Cae el consumo como otra víctima de la crisis en Nicaragua

Los bares también han sido afectados. Raúl Espinoza tiene uno en Bolonia y, debido a la caída en la venta, decidió cerrar su negocio y piensa abrir en noviembre

Con la crisis sociopolítica que vive el país, el canon de arriendo de los tramos en el mercado Oriental se encuentra menor a su precio habitual, de quinientos dólares mensual. LAPRENSA/MANUEL ESQUIVEL

Ante la situación de incertidumbre generada por la crisis, provocada tras la represión del Gobierno desde abril, los hogares han limitado sus gastos a los elementos estrictamente indispensables, de tal manera que el consumo que representa el 85.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) se ha visto afectado, eso se ve reflejado en una caída del 0.8 por ciento en las importaciones en el primer semestre del año y una reducción del 12.1 en la actividad económica en el mes de junio.

Debido a la contracción en el consumo, Javier García comerciante del Mercado Oriental, ha visto un enfriamiento en las ventas de electrodomésticos.

Lea también: Vuelven las alzas en el precio de los combustibles en Nicaragua

Para tratar de mejorar su panorama, se ha obligado a bajarle el precio a sus productos. Aún así, las ventas no mejoran.

Los bares también han sido afectados. Raúl Espinoza tiene uno en Bolonia y, debido a la caída en la venta, decidió cerrar su negocio y piensa abrir en noviembre, “cuando la situación mejore”.

Puede leer más en: Caprichos de Daniel Ortega le salen caros al gasto social de Nicaragua

El economista Adolfo Acevedo señala que el consumo, al representar el 85.2 por ciento del PIB, tiene un papel importante en el desarrollo de la economía del país.

“Los indicadores disponibles indican que el consumo habría experimentado una caída a junio. En junio, el saldo del crédito al consumo (préstamos personales y tarjetas de crédito) había caído en 1 por ciento en términos reales respecto al mismo período de 2017”, señaló Acevedo.

El impacto de la crisis

A esto hay que sumarle que el consumo desde el año pasado mostraba una desaceleración sin explicación alguna, de tal manera que con la crisis el consumo se contrajo con más fuerza.

Lea además: Invasión de propiedades puede resucitar waiver para Nicaragua

“La actual crisis contribuyó a profundizar el proceso de deterioro del desempeño económico que ya se venía manifestando desde antes, por su afectación sobre los dos componentes fundamentales de la demanda interna: el consumo y la inversión”, expresó Acevedo.

Dentro de la exposición de motivos de reciente reforma al Presupuesto General de la República, aprobada el martes pasado, se señala que debido a la reducción del consumo se espera en la evolución de las importaciones una caída del 3 por ciento, pero además se espera una caída en las ventas internas, esto afectaría seriamente la economía, porque constituyen la base impositiva de los principales impuestos.

Desempleo influye en la caída del consumo

Asimismo Acevedo indica que el aumento del desempleo y la reducción de ingresos restringen aún más el gasto de consumo.

Le puede interesar: Nuevos bonos orteguistas recuerdan la pesadilla de los Cenis en Nicaragua

“La masa salarial real de los afiliados al INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) había caído en 7.5 por ciento. La recaudación del IVA (Impuesto de Valor Agregado) había caído más de 6 por ciento, pero los efectos de estas caídas habrían sido contrarrestados en parte por el aumento de poco más de 9 por ciento en el flujo acumulado de remesas”, sostuvo Acevedo.

La caída del PIB

Agregó que debido al peso del consumo en la economía, una reducción del mismo, de entre el 2 y el 3 por ciento produciría una caída del PIB de entre un 1.7 y un 2.6 por ciento.

“La magnitud de la caída total de la economía dependerá del desempeño de las otras variables clave: el gasto público, la inversión privada y las exportaciones netas”, dijo Acevedo.

Puede interesarle: Gobierno presenta metas productivas del ciclo agrícola sin fuentes de financiamiento

En su venta de electrodomésticos en el Mercado Oriental, el comerciante Javier García solo atina a creer que la crisis es temporal.

Menos electrodomésticos

El informe del Comercio Exterior Público en el Banco Central de Nicaragua (BCN) señala que durante el primer semestre 2018, las importaciones de mercancías registraron una caída interanual de 0.8 por ciento, totalizando 2,888.3 millones de dólares.

“Las importaciones de bienes de consumo duradero, mostraron una evolución negativa durante el período enero-junio 2018, dejando como resultado una disminución interanual de 10.7 por ciento en los primeros seis meses del año”, se lee en el informe.

También lea: Estos son los nuevos salarios mínimos en Nicaragua a partir del 1 de septiembre

El mismo documento indica que este comportamiento fue inducido principalmente por menores importaciones de llantas y neumáticos de automóviles, artículos electrodomésticos para el consumo de hogares, siendo teléfonos, refrigeradores y congeladores los que registraron las mayores caídas.