Informe de OACNUDH sobre barbarie en Nicaragua se elevará a Consejo de Seguridad de ONU

El informe puede servir "como orientador" a las discusiones que se puedan presentar en dos de los órganos más importantes de Naciones Unidas, dice coordinador de misión de OACNUDH en Nicaragua

Guillermo Fernández Maldonado de OACNUDH da a conocer informe sobre violaciones a Derechos Humanos en Nicaragua. LA PRENSA/ ROBERTO FONSECA

Guillermo Fernández Maldonado de OACNUDH da a conocer informe sobre violaciones a Derechos Humanos en Nicaragua. LA PRENSA/ ROBERTO FONSECA

El informe que refleja la grave crisis de derechos humanos en Nicaragua presentado este miércoles en Ginebra y en Nicaragua por la misión del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), podría ser presentado en el Consejo de Seguridad previsto a celebrarse el 5 de septiembre y para lo cual es necesario nueve votos de sus miembros, así como en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que inicia también en septiembre próximo.

El coordinador de la misión del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Guillermo Fernández Maldonado, refirió que el informe puede servir «como orientador» a las discusiones que se puedan presentar en dos de los órganos más importantes de Naciones Unidas y están encaminadas dentro de las recomendaciones de acción que en el informe han presentado a la comunidad internacional.

«Está prevista, propuesta una reunión en el cual se vería el caso de Nicaragua el 5 de septiembre, esto aparece ya en el programa, esto tiene que ser aprobado por el voto de nueve miembros del Consejo de Seguridad. Esto elevaría a la instancia del mayor nivel de Naciones Unidas donde van los aspectos de seguridad», dijo Fernández tras señalar que el informe servirá como insumo para que los miembros del Consejo de Seguridad puedan evaluar la situación de Nicaragua.

Igualmente en septiembre inicia el período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos y existe la posibilidad de que un país solicite un debate urgente sobre la situación en Nicaragua y en ese marco es también posible que el Consejo adopte una resolución sobre la situación en Nicaragua, explicó Fernández.

A inicios del presente mes, más de 50 organizaciones, asociaciones movimientos y entidades, en su mayoría nacionales, así como internacionales firmaron una carta dirigida a los representantes de los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), en la que solicitarán que convoquen de manera urgente a una sesión extraordinaria del Consejo de Derechos Humanos para que sea debatida la crisis en Nicaragua.

Los firmantes urgen al Consejo de Derechos Humanos “actuar ahora para detener la masiva violación de los derechos humanos de la población nicaragüense”.

«El informe señala la crisis de derechos humanos desde el inicio de la protesta del 18 de abril de 2018, que se ha caracterizado por múltiples formas de la violencia y de represión, esto ha causado miles de víctimas, entre ellas 300 personas han muerto al menos y por lo menos dos mil han tenido algún caso de herida o afectación», refirió Fernández.

Al presentar un resumen del informe, Fernández destacó la inacción por parte de la Procuraduría de Defensa de los Derechos Humanos en Nicaragua, así como la aplicación de la justicia «todo el centro de la actuación de la justicia solo para un lado».

No hay extralimitación

También reaccionó al informe remitido por el Estado de Nicaragua sobre el mismo a través del cual el Gobierno les señala de haberse extralimitado pues no era una visita In loco.

«El proceso de este informe no se hace a escondidas del Gobierno se hace en consulta con el Gobierno y el Gobierno efectivamente mencionó que desde su punto de vista esto era una extralimitación de la invitación que hizo al país, lo que dijimos nosotros es que este informe se hace en ejercicio de nuestro mandato mundial de protección y promoción de los derechos humanos, aunque no hubiéramos estado en el país -y de hecho en la mayoría de los países no estamos-, eso no cambia la naturaleza del mandato. No es un informe que responde a la invitación de acompañamiento por eso estamos en el país.Es un informe que responde al mandato universal del Alto Comisionado», sostuvo Fernández.

Y en cuanto al alegato del Gobierno que en el país lo que ha ocurrido es un intento de golpe de estado, Fernández refirió que «esa es la visión que tiene el gobierno» y comentó que «desde la primera reunión que estuvimos en Cancillería eso fue lo que se planteó lo que nosotros le dijimos es que si esa es la visión, que nos den acceso a la información y a los lugares que ratifiquen esa visión y si encontramos efectivamente los hechos que sostienen esa visión lo haríamos público».

«No nos han respondido ninguna de las solicitudes de información, ni nos han permitido ir a ninguno de los lugares que propusimos».

No obstante, mencionó que desde la perspectiva de derechos humanos «hemos encontardo una serie de acciones que están en contra del derecho internacional de los derechos humanos (…) también se habla del tema de parcialidad y el tema de soberanía, esto se hace bajo la base de estándares internacionales por ejemplo los tratados de derechos humanos que son ratificados soberanamente por el país en este caso de Nicaragua y con el compromiso global de todos los miembros de Naciones Unidas al firmar la Carta de Naciones Unidas que incluye el respeto a los Derechos Humanos».

LEA: Alto Comisionado de la ONU sobre los presos políticos en Nicaragua: “Debe liberarse a quienes nunca debieron ser detenidos”

Recordó que el informe abarca violaciones de derechos humanos (agentes del Estado) y abusos (se refiere a agentes no estatales), por lo que es importante que el informe sea leído en el contexto del derecho de todas las víctimas para que puedan acceder al derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación y a las garantías de no repetición.

Es por ello, que en el informe propuesto acciones específicas de parte de la comunidad internacional que podría ser una Comisión de la Verdad híbrida, lo cual a su criterio no es novedoso y podría estar integrada no solo nacionales sino con la participación de expertos extranjeros.

Recordó que la Oficina regional de Alto Comisionado para los DH realiza un monitoreo remoto de los países y desde junio a invitación del Gobierno está una misión en el país y esto se hace sobre la base del mandato que tiene para todo el mundo la oficina del Alto Comisionado.

Explicó que para ese informe realizaron decenas de reuniones, centenares de entrevistas, revisaron documentos oficiales, documentos de ONU , medios de comunicación y por tanto «se cumplió con la debida diligencia respecto de las fuentes y respecto de la veracidad de lo que se recibía», dijo.

Fernández insistió en que no han recibido respuesta a solicitud de información que han realizado al Gobierno, no han tenido acceso a centros de detención salvo en una ocasión en junio, tampoco han podido realizar visitas al terreno fuera de Managua, por lo que es tradicional en el mecanismo de monitoreo no se ha podido cumplir en los últimos meses.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: