Continúan los despidos en el Ministerio de Salud

El especialista en Medicina Interna, Jairo Gomez Palacios, recibió ayer su carta de despido en el hospital Antonio Lenín Fonseca, en Managua

La mayoría de los hospitales públicos ya cumplieron su vida útil y siguen atendiendo a gran parte de la población nicaragüense. LA PRENSA/ARCHIVO

Cuando el especialista en Medicina Interna, Jairo Gomez Palacios, recibió ayer su carta de despido en el hospital Antonio Lenín Fonseca, en Managua, el reloj marcaba las 11:05 de la mañana, así quedó registrado el instante en que el galeno firmó la misiva bajo protesta, dejando claro que el argumento utilizado por la dirección del hospital no es razón suficiente para echarlo.

En la carta de despido el responsable de Recursos Humanos, Marvin William Cortez, dice que en reiteradas ocasiones el médico dejó abandonadas su trabajo por lo que la dirección del hospital decidió cancelar su contrato laboral.

“Por este medio me refiero a usted a las diversas ocasiones en las que usted no ha realizado los turnos médicos de presencia física, que tiene programados, sin tener ninguna justificación, abandonando de esta forma sus labores de manera recurrente y a los pacientes que requieren sus cuidados médicos, lo cual causa un severo perjuicio a la calidad de la atención que se brinda en este hospital”, dice la carta.

Lea: Ministerio de Salud sigue en su cacería contra los médicos nicaragüenses

“En la oficina de Recursos Humanos del Hospital, se efectuarán los trámites de su liquidación final de prestaciones sociales, a las que tenga derecho. Sin más a que referirme me despido, no sin antes reiterar mis más sinceras muestras de consideración y estima”, continúa la misiva.

Al momento de ser despido el doctor Gómez Palacios refutó que “los turnos nunca han estado descuidados, siempre me sustituyó un colega Internista, con el visto bueno del jefe del servicio”. Argumentó además: “Falta muy grave, no hay evidencia de tal aseveración” y destaca que su expediente personal está “sin llamados de atención”·

Un despido más

El despido del doctor Gómez Palacios viene a sumarse a la larga lista de médicos echados del Ministerio de Salud (Minsa), despidos que se han realizado masivamente y de forma “arbitraria” como los ha calificado Human Rights Watch, pues son considerados represalia contra el personal de la salud que brindó ayuda a quienes protestan contra el Gobierno o por el simple hecho de participar en las manifestaciones.

Recientemente la Asociación Médica Nicaragüense (AMN) detalló que 135 trabajadores de la salud han sido despedidos, pero la cifra sigue en aumento y en los últimos días, en Managua, más de 50 trabajadores han sido despedidos en centros de salud, hospitales públicos y centros del Seguro Social. La modalidad que utilizan las autoridades sanitarias para los despidos es hacer llegar las cartas de dos en dos y con “causas inventadas” para justificar la barrida.

Le puede interesar: Despidos masivos en el Minsa opacaron el Día de los Trabajadores de la Salud

Entre los despedidos se está el doctor José Luis Borgen, especialista en Urología, quien manifestó recientemente que la causa por la que lo despidieron es ficticia, pues su carta de despido dice que realizaron auditoría al expediente de un paciente suyo y encontraron mala práctica, pero a él no le entregaron una copia de la supuesta auditoría realizada para analizar el caso.

“La causa real de los despidos es la situación política… aquí disentir y dar una opinión en contra del Gobierno, sobre todo de la matanza de los estudiantes, ha hecho que se tomen represalias con grupos de médicos que ya tienen identificados porque participan en las marchas, han estado en la atención en los heridos durante las protestas y los que han hecho comentarios en las redes sociales”, expresó Borgen.

Los “orejas” en hospitales

En la última semana también fue despedido un médico residente en el hospital Fernando Vélez Paiz y otro en el Antonio Lenín Fonseca. Una fuente que pidió el anonimato detalló que la situación de los médicos residentes es peor que la de los especialistas pues a ellos los tiene en la mira el Consejo Disciplinario, un brazo de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud).

“La intimidación es cada vez mayor y es facilitada por los orejas o sapos… que amenazan a sus compañeros con acusarlos directamente con el doctor Enrique Beteta (viceministro de salud) y de quien presumen ser amigos. Estos sapos fueron beneficiados con sus residencias sin haber hecho exámenes”, dijo la fuente.

Despidos arbitrarios

El desempleo no es la única preocupación de los trabajadores de la salud, algunos han caído presos, otros son acosados en las redes sociales, hay quienes son perseguidos, otros han tenido que exiliarse por temor de ser asesinados y no hay sindicato que los defienda.

Según Human Rights Watch los despidos a los médicos son “arbitrarios” y todo este panorama se produce luego de que el gobierno intentara limitar el acceso a la atención médica a personas que participaron en manifestaciones en su contra y resultaron heridas.

Lea además: Denuncian ante CPDH despidos masivos en el sector salud

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: