Daniel Ortega se aísla aún más de comunidad internacional con expulsión de la ONU

Distintos sectores reaccionaron a la decisión de Daniel Ortega., la cual ocurre tres días después del informe presentado sobre el caso de Nicaragua.

Guillermo Fernández Maldonado, coordinador de la Misión en Nicaragua de Oacnudh, lee hace tres días el informe sobre violación de derechos humanos del gobierno de Daniel Ortega contra el pueblo. LAPRENSA/Roberto Fonseca

La decisión del designado presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de expulsar del país a la misión de la oficina del Alto Comisionado de los Derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), tres días después que presentó un informe demoledor contra el Estado de Nicaragua, sobre la represión contra las protestas de los ciudadanos desde abril, es calificada como «irresponsable» por distintos sectores en el país, una decisión que aísla más al mandatario de la comunidad internacional.

«La decisión del gobierno de Nicaragua de expulsar a la misión de la ONU es un acto irresponsable frente a la comunidad internacional y demuestra la falta de voluntad política de este gobierno para respetar los derechos humanos, dialogar y buscar caminos para la democratización del país», dijo vía telefónica el Obispo Auxiliar de Managua, Silvio  Báez a LA PRENSA.

La presencia de los organismos de derechos humanos, tanto de la ONU como de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) en el país, fue fruto del proceso del diálogo nacional, en la cual la Iglesia católica es mediadora y testigo.

Báez también hizo un comentario en Twitter, en el que señala que la decisión de Ortega desprestigia al país.

 

La represión estatal en Nicaragua ha dejado como resultado la muerte de ciudadanos– entre 322 y 448 según organismos de defensa de derechos humanos–, más de dos mil heridos, desaparecidos, torturados, encarcelados y miles han tenido que huir del país

Lea más en: Atrocidades de Daniel Ortega a debate ante las Naciones Unidas

El obispo Báez abogó porque se deben garantizar y defender los derechos humanos en Nicaragua

«Hoy más que nunca como Iglesia deberemos, en nombre del Señor, defender la dignidad de las personas y luchar porque sean respetados los derechos humanos en el país», aseguró el jerarca católico.

Autoexcluido de la comunidad internacional

Carlos Trujillo, embajador de los Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo en su cuenta de Twitter, que con la decisión Ortega, se aísla de la comunidad internacional.

«El gobierno de Nicaragua sigue aislando a la comunidad internacional. Esto no ayudará a su causa. Esperamos las próximas semanas las audiencias de la ONU y la OEA», reaccionó Trujillo.

Ortega «con pies hinchados»

El excanciller de Nicaragua, Francisco Aguirre Sacasa, dijo que Ortega «se autoexcluyó de la comunidad internacional» con la decisión de expulsar a la misión de las Naciones Unidas del país.

Aguirre además opinó que tendrá un «efecto duradero» en los debates que sobre Nicaragua que pudieran darse en la ONU.

«Con esta acción, el gobierno de Nicaragua va a llegar al Consejo de Seguridad de la ONU con los pies hinchados, porque difícilmente van a poder los otros países miembros del Consejo de Seguridad, ignorar o dejar de un lado a un gobierno que expulsa a una misión de la ONU por haber cometido el delito de decir la verdad de lo que estaba pasando en Nicaragua», manifestó Aguirre.

«Ccava su tumba»

Para el ex vicecanciller José Pallais Arana, la expulsión de la misión de derechos humanos de la ONU por parte del gobierno de Ortega «augura más violencia en el marco de la represión estatal», sin embargo, señala, es también una decisión «que marca a un Ortega rebelde contra de la comunidad internacional».

«Esta decisión  es una expresión que la familia Ortega Murillo se ha rebelado contra el sistema de protección internacional de los derechos humanos», afirma Pallais.

Sin embargo, Pallais sostiene que a Ortega también se le complica su situación frente a la comunidad internacional.

«Con su acción de rebeldía pone condiciones en contra de el mismo porque la comunidad internacional le tendrá que dar una repuesta apropiada porque las violaciones a los derechos humanos es una amenaza a la paz y a la seguridad regional y mundial y ante esto Ortega está cavando su propia tumba», señaló Pallais

Para Violeta Granera, coordinadora del opositor Frente Amplio por la Democracia (FAD), la decisión de Daniel Ortega, además de ser irresponsable acelerará su salida del poder.

«La expulsión de la delegación de la OACNUDH por la dictadura de Ortega es un acto más de irresponsable soberbia e irrespeto, que tendrá graves consecuencias para Nicaragua. Pero que también acelerará la salida de la dictadura», explicó Granera.

Lea más en: Daniel Ortega ordena la salida del equipo de trabajo de Derechos Humanos de la ONU en Nicaragua