«Esas celdas son como el infierno», relata Corby Dave Hodgson, un manifestante torturado en El Chipote

La víctima explicó que cuando habían marchas a favor de los presos en El Chipote, los policías no les daban la comida que les llevaban sus familiares

A la izquierda aparece el costeño Corby Dave Hodgson García, de 30 años. LAPRENSA/Jose Garth

Corby Dave Hodgson García, de 30 años, se integró el 19 de abril a la lucha de los estudiantes en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), en Managua. Fue detenido el 24 de julio en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), pero huyó y fue capturado nuevamente por la Policía Nacional y llevado a las celdas de El Chipote, donde permaneció 10 días.

Hodgson, originario de Tasbapaony, en el Caribe Sur, trabajó en un call center en la capital y relató que la tortura es algo normal dentro de El Chipote. Dijo que lo primero que hacen es golpear al que llega. “Me desnudaron completamente y me obligaron a hacer 100 sentadillas y una mujer me pegaba en mi cara que ya estaba inflamado de los golpes que me habían dado en la UNAN los policías y paramilitares cubanos”, comentó.

El joven contó que cuando lo llevaron a un cuarto de interrogación, en el mismo Chipote, un hombre lo golpeó en la cabeza con el puño cerrado, pues los oficiales buscaban que los golpes no dejaran huellas o señas visibles. Hodgson negó todo lo que le preguntaban, excepto haber participado en las marchas pacíficas.

Lea también: La pesadilla de El Chipote

En la imagen se observa el pie quemado de Corby Dave Hodgson. LAPRENSA/Jose Garth

Lea más en: “Creí que me iban a matar”, el relato de un médico en El Chipote 

«Esas celdas son como el infierno, allí ellos (policías) no tienen que torturarte físicamente para sentirte torturado porque las celdas en sí ya son una tortura. Son oscuras, es supercaliente y demasiados zancudos, la cama es de madera pero en mi cama habían unos clavos salidos como de media pulgada y no podías acostarte” recordó.

Mal alimentado

En cuanto a la comida, afirma Hodgson, muchas veces no se la pasaban pese a que los familiares se la llevaban, y menos cuando habían marchas a favor de los presos en El Chipote.

“Me quemaron pero no vi con qué porque te tapan la cara cuando te van a torturar. Tenía heridas en mi mano. A mí me sacaron hasta que eso (heridas) se curó”, contó.

Puede interesarle: “Me estaba pudriendo en El Chipote”, el universitario Bayardo Siles narra sus días en la cárcel

Sobre el juicio contra Brandon Lovo y Glen Slate, los dos jóvenes acusados por el asesinato del periodista Ángel Gahona, Hodgson expresó su descontento con los líderes de Bluefields porque afirma que nunca debieron salir de esta ciudad, donde existen todos los elementos para hacer el debido proceso judicial. “Ahí tenemos jueces, sistema penitenciario, por eso digo que los lideres no debieron dejar salir a los dos jóvenes de Bluefields”, comentó.

Hodgson huyó de Nicaragua por puntos ciegos ya que si intentaba salir por avión o por las fronteras terrestres sería detenido por las autoridades nacionales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: