«Normalidad» del orteguismo no convence a vecinos centroamericanos

El Salvador y Costa Rica esperan estrenar en las próximas dos semanas una línea de transporte acuático que trasladará la carga entre ambos países para evitar el paso por suelo nicaragüense

El comisionado Ramón Avellán dirigía a los paramilitares y policías que atacaron a balazos a los participantes en la caravana. LA PRENSA/ RAQUEL ACOSTA

El comisionado Ramón Avellán dirigía a los paramilitares y policías que atacaron a balazos a los participantes en la caravana en Masaya. LA PRENSA/ JADER FLORES

Aunque el gobierno sandinista insiste en que todo ha vuelto a la normalidad en Nicaragua, El Salvador y Costa Rica esperan estrenar en las próximas dos semanas una línea de transporte acuático que trasladará la carga entre ambos países para evitar el paso por suelo nicaragüense.

La ministra de Economía de El Salvador, Luz Estrella Rodríguez, dijo que la crisis en Nicaragua aceleró el proyecto que ya existía de instalar un ferri en la región.

Lea además: Gobierno de Costa Rica gestiona repatriar inversiones de su país en Nicaragua

El gobierno de El Salvador, aliado de Ortega, Cuba y Venezuela bajo el paraguas del fallido proyecto del Alba ha votado con Ortega cada vez que la Organización de Estados Americanos (OEA) ha discutido la crisis sociopolítica que vive Nicaragua por la sangrienta represión del régimen orteguista contra la ciudadanía.

Sin embargo, esa “solidaridad” no llega hasta creer el discurso de Ortega de que en Nicaragua todo está normal y prefiere usar una vía alterna para sus productos.

“El ferri está a punto de iniciar (operaciones) en El Salvador, estamos esperando que en las próximas dos semanas se pueda materializar, ahora ya está en manos de las empresas privadas, los dos gobiernos hemos hecho y finalizado los procesos legales, administrativos y técnicos correspondientes y esperamos que en un futuro no sea una ruta para El Salvador y Costa Rica sino que sea para todos los países centroamericanos, como una alternativa de tránsito para disminuir los tiempos y justamente en función de ser más competitivos en la región”, afirmó la funcionaria tras participar en la inauguración de la IX Conferencia Centroamericana y del Caribe de Microfinanzas.

Puede leer: Más de 6,000 camiones de carga internacional atrapados en Nicaragua

Marvin Altamirano, presidente de la Asociación de Transportistas de Nicaragua, admitió este jueves que si bien la instalación de dicho ferri no generará pérdidas al transporte de carga nacional, sin duda el asunto es más de imagen, pues Nicaragua quedará por ahora aislada del transporte de carga regional.

“Eso va afectar a los transportistas de El Salvador y Costa Rica, y posiblemente a los guatemaltecos… claro que es un aislamiento (comercial), pero es por razones políticas”, enfatizó. Altamirano intenta ver el vaso medio lleno y señala que esa medida al menos evitará que las carreteras locales se deterioren más.

Más de seis mil medios de transporte de carga pesada se mantuvieron retenidos por varias semanas en Nicaragua, debido a los tranques.
LA PRENSA/Jader Flores

Altamirano dijo que debido a la burocracia que implica mover cargamento vía marítima, espera que las empresas de esos países opten por seguir enviado sus productos por tierra.

Rodríguez, por su lado, lamenta la crisis que enfrenta Nicaragua y espera que “al más corto plazo esté resuelto el problema”. Explica que la entrada en operaciones del ferri podría concretarse en los próximos días entre ambos países y en el futuro al resto de la región, como parte de la estrategia de facilitación del comercio y para hacer más competitivos a los países de la región.

También: Panamá paraliza salida de carga a Centroamérica por crisis en Nicaragua

“La parte del ferri centroamericano que nosotros hemos iniciado con estos espacios entre El Salvador y Costa Rica ya estaba diseñado en la estrategia centroamericana de facilitación de comercio, como parte de las rutas multimodales, y es parte de esta estrategia, no es un espacio aislado”, explicó la ministra. Añadió que simplemente por la crisis de Nicaragua se tuvo que fortalecer para garantizar la continuidad del comercio de la región.

Las pérdidas salvadoreñas

Sobre las pérdidas a El Salvador, la funcionaria las cifró en al menos 12 millones de dólares durante la fase más intensa de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua.

“Nosotros tenemos monitoreado en materia económica un impacto cercano a los diez millones de dólares que se dio en el último período cercano. Sin embargo, quiero también comentar que hemos tenido la oportunidad de documentar que siguió entrando comercio, que siguió entrando productos por otras vías terrestres que los empresarios en función de mantener el flujo comercial buscaron”, refirió.

Rodríguez explicó la afectación fue provocada por la disminución del comercio esperado.

“Así que el impacto económico registrado anda entre los diez y los 12 millones de dólares, lamentando que mucho de esto es para empresarios nicaragüenses”, adujo.

Esto se suma a los 4.55 millones de dólares diarios que dirigentes empresariales de Costa Rica han dicho que perdieron durante la fase más difícil de la crisis. Por su parte, los representantes de organizaciones empresariales de Guatemala cuantificaron en 75 millones de dólares las afectaciones. En conjunto, el sector empresarial de la región calcula que al menos 640 mil empleos han sido afectados en el istmo por esta crisis.

Según la ministra salvadoreña, la merma del comercio en su país se dio en gran parte porque menos productos nicaragüenses pudieron entrar al mercado salvadoreño durante la fase más crítica de la crisis que vive el país.

Triángulo norte

El Salvador también espera que una vez resuelta la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua pueda integrarse al proceso de la Unión Aduanera que el Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) está consolidando.

Y a propósito del rompimiento de relaciones entre El Salvador y la República de Taiwán, Luz Estrella Rodríguez no descarta que el espacio comercial que están abandonando sea aprovechado por otros países de la región para colocar algunos de sus productos de su cesta exportable en ese país, aunque otro como el azúcar, prácticamente todos los países de la región agotan sus cuotas.

Según la ministra, de momento el intercambio comercial con ese país se mantiene invariable, ya que el Tratado de Libre Comercio vigente entre El Salvador y Taiwán aún no ha sido denunciado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: