Boston sigue a un ritmo histórico, pese a ser barrido por Tampa

Boston ha mostrado mucho equilibrio y consistencia, a pesar del trabón que tuvo ante Tampa, está camino a una campaña histórica.

Andrew Benintendi empujó cuatro carreras en el triunfo de Boston. LA PRENSA/AP/Winslow Townson

Andrew Benintendi es una de las piezas claves en el ataque de los Medias Rojas de Boston. LA PRENSA/ARCHIVO

A pesar de que fueron barridos el fin de semana por Tampa, los Medias Rojas de Boston, lucen empeñados no solo en reescribir su historia, sino también, en introducirse entre las tropas más ganadoras de todos los tiempos en las Grandes Ligas y para ello van hacia la recta final de la temporada tratando de no quitar el pie del acelerador.

Apoyados en una ofensiva feroz, liderada por Mookie Betts, J. D. Martínez y Andrew Benintendi, Boston cuenta también con una sólida rotación de abridores, en la que despuntan Chris Sale, David Price y Rick Porcello, más un bullpen encabezado por Craig Kimbrel, un estupendo cerrador.

Aun con dificultades de lesiones que han alterado a Sale o extraído a Eduardo Rodríguez del cuerpo de abridores y hasta el hecho de haber perdido definitivamente a Dustin Pedroia, los Medias Rojas han sido un equipo de mucho equilibrio y consistente en su rendimiento, con muy pocos baches este año.

Boston ya tiene 90 victorias, una cifra que por lo general sirve para ganar una División. Pero está apuntando más alto. El ritmo actual, podría permitirle llegar a 113 victorias, cifra con la que se introduciría en la élite de los más ganadores.

El récord son 116 victorias 

Boston ha ganado 90 partidos y le quedan pendientes 30 desafíos. Aún si tuviera dificultades y jugara para .500 (ganando uno y perdiendo otro) llegaría bien al récord de la franquicia de 105 triunfos impuesta en 1912, pero seguro lo hará mejor que eso.

La gran motivación no solo de los Medias Rojas, sino de todos los equipos son siempre los 116 triunfos de los Marineros en 2001, cuando cerraron con marca de 116-46, registro con el que empataron el récord de los Cachorros de 1906, quienes acumularon 116-36.

Seattle en el 2001, tuvo una fuerte ofensiva liderada por Brett Boone, John Olerud, Edgar Martínez y el novato Ichiro Suzuki, pero también disponía de una rotación muy sólida con Jamie Moyer (20-6), Freddy García (18-6), Aaron Sele (15-5) y Paul Abbott (17-4).

Los Cachorros por su lado, eran impulsados por tres figuras que luego fueron al Salón de la Fama: Johnny Evers, Joe Tinker y Mordecai Brown. Brown tuvo 26-6 y 1.04. Lo penoso fue que los Cachorros perdieron la Serie Mundial frente a los Medias Blancas 4-2.

Seattle no avanzó al clásico

Cuando los Marineros ganaron 116 juegos en el 2001, tuvieron una situación más penosa incluso que los Cachorros. Ni siquiera fueron a la Serie Mundial, al caer ante los Yanquis en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Pero son referencia en etapa regular.

Eso significa que toneladas de victorias en la temporada regular, no garantizan nada para los playoffs. Cuando Seattle estableció el registro, se habló bastante que, enfrascados en la búsqueda del récord, el equipo se desgastó y no tuvo cuerda en la postemporada.

También ha habido casos de equipos que ganaron gran cantidad de partidos y extendieron su dominio a los playoffs. El ejemplo clásico son los Yanquis de 1998. Terminaron con 114-48 y sumaron 11-2 en la postemporada, para cerrar con un global 125-50, lo cual es un récord.

De manera que los Medias Rojas están motivados por la posibilidad de imponer una marca de más éxitos para la franquicia, pero atentos también a lo que podrían hacer durante los playoffs, etapa en la que todos comienzan de cero y la presión suele agigantarse.

Estos no bajaron ritmo

Estamos claros que los Marineros del 2001 y los Cachorros de 1906, máximos ganadores en la campaña regular con 116 victorias, no ganaron la Serie Mundial, pero hay otros que sí lo hicieron.

Yanquis de 1998, 114-48 y barrieron a San Diego. Los Piratas de 1910, acumularon 110-42 y derrotaron a Detroit. Yanquis de 1927, 110-42 y vencieron a los bucaneros.

Los Yanquis de 1961, 109-53 y derrotaron a los Rojos. Los mismos Rojos de 1975, 108-52 y ganaron el clásico. En cambio, los Indios de 1954, tuvieron 111-43 y tropezaron en octubre.

105

Triunfos es la marca de más éxitos para los Medias Rojas desde 1912, por cierto, es la única campaña con más de 100 victorias en la historia de su franquicia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: