Las ventanas rotas

Un experimento realizado en Estados Unidos llegó a la conclusión que no es la pobreza la que lleva al delito, sino ciertos aspectos y comportamientos en una determinada sociedad

Un experimento realizado en Estados Unidos llegó a la conclusión que no es la pobreza la que lleva al delito, sino ciertos aspectos y comportamientos en una determinada sociedad. El ensayo consistió en dejar dos vehículos abandonados, uno en un barrio con mala fama por su delincuencia y otro en un barrio muy calmo con bajo índice delictivo.

Al día siguiente el carro en el primer barrio estaba totalmente saqueado y se robaron todas las piezas del mismo, en cambio el vehículo en el segundo barrio estaba intacto. Posteriormente al auto en el segundo barrio se le quebraron las ventanas y el siguiente día estaba totalmente saqueado igual que en el primer caso. Los ensayistas dedujeron que al tener quebrados los vidrios del vehículo, daba una sensación de descuido y abandono y por ende cualquiera podía aprovecharse de eso. A este experimento lo bautizaron como la teoría de las ventanas rotas, que dicen es aplicable a distintos casos de comportamiento social.

Así vemos que un centro comercial o mercado se conserva más limpio o menos sucio que otro dependiendo del cuidado que se le brinde en la limpieza del mismo. Si uno ve limpio no quiere ensuciar, pero si ve sucio uno ensucia más, existe una tendencia a seguir modelos de comportamiento ya sea en forma consciente o inconsciente. Observamos barrios con ciudadanos con recursos económicos medios y bajos que son limpios y otros que son sucios, todo depende del valor que los ciudadanos le brinden a la limpieza, al orden, al respeto a los demás, al cumplimiento de la ley, al acatamiento de normas éticas.

No hace mucho me decía un jardinero: fíjese bien, yo veo que en su barrio se mantiene limpio y donde yo vivo es todo basura, es por el tipo de gente que vive ahí me decía. Creo que mi amigo está equivocado, pobreza no significa suciedad, existen barrios y ciudades enteras con una conciencia de limpieza y sus calles se mantienen limpias, mercados más grandes que el Oriental existen en países asiáticos y son muy limpios.

Esta teoría de las ventanas es aplicable a comportamientos masivos. En tiempos de crisis vemos a personas saqueando establecimientos, cosa que no harían en tiempo normal, vitoreando y ensalzando a individuos que han cometido delito, aplaudiendo y aceptando conductas que están contra la ley y toda norma ética y cristiana. La teoría es comprobable al incrementarse la criminalidad en base a la imitación. En los países que existe coima a funcionarios es endémico, pero difícilmente podría mantenerse un corrupto en un estado democrático y de derecho sin la sanción correspondiente. Si un alto funcionario viola la ley, como esporas todos los que le siguen o están a su lado también quebrantarán la ley, la permisividad de actos ilegales aumenta el número de actos ilícitos en forma exponencial. No permitamos ventanas rotas en el país o la criminalidad y comisión de delitos prevalecerán sobre la ley, el derecho y el orden.

El autor es abogado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: