Nuevos bonos orteguistas recuerdan la pesadilla de los Cenis en Nicaragua

La nueva Ley de Creación de Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera genera suspicacias, algunos los comparan con los polémicos Cenis, otros difieren.

El despacho de abogados Mossack Fonseca fue el epicentro de los denominados papeles de Panamá. LA PRENSA/ARCHIVO

El régimen de Daniel Ortega diseñó un presupuesto para 2019 estimando que la economía apenas caerá el 1%. Funides advierte que esto no es realista. LA PRENSA/ ARCHIVO

Aunque entre algunos representantes del sector político y empresarial han surgido algunas suspicacias en torno a si existe similitud de los polémicos Certificados Negociables de Inversión (Cenis) con los Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera, que se emitirían por mandato de la ley aprobada este miércoles en la Asamblea Nacional, otros consideran que no existe tal semejanza.

Según la nueva Ley de Creación de Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera si llegan a emitirse, estos  garantizarán la estabilidad del Sistema Financiero Nacional (SFN) al respaldar las líneas de asistencia financiera otorgadas por el Banco Central a las instituciones del SFN supervisadas por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif); la cobertura de los depósitos de las instituciones del SFN supervisadas; y alternativas de ejecución y mecanismo extraordinario de conformidad con la ley del Sistema de Garantía de Depósitos.

Ese mismo objetivo persiguió la emisión de los Cenis, que buscaron garantizar la estabilidad del Sistema Financiero Nacional ante la quiebra de cuatro bancos: el Banco Intercontinental (Interbank), el Banco del Café, el Banco Mercantil (Bamer) y el Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (Banic), intervenidos entre agosto del 2000 y agosto del 2001.

Lea: Nicaragua aprueba ley que permite crear bonos para garantizar estabilidad al sistema financiero

“Hay dos grandes semejanzas con los Cenis. La primera, que en ambos casos se descarga sobre las espaldas de los nicaragüenses el peso del pago, toda vez que en ambos casos se trata de abultar la deuda pública. La segunda es que los Cenis representaron un extraordinario negocio para los tenedores de estos bonos”, explica el economista Enrique Saénz.

Según Sáenz en las condiciones actuales, de emitirse estos bonos también representarían un extraordinario negocio debido a la “exorbitante tasa de descuento” a que tendrían que colocarse, dada la devaluación de la calificación crediticia del país.

La única diferencia que Saénz encuentra entre ambos es que “los Cenis tuvieron su origen en las quiebras bancarias fraudulentas. Es decir, por los desmanes de los banqueros, en cambio estos bonos se emitirían a causa de la crisis provocada por los desmanes del régimen de Ortega”.

Por ahora el Gobierno ha aclarado que no pretende emitir dichos bonos, sino que se están preparando para futuras situaciones adversas en el sistema financiero.

Lea también: Gobierno endeudará a Nicaragua para atenuar la crisis

Por su parte un funcionario vinculado a la emisión de los Cenis que prefiere omitir su nombre recuerda que inicialmente estos “fueron política monetaria para inyectar o sacar liquidez del sistema” ante la quiebra de los bancos. Luego se emitieron para proteger a los depositantes a cambio de que otros bancos absorbieran los depósitos de los bancos quebrados.

En ese entonces no operaba el Fogade, el que ahora sí formaría parte de las operaciones de dichas emisiones y será el responsable de responder por los depósitos hasta por un monto de 10 mil dólares.

Difieren en los plazos

Otra diferencia que encuentra el funcionario es que de emitirse estos nuevos instrumentos, su pago sería a largo plazo (de hasta 25 años) y los Cenis eran a corto plazo. Y añade que “estos (los nuevos bonos) serán emitidos por el Ministerio de Hacienda y los otros (los Cenis) por el Banco Central, que en ese momento era el único que tenía la capacidad de emitir títulos directamente ya que Ministerio Hacienda nunca lo había hecho”.

No obstante, la nueva ley orteguista da facultad tanto a Hacienda, Banco Central y la Superintendencia de Bancos y otras instituciones solicitar la emisión.

Además, considera que “los bonos que serían emitidos bajo esta ley no son específicamente para la quiebra de un banco, pero sí pueden ser utilizados para ser entregados para cualquier necesidad que el gobierno central tenga. No sé si el Gobierno desea tomar la decisión de proteger a los depositantes en caso que algún banco no pueda hacer frente a sus obligaciones con los depositantes después de ser agitado el Fogade, pero sí pudieran ser utilizados para proteger a depositantes en caso el Gobierno decida hacerlo así”, explica el funcionario.

También puede leer: Gobierno recorta ingresos y gastos del Presupuesto General de la República

La diputada liberal Azucena Castillo tampoco encuentra similitud con los Cenis, pero admite que en el contexto actual causan ruido y para evitarlo incluso le cambiaron el nombre de Bonos de Estabilidad Financiera por Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera.

Cuestiona el procedimiento de aprobación de ley

“Es un instrumento bueno si viene a respaldar la salud financiera de la banca del país, teniendo cuidado cuando las cosas están como están en el país”, señaló Castillo, que durante la aprobación de la ley cuestionó que esta ley se aprobara con trámite de urgencia, cuando por su importancia debía pasar a comisión para ser consultada con los involucrados.

“El instrumento es buenos, pero es la circunstancia, para qué levantar polvo (con esta ley) pudieron aprobarla antes o después, pero en este momento que aunque ellos digan que todo está normal no es así y pudiera afectar el ejercicio financiero de los bancos”, insistió.

Además ella considera que ante una emisión de este tipo el Gobierno tendría que pasar a ser sujeto obligatorio de la Unidad de Análisis Financiero para evitar que capitales de dudosa procedencia puedan invertir en estos bonos, si es que las condiciones del Sistema Financiero provocan su emisión.

Le puede interesar: Bolsa de Valores de Nicaragua acumula su segundo mes de caída tras inicio de la crisis

El Ejecutivo tiene 60 días para reglamentar la Ley de Creación de Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera, donde se conocerán mayores detalles. Esta ley por ahora solo tiene siete artículos.

El Gobierno de Daniel Ortega ha sido uno de los mayores críticos de la emisión de los Cenis.

Para evitar quiebras bancarias

Wálmaro Gutiérrez, diputado sandinista que preside la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, explicó que en el hipotético caso de que un banco se quede sin liquidez, se aplicarían normas de normalización para que la entidad se estabilice. Se le otorgaría una línea de crédito a través del Banco Central y se emitirían Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera para respaldar esa línea de crédito.

Además, admitió que la ley que mandata la emisión de estos bonos pretende evitar las quiebras bancarias y en el caso de que estas ocurran será el Fondo de Garantía de Depósitos (Fogade) el que responderá a los ahorrantes por sus depósitos.
“Estos bonos de solidez lo que pueden hacer es respaldar a los depositantes del sistema financiero nacional”, dijo y destacó que en el hipotético caso de una quiebra bancaria no se volverán a emitir Cenis como ocurrió en el 2000 con cuatro bancos quebrados que generó una pérdida al estado superior a los quinientos millones de dólares”, dijo Gutiérrez durante una comparecencia en un medio oficialista a la vez que insistió en que actualmente todos los bancos del Sistema Financiero Nacional están bien y lucen sólidos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: