Banco Central de Nicaragua aumenta dudas sobre políticas de ventas de moneda extranjera

Tras la incertidumbre que generó entre la población saber que el presidente del BCN podrá imponer a discreción dicha tarifa, “en un porcentaje superior al tipo de cambio oficial de la fecha valor”

debacle económica

Ovidio Reyes, presidente del Banco Central, presentando un informe del PIB de Nicaragua y las perspectivas económicas. LA PRENSA/ARCHIVO /Maynor Valenzuela

El Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua (BCN) reformó las Normas Financieras de la entidad con el fin de delegar en su presidente la responsabilidad de establecer el porcentaje de comisión que cobra por la venta de monedas extranjeras, incluida el dólar.

Una resolución previa, aprobada en julio de 2007, mantenía fija esa tarifa o comisión en 1 por ciento.

Tras la incertidumbre que generó entre la población saber que el presidente del BCN podrá imponer a discreción dicha tarifa, “en un porcentaje superior al tipo de cambio oficial de la fecha valor”, algunos sectores, incluidos economistas, calificaron la medida como una “devaluación de facto”. En respuesta, el BCN emitió un breve comunicado en el que anuncia que la tarifa se mantiene en 1 por ciento, pero también ratificó que su presidente tiene la facultad de establecerla.

Lea además: Banco Central modifica discrecionalmente el régimen cambiario con agentes económicos

“Todas las tarifas bancarias serán establecidas por el Presidente del BCN, lo que incluye la tarifa por comisión por venta de divisas, la que se mantiene inalterada en 1 por ciento”, dice la nota aclaratoria emitida por el BCN.

LA PRENSA solicitó a través de la oficina de Relaciones Públicas del BCN una explicación, entre otras cosas sobre el objetivo de la reforma, qué la impulsó, y el impacto que puede provocar en el precio de venta del dólar al público si dicha tarifa se incrementa considerablemente, ya que los bancos compran dólares al BCN para luego vender al público. Sin embargo, la única respuesta fue la escueta nota aclaratoria mencionada en el párrafo anterior y que aseguran “se explica por sí misma”.

Puede leer: Gobierno orteguista competirá con bancos comerciales por grandes ahorrantes

“Lo que esto crea es mayor incertidumbre, porque, en lugar de una regla estable y predecible, preestablecida, todo queda a discreción del presidente del BCN”, dijo uno de los economistas consultados que pidió omitir su nombre.

Otro de los economistas consultados y que también pidió no ser citado coincide en que “el cambio fundamental es que queda a la discreción del presidente del BCN la tarifa o comisión que cobrará. Por el momento, no parece que se modificará el sistema de minidevaluaciones preanunciadas del deslizamiento cambiario”, explicó.

Añadió que “la brecha cambiaria, es decir el diferencial al que los bancos privados compran y venden dólares al público, ha aumentado en los últimos tres meses y ese es un indicador que evidencia un mayor riesgo cambiario”.

Lea también: Crisis saca a más de tres mil millones de córdobas de circulación, según Banco Central de Nicaragua

Por su parte, Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), considera que con la reforma a sus Normas Financieras la autoridad monetaria persigue defender la posición de las reservas internacionales. Sin embargo, la principal consecuencia que ha provocado es la incertidumbre que generó entre los agentes y entre la población en general.

“La lógica es que al aumentar el precio de venta del dólar se crea un desincentivo a comprar dólares en el BCN (por costos de transacción). Y así, al vender menos dólares, se protege el stock de reservas. El actuar del BCN está orientado al cumplimiento de uno de sus objetivos, que es la estabilidad de la moneda”, explicó Chamorro.

Lea más en: En medio de la crisis se incrementa la colocación del crédito, según el BCN

Esto ocurriría si el presidente del BCN hace uso del derecho que le otorgó la reforma y decide incrementar la comisión por la venta de dólares, que de momento dijo se mantendrá en 1 por ciento.

Sin embargo, la medida podría tener un efecto contrario, ya que podría “aumentar la compra de dólares por motivo de precaución: agentes retiran sus depósitos en córdobas y los cambian a dólares”, y esto aceleraría el retiro de depósitos en dólares”.

