Menos dinero para subsidio eléctrico en los asentamientos de Nicaragua

En el presupuesto inicialmente se le había asignado al subsidio de energía en asentamientos 263.7 millones de córdobas, ahora, con la reforma, se le quitará 41 millones de córdobas, lo que equivale a una reducción del 6.4 por ciento.

Subsidio

Se desconoce si con el recorte al subsidio a los asentamientos el número de beneficiados se va a reducir. LA PRENSA/ARCHIVO

Después de haberse aprobado este lunes, en la Asamblea Nacional, la reforma al presupuesto, se espera una afectación en la ampliación de la cobertura eléctrica, proyectos de energía renovables, así como el subsidio de energía en asentamientos y en barrios económicamente vulnerables.

En el presupuesto inicialmente se le había asignado al subsidio de energía en asentamientos 263.7 millones de córdobas, ahora, con la reforma, se le quitará 41 millones de córdobas, lo que equivale a una reducción del 6.4 por ciento.

Le puede interesar:Orteguismo aprueba mega reforma al Presupuesto General de Nicaragua

Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt, manifestó que esta reducción al subsidio en los asentamientos implica que ante la falta de capacidad de pago, mucha de esta gente va a volver a la ilegalidad, lo que provocará que las pérdidas comerciales incrementen. Estas pérdidas son asumidas hasta un ochenta por ciento por el usuario a través de su factura.

Un informe publicado en el sitio web del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) detalla que en los últimos nueve años esta política de subsidio a los clientes de los asentamientos ha requerido el desembolso de 71.1 millones de dólares del Presupuesto General de la República.

Sin embargo, se desconoce la cantidad de hogares que recibieron el beneficio. Tampoco se sabe dónde están ubicados y cuántos son los asentamientos que han recibido el subsidio.

Este beneficio a los usuarios del servicio eléctrico de los asentamientos se otorga desde 2008, ese año representó para el Estado un desembolso de 6.8 millones de dólares. El año pasado dicho beneficio le costó al Estado 8.7 millones de dólares, 1.9 millones de dólares más que en 2008, cuando comenzó a otorgarse.

Lea además:Sistema eléctrico fue afectado por la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua

No obstante, la misma reforma que le reduce la asignación al subsidio en los asentamientos, le incrementa la asignación al subsidio al consumo de energía a los jubilados hasta 30 millones de córdobas. Inicialmente a este subsidio se le había asignado 230 millones de córdobas.

En cuanto a la cobertura eléctrica que tenía como meta este año llegar al 95 por ciento de electrificación, se verá afectada con la reforma, ya que el programa sufrió un recorte de 41.1 millones de córdobas. Este es manejado por la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), a cuya entidad le quitaron globalmente 242 millones de córdobas de su presupuesto inicial (850 millones de córdobas).

De igual forma al Ministerio de Energía y Minas (MEM), que dentro de sus asignaciones tiene la ejecución de proyectos de energía renovable, sufrió un recorte de 326 millones de córdobas, de lo que inicialmente se le había asignado por 804 millones de córdobas.

Lea también:El subsidio en energía a los asentamientos de Nicaragua es millonario

Energía renovable

Entre los proyectos afectados se encuentran sistemas fotovoltaicos, de geotermia, hidroeléctricos, “esto implicará alta reducción en las metas de cambio de matriz energética proyectadas por el Gobierno, según el último Plan de Expansión 2016-2030, de llegar a un 73 por ciento de participación de energías renovables”, dijo Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt.

Agregó que el financiamiento de proyectos de energías renovables también tienen una vinculación con fondos relacionados con el cambio climático, lo que pone en riesgo no solo los actuales proyectos, sino también al futuro financiamiento que Nicaragua tiene en este campo.

Beneficiados

Aunque el informe del INE no detalla cuántos asentamientos reciben este subsidio, se calcula que son más de trescientos los que son beneficiados con esta política. Aunque hay que tomar en cuenta que cada año surgen nuevos barrios vulnerables, cuyos habitantes se conectan ilegalmente a la red de suministro eléctrico. A los clientes que viven en los asentamientos se les cobra una tarifa con base en el consumo estimado.