Coalición Universitaria resiste asedio y amenazas del orteguismo

Entre 322 y 450 muertos es el saldo sangriento de la represión de paramilitares y policías del régimen desde abril pasado, según organismos de derechos humanos

marcha

Desde abril, quienes lideran las manifestaciones contra el régimen de Daniel Ortega son los jóvenes. LA PRENSA/ ARCHIVO/ O. NAVARRETE

A pesar de que varios de los estudiantes que han sido los rostros más visibles de las protestas contra el régimen de Daniel Ortega se han exiliado debido a las amenazas a sus vidas y otros han sido detenidos, la Coalición Universitaria asegura tener “intacta” su convicción de lucha y por ello se reorganizan para mantener la protesta en las calles.

“Aquí no hay comandantes, somos movimientos de autoconvocados que nacimos a partir de abril y como tal si algunos de nuestros compañeros deben huir y otros los han secuestrado y detenido eso no significa que la lucha acaba, porque inmediatamente otros jóvenes toman el relevo ya que esta es una lucha por conseguir una patria en libertad”, afirmó Jeancarlos López, de la Coalición Universitaria.

Lea además: Esto exige y denuncia la Coalición Universitaria de Nicaragua

A partir del 18 de abril pasado, cuando un grupo de universitarios y pobladores autoconvocados se levantó en contra de las fallidas reformas al sistema de seguridad social, inició una rebelión ciudadana liderada por los jóvenes, la mayoría universitarios que exigen la renuncia de Ortega ante la brutal represión a las protestas.

La Coalición la integran el Movimiento Universitario 19 de Abril, Movimiento Estudiantil 19 de Abril, la Coordinadora para la Justicia y la Democracia, Alianza Universitaria de Nicaragua y la Universidad Nacional Agraria.

Lea también – Terremoto en el orteguismo: así se originó todo

Entre 322 y 450 muertos es el saldo sangriento de la represión de paramilitares y policías del régimen desde abril pasado, según organismos de derechos humanos. Asediar, amenazar y encarcelar a quienes lideraron las barricadas, los tranques y las manifestaciones es la siguiente fase del Gobierno contra los movimientos y las organizaciones de estudiantes, campesinos, empresarios y de la sociedad civil.

La cacería emprendida por el régimen dejó cincuenta jóvenes detenidos el fin de semana pasado, la mayoría líderes de las protestas. Aunque la mayor parte de los jóvenes fueron liberados, aún están en El Chipote Byron Estrada, Luis Quiroz, Haidiby Rivas, Levis Rugama, Yaritza Mairena y Victoria Obando, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), de Managua y León. Los paramilitares los secuestraron en la manifestación el reciente sábado en León.

Puede leer más: Madelaine Caracas: “Tratan de callar cualquier voz que se rebele”

Max Jerez, de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), reconoce que la detención de sus compañeros es “un golpe estratégico” del Gobierno, pero afirma que fracasará porque las protestas se incrementarán.

“El Movimiento no está fragmentado, si capturan a unos líderes aparecerán nuevos líderes porque la lucha es por una Nicaragua en democracia, por acabar con la dictadura en que nos sumió Ortega. El error de este gobierno es no reconocer que se enfrenta a los jóvenes y cada ataque hace que crezca el apoyo de la población a las protestas”, afirmó Jerez.

La reorganización como movimiento y en la Alianza Cívica incluye trabajar nuevas estrategias para seguir incidiendo a nivel local e internacionalmente, para que se presione a Ortega a retomar el diálogo como vía pacífica a la crisis.

Le puede interesar: Víctor Cuadras: “Es inaceptable que Ortega pretenda seguir en el poder”

“A la par se mantiene la resistencia con protestas, marchas, plantones y los paros y otros tipos de desobediencia ciudadana para contrarrestar el discurso de normalidad que vende el Gobierno”, externó Jerez.

Lesther Alemán, el estudiante de periodismo, de 20 años y que plantó cara a Ortega en el inicio del diálogo, asegura que la lucha y resistencia cívica juvenil tiene un sinnúmero de actores y que pese a las amenazas incluso en contra de sus familias, continuarán pese a las consecuencias.

Lea además: Enrieth Martínez, de la Coalición Universitaria: “Esta es una revolución”

“Son cinco movimientos en la Coalición y los demás que se han organizado… esto no acaba porque se hayan ido algunos”, expresó Alemán.

Desde el exilio contribuyen a la lucha

Algunos de los jóvenes que durante los primeros meses fueron más visibles de la revolución cívica debieron exiliarse por las amenazas de ser encarcelados o asesinados por las fuerzas de represión de Ortega. Es el caso de Víctor Cuadra, Sayda Hernández y Fernando Sánchez, quienes además son parte de la Alianza Cívica en el Diálogo Nacional.

Sayda Hernández el 15 de julio viajó a hacia Costa Rica junto a Víctor Cuadras, inicialmente para participar en una actividad invitados por la Fundación Arias para exponer la represión contra el pueblo. Estando allá ambos estudiantes decidieron quedarse al conocer que la Policía, en el caso de Cuadras, le inventó cargos de asesinato y acciones terroristas en la Upoli, y a Hernández aumentaron las amenazas a su integridad física.

Hernández era la vocera del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, pero asegura que su exilio es temporal. “El Movimiento no está desarticulado, somos un grupo grande y nos delegamos responsabilidades. En Nicaragua están trabajando con la Alianza Cívica y por acá nosotros estamos con la parte internacional”, afirmó la joven Hernández.

Fernando Sánchez, otro líder universitario, se exilió en Costa Rica por las amenazas de muerte, pero desde allá trabaja en incidir con los gobiernos de la región para que se incremente la presión contra Ortega.