Esto presionaría más a los bancos, ya que desde que inició la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde el pasado 18 de abril los ahorrantes han retirado 873 millones de dólares.

Mala comunicación podría crear nerviosismo

Para Chamorro, independientemente de que el BCN mantenga estable en 1 por ciento el costo de la comisión por la venta de dólares, el mal manejo de la información podría provocar consecuencias contrarias a las esperadas.

Le puede interesar: Ovidio Reyes cree que lo peor de la crisis que enfrenta Nicaragua ya pasó

“La principal consecuencia de esta medida administrativa, aun si el BCN deja estable el costo en 1 por ciento, es su efecto en las expectativas de los agentes económicos (hogares y empresas). El BCN no ha manejado adecuadamente su canal de comunicación con el público general durante la crisis. Por tanto, los agentes económicos podrían hacer su propia interpretación de las medidas administrativas del BCN”, advirtió Chamorro, quien además no coincide con quienes califican esta medida como una devaluación de facto.

Entre las consecuencias que el director ejecutivo de Funides considera que pueden provocar la inadecuada forma de anunciar este tipo de decisiones es que hogares y empresas podrían hacer su propia interpretación de ellas y tomar decisiones que provocarían resultados contrarios a los esperados por el BCN.

“Si la tarifa (el costo de transacción) en la mesa de cambio del BCN se sitúa por encima de 1 por ciento, los bancos comerciales van a trasladar este costo a la venta de dólares al público en general, aumentando el tipo de cambio de venta del día”, dijo Chamorro.

Puede desencadenar aumento en los precios

Añadió que “dado el alto grado de dolarización de la economía del país, esto implica un impacto proporcional en los precios nacionales al productor y al consumidor”.

Como consecuencia, menciona que por ejemplo “se puede interpretar como: un dólar más caro en el mercado de divisas pero sin devaluación oficial produce un aumento de precios de bienes y servicios (al pasar el costo al consumidor) por parte de los negocios”.

Otro economista que solicitó su anonimato coincidió con esta posibilidad que la medida, cuando se materialice, pueda poner presión en la inflación.

“Los dólares pasarán a tener un precio más alto en córdobas (si el presidente del BCN decide aumentar el porcentaje que cobra la institución como comisión). Si usted desea comprar dólares, el precio que tendrá que pagar en córdobas subirá en un porcentaje que no se conoce todavía y el precio de todo lo importado también subirá”, explicó un economista.

Dado el peso de las importaciones en la economía, el nivel de precios subirá y con ello el costo de la vida, ya que todos los precios y las tarifas dolarizados se elevarán, consideró.

¿Se hizo para cumplir con la ley?

La decisión de eliminar la comisión fija de 1 por ciento —vigente por resolución aprobada en 2007— que el Banco Central cobraba por la venta de moneda extranjera, incluido el dólar, a bancos, importadores y otros agentes económicos, según la entidad se realizó en cumplimiento a lo dispuesto en la Ley 732, Ley Orgánica del

Banco Central de Nicaragua, publicada en el diario oficial La Gaceta en agosto de 2010.

Según la nota aclaratoria emitida el lunes por el BCN en su artículo 27, numeral 9, dicha ley dispone que todas las tarifas bancarias serán establecidas por el presidente del BCN, lo que incluye la tarifa por comisión por venta de divisas.

Puede leer más en: ¿Ovidio Reyes con jugoso aumento en el BCN por “contexto actual”?

Sin embargo, el artículo 27 de dicha ley establece las atribuciones del presidente del Banco Central y el numeral 9 dice literalmente:

“Aprobar las tarifas que el Banco establezca por los servicios que preste al Gobierno, a los bancos e instituciones financieras y al público en general”.

Sin embargo, la reforma publicada en La Gaceta del 25 de agosto no utiliza el verbo aprobar que menciona la ley, sino definir.

“… la tarifa que el Banco Central cobrará será definida conforme ley, por el presidente del BCN”, dice la reforma.

Además, causa suspicacia que desde 2010 coexistían la facultad de aprobar establecida en la ley y la comisión fija del 1 por ciento, y ocho años después es que surge la “necesidad” de otorgar la discrecionalidad al presidente del BCN para definir tarifa o comisión por la venta de moneda extranjera.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: