lea también: Gobierno recorta ingresos y gastos del Presupuesto General de la República

De igual forma, el director del Foro de Educación y Desarrollo Humano (FEDH), Jorge Mendoza, señaló que la reforma pone en escena los verdaderos intereses del Gobierno, puesto que de los 5,912 millones de córdobas que restan al presupuesto, 853.9 millones de córdobas estaban destinados a los proyectos del Ministerio de Salud, 625 millones de córdobas le quitarán a los proyectos Ministerio de Educación.

“La reforma presupuestaria vino a desmentir la posición del Gobierno frente a la supuesta normalidad generalizada que tiene el país, porque efectivamente ellos ya se dieron cuenta de la falta de ingresos… también denota el discurso real de cuáles son las prioridades del Gobierno a la hora de actuar macroeconómicamente”, expresó Mendoza.

“Los temas sociales como salud y educación realmente no constituyen sus mayores prioridades. Frente a una crisis como la que está viviendo el país, el tema de la salud y la educación deberían ser —inclusive— los rubros donde el Gobierno tendría mayor énfasis en su agenda de política pública porque efectivamente la educación es la que resulta más golpeada por la crisis”, continuó el especialista.

Adicionalmente el Ministerio de Salud ha realizado despidos masivos, situación que obliga al ministerio a pagar liquidación a una gran cantidad de trabajadores.

Le puede interesar: Ministerio de Salud es la institución más afectada por la reforma presupuestaria

El ministerio más afectado

El programa de inversión del Ministerio de Salud (Minsa) se convirtió en la institución más afectada por la reforma al Presupuesto General de la República, con un recorte de 853.9 millones de córdobas. Aunque la justificación de la reforma es compensar el déficit provocado por la caída en la recaudación fiscal, el financiamiento externo y las donaciones, los proyectos afectados por el recorte al Minsa enfrentaban diversos atrasos.

Según la iniciativa enviada a la Asamblea Nacional, el Minsa tendrá una reducción neta de 853.9 millones de córdobas que afectarán a obras que enfrentaban atrasos en las licitaciones y no habían adquirido o legalizado los terrenos donde se construirán.

Entre las obras que enfrentan estos problemas están el Hospital Oscar Danilo Rosales de León, el hospital departamental de Chinandega, el hospital Nuevo Amanecer de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, el centro de salud familiar Mántica, en León, y hospitales primarios de Quilalí y Waslala.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: