Camoapa teme por impacto de actividad minera en la zona

La empresa minera por medio de un comunicado cita que "Minera Glencairn- B2Gold no ha realizado ninguna labor minera en el municipio de Camoapa. Es imposible en este momento determinar que habrá comunidades afectadas en Camoapa".

La comuna de Camoapa abordó con los pobladores los temores e inquietudes por la operaciones mineras aprobadas en la zona. LA PRENSA/ Melvin Rodríguez

La comuna de Camoapa abordó con los pobladores los temores e inquietudes por la operaciones mineras aprobadas en la zona. LA PRENSA/ Melvin Rodríguez

Preocupados ante la entrada de la explotación minera a Camoapa se encuentran productores de esta localidad, quienes participaron de una ponencia organizada por la Alcaldía y la organización ambiental, Centro Humboldt, para conocer detalles sobre la concesión minera denominada El Rosario, que abarcará unas 9,897.67 hectáreas de este municipio.

De acuerdo con Heizel Torrez, oficial de minería del Centro Humboldt, la concesión fue entregada por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) a la empresa B2Gold y tiene 25 años de proyección. Asimismo, destacó que en el municipio también se localizan dos lotes mineros otorgados a la Empresa Nicaragüense de Minas (Eniminas), que rondan las 5,000 hectáreas de bosques.

Lea además: Concesiones mineras están sobre áreas protegidas 

Para Torrez, la minería podría traer problemas al tradicional rubro ganadero-agropecuario de Camoapa, puesto que se modificarían los entornos ambientales donde se desarrolla el ganado. Por su parte, la empresa minera B2Gold,  explicó a tavés del área de relaciones públicas, que se esta en una «fase muy inicial», lo que implica que aún no se ha realizado ni el proceso preliminar de exploración.

“Cuando se modifican los entornos naturales esto conlleva un desequilibrio ecológico. Esto impacta en la cadena de producción en este caso la ganadería o el sector lácteo, porque al modificar el suelo, habrá resequedad en la cobertura boscosa. Al final, esa vegetación es de la que se alimenta el ganado como un enriquecimiento de vitaminas para que el ganado tenga buena producción”, apuntó Torrez.

Por su parte, el productor Luis Urbina, propietario de una finca en la comunidad Amores del Sol, comentó que le parece preocupante la minería en su comunidad, puesto que podría acarrear problemas de contaminación en el suelo y los ríos.

“Me parece que nos va a afectar, si contaminan las aguas, van a hacer que las vacas mal paran y la carne sea de mala calidad. Yo les he comentado el tema a mis vecinos, muchos no sabían, pero también están preocupados y dicen que ellos no quieren nada de eso en la zona”, agregó.

Fachada principal de la alcaldía de Camoapa, en Boaco. LA PRENSA/MELVIN RODRÍGUEZ
Fachada principal de la alcaldía de Camoapa, en Boaco. LA PRENSA/MELVIN RODRÍGUEZ

B2Gold explicó que en un futuro y con previa coordinación con todas las instancias correspondientes y la comunidad, realizarían actividades de prospección- implica la recolección de rocas, suelo y sedimentos además de inspección visual en el terreno- para determinar el interés y proceder a la etapa de exploración en la concesión El Rosario, es decir que en este momento, no estaría desarrollando ningún tipo de acción.

Lea además: Eniminas quiere regular el uso de mercurio en la pequeña minería 

«Dichas actividades se realizarían única y exclusivamente dentro de las propiedades donde se obtengan los permisos de prospección de parte de los dueños de las mismas», indicó la oficina de relaciones públicas de la minera.

Alcaldía no respaldó concesión

De acuerdo con la alcaldesa Gretcheng Martínez, el 7 de agosto fueron notificados sobre la concesión minera, la cual impactaría directamente a las comunidades Amores del Sol y El Sabalar e indirectamente a ocho comarcas más aledañas a esta.

“Sabemos que el perjuicio al medioambiente es más que el beneficio que nos pueda traer (la minería). Lo que nosotros digamos no tiene mucha repercusión, porque la decisión ya está tomada por el gobierno central, pero queremos que conste que nosotros no estamos de acuerdo”, dijo la edil, durante la sesión ordinaria.

Respecto a este punto, la empresa explicó que solicitó la concesión el 19 de febrero del 2016 y el Concejo Municipal de Camoapa dejó la decisión del otorgamiento de la concesión a las instituciones del gobierno central, es decir, el MEM; este último decidió otorgársela, mediante Acuerdo Ministerial el 1 de diciembre del 2017. 

Asimismo, la empresa por medio de su comunicado aclaró que «Minera Glencairn- B2Gold no ha realizado ninguna labor minera en el municipio de Camoapa. Es imposible en este momento determinar que habrá comunidades afectadas en Camoapa, y cualquier información al respecto es totalmente falsa».

Para el ambientalista Raúl Martínez Marín, la preocupación de los pobladores respecto al tema minero se basa en los ejemplos de los municipios vecinos de Chontales. “La gente no quiere que se haga daño a los ecosistemas, porque hay transformación de los hábitat de muchas especies animales. Camoapa está en un proceso de organización, activando los movimientos antimineros para hacer frente a este rubro”, destacó.

Presión social podría tener incidencia

Para la especialista del centro Humboldt, la incidencia social podría ser un eje de presión para las empresas encargadas de la concesión, la cual podría incrementarse con el respaldo de la Alcaldía.

“La Alcaldía debería estar coordinada directamente con las comunidades y generar algún tipo de pronunciamiento o revocar a través de los mandatos de ley la concesión minera. La licencia social no tiene un peso en el marco de la ley, pero sí tiene un peso social, porque es la población quien tiene la última palabra, ya hemos visto esa experiencia como en Rancho Grande, donde la población ejerció presión social y dijo no a la minería”, argumentó.

Torrez apuntó que las recomendaciones para el municipio, en primera instancia sería que la comuna argumente sobre la base legal su desacuerdo con la concesión. También la elaboración de un estudio técnico-ambiental que muestre el impacto ambiental de la minería en la zona. “Al final la licencia social, que es muy importante, porque si las comunidades no están de acuerdo con el desarrollo minero debería de respetarse”, concluyó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: