Invasión de propiedades puede resucitar waiver para Nicaragua

Debido a que la invasión de propiedades se incrementa y entre afectados hay siete estadounidenses el waiver de la propiedad puede revivir

Algunos tomatierras han colocado las banderas del FSLN,y buses del servicio público han acarreado a sus habitantes a actos partidarios. LAPRENSA/J.FLORES

Mientras el Gobierno intenta demostrar que Nicaragua ha vuelto a la normalidad —tras la crisis sociopolítica que inició el 18 de abril—, la invasión de propiedades privadas se incrementa y dado que entre los afectados figuran diez extranjeros, de los cuales siete son ciudadanos estadounidenses, el país podría volver a requerir del waiver de propiedad para recibir asistencia bilateral de Estados Unidos y apoyo para la aprobación de préstamos internacionales.

“Hay ciudadanos estadounidenses a los que les están afectando sus inversiones y eso es suficiente para que Estados Unidos le vuelva a poner el waiver de la propiedad a Nicaragua… porque la causa que lo había originado, que es la violación a los derechos de ciudadanos estadounidenses (en los ochenta), se está dando nuevamente. Por tanto, es indudable que eso provocará que se le vuelva a poner el waiver de la propiedad al país”, refirió Róger Arteaga, expresidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham).

Lea también: Upanic: solo 1,653.5 manzanas han sido recuperadas de 7,358.5 invadidas por orteguistas

En 2015 Estados Unidos le suspendió a Nicaragua la dispensa o waiver anual de propiedad, como reconocimiento a los esfuerzos por resolver de manera satisfactoria una cantidad suficiente de reclamos de ciudadanos estadounidenses cuyas propiedades habían sido confiscadas durante el primer gobierno de Daniel Ortega, en la década de los ochenta.

La imposición del waiver no requiere de la aprobación del Congreso ni del Senado de Estados Unidos, sino de un reporte que debe enviar la sección económica de la embajada de Estados Unidos en Nicaragua al Departamento de Estado, de Estados Unidos.

Hay procedimiento

“Hay un procedimiento establecido en el cual Amcham ha colaborado y consiste en que cada ciudadano afectado ponga la denuncia ante la sección económica de la embajada, ellos tramitan eso y lo registran en un informe que pasan al Departamento de Estado para que ellos tengan conocimiento y tomen las decisiones”, explicó Arteaga, que también estuvo al frente de la Dirección General de Ingresos (DGI).

La Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) reportó que los siete estadounidenses están afectados con 733 manzanas invadidas; también hay dos canadienses con 32 manzanas y un mexicano con 145 manzanas.

También lea: Gobierno orteguista “legalizará” las tierras robadas en los últimos dos meses en Nicaragua

Según Arteaga, Amcham ya se ha comunicado con algunos de los afectados y los está apoyando para que pongan su queja. “Esto expone a Nicaragua a que cada vez que vaya a recibir ayuda de Estados Unidos se dé antes una revisión de los casos denunciados y es hasta que se resuelven los casos que el waiver se levanta”, advirtió.

La crisis sociopolítica que lleva 123 días y ha dejado más de cuatrocientos muertos, miles de heridos, cientos de desaparecidos y encarcelados y millonarias afectaciones económicas, provocó también la ruptura del modelo diálogo-consenso que mantenía el sector privado con el Gobierno a través del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

El Cosep junto a otras organizaciones del sector privado, estudiantiles y de la sociedad civil, formaron la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia que exige justicia para las víctimas y el adelanto de elecciones.

Gobierno las promueve

Como respuesta, el Gobierno ha promovido diversas medidas de represión, entre ellas la toma de propiedades que son repartidas entre simpatizantes del gobernante Frente Sandinista, que con ayuda de instituciones estatales instalan servicios básicos y realizan trámites de legalización de las escrituras.

Al 16 de agosto de este año la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) había recibido 47 denuncias por la invasión de cincuenta propiedades privadas. En total 8,742.5 manzanas han sido invadidas y de estas 6,443.3 manzanas, ubicadas en nueve departamentos del país, siguen ocupadas.

Puede leer también: Ingobernabilidad y omisión de la Policía propician tomas de tierras en Nicaragua

Las 2,299.2 manzanas que fueron recuperadas son parte de cuatro propiedades, dos de ellas en conjunto suman 1,600 manzanas y pertenecen a ciudadanos estadounidenses; las restantes 699.2 manzanas son parte de otras dos propiedades de nicaragüenses. El reporte no brinda detalles de cómo estas tierras fueron recuperadas.

Dado que algunos de los denunciantes reportan la toma de más de una propiedad a la fecha de las 6,443.3 manzanas que permanecen tomadas son 38 los ciudadanos afectados: 28 de ellos nicaragüenses dueños de 5,533.3 manzanas y los otros diez extranjeros.

El Cosep calificó estas invasiones “como una nueva forma de confiscación” impulsada por personas “vinculadas al Estado”. También advirtió que estas tomas afectarán aún más la imagen país y ahuyentarán la inversión, ya que dejan en evidencia la falta de seguridad jurídica que existe.

También puede leer: Empresarios de diversos países exigen al Gobierno de Ortega devolver a sus dueños las tierras invadidas

16.4 millones de dólares en pérdidas

Según la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), la toma de cincuenta propiedades reportadas hasta el 16 de agosto, que en total incluyen 8,742.5 manzanas, le han generado al sector privado 16.4 millones de dólares en pérdidas.

De acuerdo con Upanic, además de la invasión de las propiedades, en ellas se reporta: despale, extracción de broza, ocupación de casas, establecimiento de champas, lotificación de terrenos, levantamiento de cercos y casas, instalación de actividad comercial (pulperías), perforación de zanjas para la instalación de agua potable y energía eléctrica y saqueos.

También puede leer: Los enviados de Ortega se toman ilegalmente casi 30 fincas de productores de Upanic

Los afectados reportan en sus tierras: destrucción de cultivos, explotación y comercialización ilegal, daños parciales, y en otros casos destrucción total de la infraestructura.

Esto ha provocado que los dueños de las propiedades no puedan cumplir con contratos y compromisos comerciales, ejecutar financiamientos recibidos y cumplir con sus obligaciones de pago.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: