Sector privado de Nicaragua lamenta que el gobierno quiera resolver una crisis política, con medidas económicas

Así ocurrió el lunes, cuando se le otorgó discrecionalidad al presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) para definir la tarifa que esa entidad cobra por la venta de moneda extranjera

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, durante su participación en la cumbre del SICA en República Dominicana. LA PRENSA/ TOMADO DE TWITTER

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, durante su participación en la cumbre del SICA en República Dominicana, a la cual el régimen quiso bloquearle su participación. LA PRENSA/ TOMADO DE TWITTER

Representantes del sector empresarial lamentan que en su afán de querer demostrar que el país volvió a la normalidad, el Gobierno intente resolver el problema político con medidas económicas, las cuales generan suspicacias, y en lugar de fortalecer deterioran la economía.

Así ocurrió el lunes, cuando se le otorgó discrecionalidad al presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) para definir la tarifa que esa entidad cobra por la venta de moneda extranjera.

Esta medida fue interpretada por muchos como una devaluación de facto, que pudo provocar una salida masiva de depósitos que debilitaría aún más a la banca local, que desde el inicio de la crisis sociopolítica —el 18 de abril— ha visto fugarse más de 870 millones de dólares de sus ahorrantes.

Lea además: Banco Central modifica discrecionalmente el régimen cambiario con agentes económicos

“Se provocó una situación de mucha incertidumbre en los depositantes y en la gente y se tuvo que publicar una nota de prensa indicando que se mantenía el diferencial del 1 por ciento en la compra de los dólares que realizan los usuarios de este sistema. Así es que desde ese punto de vista lo importante es el acuerdo político”, señaló el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri.

Desde 2007 la tarifa que se cobra por ese servicio es de 1 por ciento. Pero el diario oficial La Gaceta publicó el viernes 24 de agosto una reforma a las Normas Financieras del BCN, que otorga al presidente de esa entidad la facultad de “definir en un porcentaje superior al tipo de cambio oficial de la fecha valor”, la tarifa que cobrará a los diversos agentes económicos, incluidos los bancos, por la venta de dólares y otras monedas extranjeras.

Puede leer: Gobierno orteguista competirá con bancos comerciales por grandes ahorrantes

El lunes al divulgarse la reforma surgió el temor de que un alza significativa de la tarifa disparara el precio de venta del dólar que cobran los bancos, ya que esta se debe trasladar al precio de venta.

Esto fue interpretado por algunos economistas como una devaluación de facto.

Ante el revuelo que causó el tema, el BCN emitió un breve comunicado y horas más tarde una nota aclaratoria. En ambas ratificó que la tarifa se mantiene en 1 por ciento, pero sigue vigente la facultad de definir la tarifa por parte del titular del BCN.

Lea también: Crisis saca a más de tres mil millones de córdobas de circulación, según Banco Central de Nicaragua

En entrevistas brindadas a medios oficialistas, el presidente del BCN Ovidio Reyes ha insistido en que la norma de 2007 que establecía la tarifa en 1 por ciento se contradecía con la Ley 732, Ley Orgánica del BCN aprobada en 2010, por lo que la reforma simplemente cumple lo que dicta la ley.

El director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, pone en duda que haya sido necesario publicar la reforma, ya que aparentemente el presidente del BCN junto con el Consejo Directivo de la institución ha tenido la “discrecionalidad” para definir la tarifa.

Reyes también admite que la reforma no era tan necesaria. “Sí podía ser automático, pero lo hicimos por la manera correcta para que después nadie dijera que la norma contradecía lo que dice la ley”, manifestó Reyes sin explicar por qué esperaron ocho años para hacer el cambio que generó tantas suspicacias.

Puede interesarle: Banco Central de Nicaragua aumenta dudas sobre políticas de ventas de moneda extranjera

“Es que al poseer un elemento de discrecionalidad vos perfectamente podés cambiar la tarifa y ahora los agentes económicos están apostando a que esa tarifa puede cambiar. Claro, para calmar la situación se dijo no, la tarifa no va a cambiar, se queda en 1 por ciento, pero el decreto ahí está, el decreto queda vigente y la discrecionalidad queda vigente”, refirió Chamorro.

“En economía y en el uso de la política monetaria y bancaria, la estabilidad, predictibilidad y reglas claras y no discrecionales son una regla fundamental y cuando se introducen reglas discrecionales generan incertidumbre entre los agentes económicos… Entonces creo que lo más negativo de la medida fue haber introducido este elemento de discrecionalidad para poder cambiar esta tarifa que ciertamente tiene a varia gente preocupada”, advirtió Chamorro.

También lea: Deuda pública externa en julio llega a niveles del 2004 en Nicaragua

Reyes criticó a la “gente malintencionada” que habló de devaluación porque pensó que se estaba cambiando el porcentaje de deslizamiento, que se mantiene en 5 por ciento.

Por su parte, Aguerri coincide en que la discrecionalidad otorgada a Reyes crea “mucho ruido”, pero insiste en que estas medidas económicas no van a resolver el problema de fondo, que es político.

“No vamos a tener una respuesta con medidas económicas que se originan, en el caso de la salida de recursos y de la demanda de dólares, por la crisis política, por la incertidumbre, por la desconfianza… son decisiones que la gente está tomando por situaciones que son de origen político y no económico”, dijo Aguerri, a la vez que advirtió que para superar la crisis lo importante es alcanzar un acuerdo político, para evitar una situación de deterioro paulatino de la economía en la que el más afectado será el pueblo.

Diputados discrepan

El presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, el orteguista Wálmaro Gutiérrez, salió en defensa de la reforma a las Normas Financieras del BCN asegurando que “era necesaria” y que no representa “una amenaza de devaluación”.

Puede leer más en: Advierten de “elevados riesgos” en títulos que ofrecerá el Banco Central de Nicaragua

“No existe tal posibilidad, no existe una amenaza de la devaluación (…) Quiero transmitir un mensaje de estabilidad, de normalidad, que nuestra moneda (el córdoba) sigue siendo sólida”, aseguró Gutiérrez.

Por su parte, el expresidente del BCN (1979-1982), el diputado conservador Alfredo César, advirtió que la discrecionalidad que tiene ahora el presidente del BCN de establecer el porcentaje de comisión que cobra la entidad por la venta de monedas extranjeras ha metido “un nuevo factor de inestabilidad”, la cual en la actual crisis dañará la confianza de los clientes en la banca privada.

(Con la colaboración de Leonor Álvarez y Lucía Navas).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: